Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón


Proposiciones no de ley

Proposición no de ley núm. 95/15-IX, sobre la recuperación de la propiedad de la catedral de Jaca como bien de dominio público.

Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón n°: 007 de Plenos (IX Legislatura)
Intervinienen: Sanz Méliz, Erika - Soria Samago, Leticia - Briz Sánchez, Gregorio Jesús - Sansó Olmos, Jesús Esteban - Guillén Campo, Lucía - Torres Millera, Antonio

El señor PRESIDENTE: Pasaríamos al siguiente punto del orden del día, que es debate y votación de la proposición no de ley número 95, sobre la recuperación de la propiedad de la catedral de Jaca como bien de dominio público, presentada por el Grupo Parlamentario Podemos.

Para la presentación y defensa de la proposición, tiene la palabra la representante de Podemos Aragón.

            Proposición no de ley núm. 95/15-IX, sobre la recuperación de la propiedad de la catedral de Jaca como bien de dominio público.

La señora diputada SANZ MÉLIZ: Gracias, señor presidente.

Buenas tardes a todas y a todos los presentes en este pleno.

Dicen que, cuando voltean las campanas de la catedral de San Pedro de Jaca, se oyen en todo el valle, y la Peña Oroel las devuelve con un eco alegre y gozoso, y que es ese el sonido de Jaca.

Presentamos en esta Cámara una proposición no de ley sobre la recuperación de la propiedad de la catedral de Jaca para la ciudadanía aragonesa. Este hecho viene motivado debido a que el Gobierno del Partido Popular, cuando era, por aquel entonces, presidente el señor José María Aznar, introdujo una reforma en 1998 del Reglamento de la Ley hipotecaria que permitía a la Iglesia católica que pudiera proceder a la inscripción de una gran cantidad de bienes de valor cultural, patrimonial y económico que hasta entonces tenían el carácter de bienes de dominio público, es decir, de la ciudadanía. La Iglesia podía inscribir bienes que consideraba de culto y que anteriormente no estuvieran inscritos, y que con una certificación expedida por un notario católico bastaba. Con la reciente modificación de la Ley hipotecaria, realizada por el Gobierno también del PP, se pone fin a este tipo de apropiaciones, por lo que la Iglesia ya no puede hacer esto.

De esto, pues imagino que el PP tendrá algo que decir, tendrá algo en qué basarse, que reforma un reglamento de la ley para que se pueda hacer una cosa y luego lo vuelve a reformar para que, precisamente, no se pueda hacer eso. Igual es que, con diecisiete años de inmatriculaciones indiscriminadas, consideran ya que es suficiente, aunque más bien creemos que ha sido la presión que ha ejercido el Parlamento Europeo para acabar con esto.

Pues bien, como digo, poco antes de la entrada en vigor de esta reforma legal que se lo impide, concretamente el 9 de junio de 2015, el obispado de Jaca procedió in extremis a la inmatriculación de la catedral de Jaca.

Por ello presentamos esta proposición no de ley, en la que «las Cortes instan al Gobierno de Aragón a redactar los informes jurídicos e iniciar los procedimientos judiciales necesarios para anular la inscripción registral de la catedral de San Pedro de Jaca por el obispado de Jaca y reclamar la titularidad para la ciudadanía aragonesa», y dos, «realizar en el plazo de seis meses un inventario de todos los bienes inmuebles ubicados en Aragón inmatriculados por la Iglesia católica desde la reforma de la Ley hipotecaria de 1998».

La catedral de Jaca, que data del año 1077, es fundamental en la historia de Aragón y del nacimiento del Reino de Aragón, y es considerada como uno de los templos más importantes del primer románico español, creando un estilo propio, el románico jaqués. Es un lugar emblemático, declarado monumento nacional y bien de interés cultural, con un papel fundamental en el Camino de Santiago y en la Ruta Jacobea. Además, la catedral alberga el Museo Diocesano de Jaca, que contiene una de las más bellas colecciones de pinturas murales románicas del mundo, hallazgos que decoraban ermitas e iglesias del Pirineo aragonés. Es, por tanto, un valioso tesoro de arte medieval, al que, además de las pinturas, sumamos capiteles, tallas románicas y góticas, rejas románicas..., en definitiva, un conjunto de incalculable valor procedente de los pueblos de la Jacetania.

