Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón


Preguntas

Pregunta núm. 211/15-IX, relativa al Fondo de Inversiones de Teruel.

Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón n°: 007 de Plenos (IX Legislatura)
Intervinienen: Herrero Herrero, María - Guillén Izquierdo, Vicente

El señor PRESIDENTE: Pasaríamos a la siguiente pregunta, relativa al Fondo de Inversiones de Teruel, formulada al consejero de Presidencia por la diputada del Grupo Parlamentario Aragonés señora Herrero.

Tiene la palabra, señora Herrero.

            Pregunta núm. 211/15-IX, relativa al Fondo de Inversiones de Teruel.

La señora diputada HERRERO HERRERO [desde el escaño]: Gracias, señor presidente.

Señor consejero, ¿cree usted, y por qué, que la decisión de este Gobierno de cambiar los criterios de valoración para la concesión de las subvenciones del Fite para infraestructuras municipales, beneficiando a los más grandes en detrimento de los más pequeños, ayuda a combatir el gran problema de la despoblación de la provincia de Teruel y a desarrollar de forma equilibrada nuestro territorio?

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Señor consejero, tiene la palabra.

El señor consejero de Presidencia (GUILLÉN IZQUIERDO) [desde el escaño]: Sí, muchas gracias, señor presidente.

Se refiere la diputada a la Orden de 18 de septiembre de 2015, por la que se convocan subvenciones con cargo al Fondo de Inversiones de Teruel del año 2015 para infraestructuras municipales en la provincia.

Quiero hacerle dos consideraciones: en primer lugar, pueblos pequeños, con la ley en la mano, se contemplan aquellos que son menores de veinte mil habitantes. Por lo tanto, todos los de Teruel excepto los de la capital.

En segundo lugar, a través de un proceso matemático de sencilla ejecución, se puede observar que en el caso de que los municipios pequeños fuesen discriminados, como usted dice, en favor de los municipios mayores de dos mil habitantes, que son diez, si la subvención a los diez más grandes fuera la máxima, consumirían un millón de euros de los cuatro millones de los que consta la partida, es decir, tres millones para los pequeños y un millón para los menos pequeños. Por lo tanto, no sé dónde está la discriminación.

Pero si utilizamos un criterio lógico, como no sabemos la puntuación final en la que se tienen en cuenta otros conceptos como la viabilidad del proyecto, la generación de empleo, etcétera, etcétera, ni tan siquiera estos pueden darse como seguros. Así que lo razonable, lo prudente, es que esperemos al resultado final para que así usted pueda juzgar con mejores criterios.

Pero mire, una orden se puede cambiar de dos formas: primera, vía recurso potestativo de reposición ante el consejero de Presidencia, y no me consta que yo haya recibido ninguno; dos, de manera unilateral.

Yo utilicé este cauce con el presidente de la Diputación Provincial de Teruel, al que le dije que me presentara una propuesta consensuada y que todavía hoy estoy esperando. Lo que ya no espero es lo que hizo después: dos ruedas de prensa, y en una de ellas participo usted como diputada, que creo que no son la respuesta al ofrecimiento leal que yo le hice, y lo lamento, porque es el responsable de una institución muy importante, donde la lealtad debería de ser algo que primase entre las dos instituciones.

Pero mire, ustedes hicieron otra orden, y le voy a decir el resultado: diecisiete municipios de menos de cien habitantes fueron subvencionados, pero sesenta y seis no recibieron nada. Cuarenta y nueve municipios de hasta quinientos recibieron ayuda, pero ciento cuarenta y cuatro no recibieron nada. Es decir, el 75% de los municipios pequeños con menos de quinientos habitantes no recibieron ayuda y solo dos, mayores de doscientos, recibieron ayuda, uno de ellos Cella, a quien la señora Pobo conoce muy bien, de cien mil euros, y otro, Andorra, con treinta y dos mil. ¡Fíjese!, Andorra, ocho mil habitantes, treinta dos mil; Cella, con muchos menos habitantes, cien mil.

Pero mire, La Zoma, pueblo pequeñísimo, recibió ocho mil novecientos euros para aguas, y Almohaja, pueblo pequeñísimo, recibió noventa y tres mil por el mismo concepto.

¿Sabe usted cual es la diferencia? La diferencia es que Almohaja tiene un alcalde del PAR que se pasó del Partido Popular, y La Zoma tiene un alcalde socialista. Es esa la forma de defender los pueblos pequeños que tienen ustedes, señoría. [Aplausos.]

La señora diputada HERRERO HERRERO [desde el escaño]: Señor presidente, yo creía que la tramitación de una pregunta era de cinco minutos entre ida y vuelta, ida y vuelta. No sé si yo ahora tengo que intervenir de forma proporcional a la intervención del consejero y después él volverá a contestar, no sé.