Al igual que la Mezquita de Córdoba o la Giralda de Sevilla, la catedral de Jaca es una de las miles de inmatriculaciones que ha estado haciendo la jerarquía católica a lo largo de estos diecisiete años de vigencia de la reforma que, como digo, introdujo Aznar. Decimos miles porque desconocemos el número exacto de edificios, que van desde ermitas en pueblos hasta casas donde residía el cura y también terrenos.

Solo en la Jacetania, podemos nombrar varios inmuebles correspondientes a iglesias parroquiales y cementerios de Villanovilla, Baraguás, Gracionépel, Atarés, ermitas de Santiago en Barós, San Pedro en Ulle, un campo rústico en Navasa..., y no sigo con la lista porque se me va el tiempo, pero así hasta veinticinco solo en la Jacetania. Todos estos bienes no estaban inscritos anteriormente porque proceden de tiempos inmemoriales o porque han sido construidos, mantenidos y rehabilitados históricamente por los ciudadanos, que siempre han pensado que eran del pueblo o del ayuntamiento.

Hablando, precisamente, del cuidado de nuestro patrimonio aragonés, queremos recalcar que hay una relación directa entre deterioro y despoblación. Las casas y ermitas de nuestros pueblos se nos caen a pedazos, sin que haya un compromiso firme con lo que es de todos y todas. Disfrutar de la cultura y del patrimonio también son derechos sociales, derechos a los que no quieren renunciar los vecinos y las vecinas de los pueblos cada vez más despoblados.

Además, invertir en el cuidado del patrimonio es también generar riqueza en el territorio en forma de turismo e investigación, algo que cada vez está siendo más complicado, porque los gobiernos del PP y del PSOE han recortado el 72,3% en conservación y difusión en patrimonio desde que empezó la crisis.

Estamos hablando de bien común, de lo que es de todos y todas, y queremos que siga siendo así. En el caso de la catedral de Jaca, pertenece al imaginario colectivo común de todos los aragoneses y las aragonesas por su valor artístico e histórico, y siempre ha sido un bien de dominio público, y es un abuso de derecho que pase a manos particulares.

Se ha invertido mucho dinero público en su mantenimiento, desde 1991 hasta 2013, concretamente, más de tres millones y medio de euros, y recientemente se han realizado importantes obras para el museo y para rehabilitar el pórtico de la entrada con dinero público, por valor de seiscientos catorce mil setecientos treinta y ocho euros.

Está demostrado, por tanto, que es la Administración quien mejor puede garantizar, y la única que lo ha hecho, su uso, tanto como lugar de culto como su conservación como obra arquitectónica.

Con la catedral de Jaca llegamos a tiempo, porque el Registro de la Propiedad ha advertido que esa anotación del obispado de Jaca no tendrá efecto como título de propiedad en dos años, pudiendo presentar alegaciones, lo que abre una vía para que el Gobierno de Aragón inicie el procedimiento legal para reclamar su titularidad como bien de dominio público para la ciudadanía. Además, consideramos que sí que hay base jurídica, porque existe un decreto de 1931 en donde se declara monumento histórico artístico perteneciente al Tesoro Nacional.

El caso, pues, de la catedral de Jaca entendemos que es el caso más notorio, pero, como sabemos, existen cientos, si no miles, de casos similares, y pedimos por ello que también se realice un inventario de todos los bienes inmatriculados por la Iglesia en el plazo de seis meses desde la reforma de 1998 hasta la actualidad. Creemos que es algo, además, muy sencillo, y que solo hace falta que se solicite a la Dirección General de Registros y Notariado.

Entendemos que el patrimonio aragonés tiene que volver a estar en manos de la gente, que es quien lo ha levantado y conservado, y que todos estos bienes, del primero al último, vuelvan a ser de todos los aragoneses y las aragonesas.

Muchas gracias. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Tiene la palabra, en defensa de una enmienda presentada, el Grupo Parlamentario Socialista.

La señora diputada SORIA SARNAGO: Gracias, señor presidente.