Señor Guillén, es usted consejero de Presidencia, y yo le presupongo una talla política, desde luego, mayor de la que está demostrando hoy en su intervención y demostró ayer contestando a este grupo parlamentario en su comparecencia. Espero que, a partir de hoy, esto siga por esa senda, y aquí nos encontrara con toda la lealtad del mundo.

Lealtad. Totalmente de acuerdo, y si le hace esa propuesta el presidente de la diputación, lo realmente leal habría sido hacérsela de antemano para establecer unas bases para esa convocatoria, acordada y consensuada.

El Fondo especial para Teruel, en su origen, llamado así, ha supuesto un fondo fundamental para el desarrollo de la provincia de Teruel, y eso creo que todos lo hemos podido reconocer, hayamos estado donde hayamos estado. Desde el año 1993 hasta hoy, incluyendo 2015, estaríamos hablando de ochocientos setenta y cuatro millones de euros, ¡ahí es nada!, de inversión para Teruel.

De sesenta millones que hay actualmente en el Fondo de inversiones, estamos hablando —el objeto de esta pregunta— de que son solamente cuatro. Si, ya lo sabemos que son solamente cuatro, pero es que a veces los gestos dicen mucho, señor Guillén, y ustedes, con esta orden y con este planteamiento que han hecho, le han dado a Teruel donde más le duele. Porque el gran problema de Teruel es la despoblación y la dispersión poblacional que tenemos.

Y usted, muy hábil con el verbo, le ha dado la vuelta a las cosas de tal forma que, ¡vamos!, quien no haya visto las ordenes, pues, puede pensar que resulta que es al revés, que se va ayudar a los más pequeños.

Pero, ¡oiga!, que es que esto es con garbanzos, ¡muy clarísimo! Antes no había convocatoria, gobernando ustedes y nosotros. No había convocatoria. Creo que ni nosotros, ni ustedes, ahora pensaríamos que habría que volver a los viejos tiempos en los que se hacía con los mejores criterios y la mejor voluntad del mundo y siendo los más justos posibles, pero, desde luego, nadie entendería que ahora no hubiese una convocatoria.

Hubo una convocatoria en la que se establecía que de los diez puntos, había dos puntos que se daban por población, de tal forma que se daban dos puntos a los de menos de quinientos habitantes —por resumir— y un punto a los de más de dos mil habitantes. Es decir, más puntos a los más pequeños. Y es más, más puntos también, dos puntos que estaban en juego, en función de si habían tenido regresión demográfica o no, de tal forma que los que habían perdido población tenían más puntos.

Señor Guillén, nuestro grupo parlamentario, nuestro partido político, se preocupó mucho, y yo le tiendo un guante para que rectifique, de verdad, porque este ha sido un gesto muy feo con la provincia de Teruel.

Ustedes —para quien no se haya leído la orden—, pues, verán si es o no lo que dice el señor Guillén, porque en esta orden dice muy claro: «Población con menos de dos mil habitantes, un punto y medio; y con más de dos mil habitantes, dos puntos».

Y con la regresión, exactamente lo mismo. Es decir, los que no han perdido población, más puntos que los que han perdido. Pero, es más, la intención y la voluntad se plasma clarísimamente cuando se dice: «Y en caso de empate —porque se valoran otras cosas—, en caso de empate —así de claro, frase lapidaria—...

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

La señora diputada HERRERO HERRERO [desde el escaño]: ... tendrá preferencia el beneficiario de mayor población».

Esto es injusto, es incomprensible y me gustaría saber la explicación que tienen, porque, desde luego, nosotros no la compartimos. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Tiene treinta segundos, señor consejero. Que ya han pasado treinta también.

El señor consejero de Presidencia (GUILLÉN IZQUIERDO) [desde el escaño]: Lo que es incomprensible es lo que han hecho ustedes. Ustedes han repartido tres millones cien mil euros, tres millones sin ninguna orden, y ¿saben a quién? Se lo voy a decir: a dieciséis municipios..., a dieciocho municipios del Partido Popular, dos millones ciento cuarenta y cuatro mil euros, y a ocho municipios del PAR, setecientos treinta mil euros. Sin ninguna orden. [La señora diputada HERRERO HERRERO se manifiesta, desde su escaño, en términos que resultan ininteligibles.] Esa es la manera que tienen de defender ustedes a los pueblos pequeños.

Ustedes defienden a los pueblos pequeños, pero ¿sabe a cuáles? A los suyos y a los del Partido Popular. A los del resto de esta Cámara, a ninguno. Eso es lo que han hecho ustedes, eso. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor consejero.

CORTES DE ARAGÓN
Palacio de la Aljafería
50004 Zaragoza
T 976 289 528 / F 976 289 664