Hablamos hoy de la catedral de San Pedro de Jaca, motivado por una PNL presentada por el Grupo Podemos en donde se solicita la recuperación de su propiedad como bien de dominio público de la Comunidad Autónoma de Aragón. Una situación que entendemos que no es exclusiva de la ciudad de Jaca, ya que la aplicación de la actual modificación de la Ley hipotecaria afecta a muchos más inmuebles matriculados por la Iglesia católica.

Por lo que respecta a la inmatriculación en el Registro de la Propiedad de la catedral de Jaca, llevada a cabo por la diócesis de Jaca, decir que esta se llevó a cabo el 9 de junio de 2015, estando, por tanto, en vigor el artículo 206 del Decreto de 8 de febrero de 1946 por el que se aprobaba la Ley hipotecaria, una Ley hipotecaria que más tarde ha sido modificada por Ley 13/2015, de 24 de junio, de reforma de la Ley hipotecaria y de la Ley del catastro inmobiliario, publicada en el Boletín Oficial del Estado de 25 de junio de 2015. La modificación legislativa, de acuerdo con la disposición adicional quinta, entrará en vigor el 1 de noviembre de 2015, a excepción de la modificación del artículo 206, entre otros, que entró en vigor el 26 de junio de 2015. Dicho artículo regulaba un procedimiento especial en virtud del cual la Iglesia católica podía inscribir en el Registro de la Propiedad bienes inmuebles que le pertenecían, aun careciendo de título escrito de dominio, mediante la oportuna certificación en la que se cumplían los requisitos estipulados por la norma. Es el procedimiento que siguió la diócesis de Jaca para la inmatriculación de la catedral, por lo que cabe entender que la inmatriculación fue conforme a derecho. Si bien es cierto que se acogió a lo que decía el artículo, también lo es que durante más de una década tuvo la opción para hacerlo, opción que no valoraron como necesaria hasta este momento, y es que, al hablar de este momento, me estoy refiriendo a que la inscripción se realizó quince días antes de que se produjera el cambio normativo que hubiera impedido que esto fuera así.

Con este diagnóstico, y por lo que se refiere a la PNL presentada por el Grupo Podemos, desde el Grupo Socialista hemos creído oportuno realizar una enmienda al apartado primero, que se concretaría en añadir lo siguiente: «que permitan, en su caso, puesto que es necesario, que sean los informes jurídicos los que recojan la viabilidad o no de seguir adelante con los procedimientos judiciales oportunos».

Por otro lado, como ya hemos indicado en conversaciones mantenidas con el grupo proponente, también consideramos que, quizá, lo más correcto sería terminar este primer apartado de la siguiente manera: «reclamar la titularidad para la ciudadanía aragonesa», puesto que ya serán dichos informes los que marquen la fórmula jurídica oportuna en la que se articule, en su caso, la titularidad sobre ese bien.

Por lo que respecta al segundo apartado, como he dicho al inicio de mi intervención, creemos que esto no solamente afecta a la ciudad de Jaca, que ya me adelanto a decir que su ayuntamiento ya cuenta con el inventario de la ciudad de Jaca en cuanto a bienes inmatriculados. Así, como digo, sobre esto, también lo hace ver el grupo proponente de Podemos, que solicita el inventario de bienes inmuebles ubicados en Aragón matriculados por la Iglesia católica desde la reforma a la que hemos aludido. El Grupo Socialista acepta ese apartado para que, de esta manera, podamos conocer así si se han llevado a cabo o no más bienes inmatriculados.

Sin más, desde el Grupo Socialista esperamos por todo lo anterior que el Grupo Podemos atienda nuestra enmienda para poder mostrarle su apoyo en esta PNL.

Muchas gracias. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Intervención de los grupos parlamentarios no enmendantes.

El Grupo Parlamentario Mixto tiene la palabra.

El señor diputado BRIZ SÁNCHEZ: Gracias, señor presidente.

Buenas tardes otra vez.

Señora Sanz, participo en todo lo que usted pone aquí, absolutamente en todo.

Pero, ante la imposibilidad muchas veces de hacer algo eficaz, pues entra la melancolía, es decir, que, bueno, es una declaración de principios ideológicos, de justicia, etcétera, pero, claro, el problema está en que se pueden pedir esos informes jurídicos, sin duda, pero el problema fundamental es que estas inmatriculaciones, que la ley no tenía que haber permitido nunca, evidentemente, se ajustan a derecho, y entonces eso es un problema, un problema importante. Claro, la legislación lo ha acompañado, lo ha permitido, y ese es un problema importantísimo. Por lo tanto, ante eso, pues dificultades, todas.

Por supuesto, vamos a apoyar la propuesta y que se hagan esos informes jurídicos a quien corresponda, evidentemente, pero la anulación de la inscripción registral, bueno, vamos a verlo, ¿eh?, vamos a verlo.

Y luego, sobre el dominio público, aquí tenemos otro problema importante con las leyes en la mano también. Claro, para que sea dominio público, tienen que cumplirse una serie de requisitos y ha tenido que ser un bien de dominio público en un momento determinado. Entonces, claro, todo esto veremos cómo se puede sustanciar.

En todo caso, me parece loable que lo presenten, que se intente hacer todo esto, pero las dificultades son todas.

Y por no extenderme mucho, porque el apoyo es claro, quiero referirme al inventario. Mire, señora Sanz, nosotros, desde el Grupo Parlamentario en el Congreso de los Diputados de Izquierda Plural, en marzo de 2012 planteamos, a través de mi compañero el señor Yuste, que nos dijesen, por parte del Ministerio de Justicia, los bienes inmatriculados por la Iglesia católica en Aragón, Ministerio de Justicia. Bien, pues la respuesta fue que no disponía de datos, en mayo de 2012: «No disponemos de datos porque, además, esa cuestión es ajena al ámbito de nuestras competencias», Ministerio de Justicia.

Claro, había un precedente: que en otros territorios, en Navarra, les habían dado respuesta a estos bienes y había un inventario. Claro, el problema debió de ser, según parece, que a quien correspondía comunicar el inventario pues no lo hizo y, por lo tanto, no había datos.

Es decir, que tenemos varios problemas: primero, una cuestión de principios políticos, éticos y de justicia. Evidentemente, que alguien se apropie de un bien como la Mezquita de Córdoba, que ya es decir —si se levantaran los Omeya de la tumba...—, que es propiedad de la Iglesia católica. Pero, lógicamente, ese problema político lo impedimenta la legislación y, además, lógicamente, la falta de datos en muchas ocasiones.

Por lo tanto, dicho todo esto, para no alargarme más, porque ya estamos a la una de la tarde, que no vale la pena insistir en algo que es absolutamente obvio, estamos de acuerdo en que se hagan esos informes jurídicos a quien corresponda para intentar reclamar esa titularidad y que se intente hacer un inventario para saber exactamente qué está sucediendo y qué ha ocurrido con todos los bienes. Pero, evidentemente, y le digo con todo el cariño del mundo, señora Sanz, yo, a la edad que tengo, ya estoy en las puertas del escepticismo y casi casi bordeo el cinismo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Ciudadanos.

El señor diputado SANSÓ OLMOS: Muchas gracias, señor presidente.

Buenas tardes, señorías.

«Con la Iglesia hemos dado, Sancho». En estas Cortes de Aragón, donde tanto se cita hasta ahora al ingenioso hidalgo, estaba cantado que hoy también iba a ser así.

Esta tarde nos ocupa el debate y votación de la proposición no de ley, presentada por el Grupo Parlamentario Podemos, relativa a solicitar la anulación de la primera inserción registral de la catedral de Jaca, o inmatriculación, realizada por el obispado de dicha ciudad el pasado junio, como ya se ha dicho.

Los antecedentes legales, rápidamente, son: el artículo 206 de la Ley hipotecaria de 1946, que equiparaba a la Iglesia católica, aun sin tener título escrito de dominio, a poder inscribir los bienes inmuebles que les pertenecieran; asimismo, el artículo 304 del reglamento de la citada ley facultaba a los obispos a expedir la certificación necesaria, y, por último, el artículo quinto, originalmente, decía que quedaban exceptuados de dicha inscripción los templos destinados al culto católico.

Pues bueno, en esto estábamos cuando, en 1998, durante la sexta legislatura, se aprueba una reforma del citado reglamento, vía Real Decreto 1867 de 1998, el cual dejó al anterior artículo quinto en lo siguiente: «Los bienes inmuebles de dominio público también podrán ser objeto de inscripción, conforme a su legislación especial».

Como sabemos —me imagino—, no es obligatoria la inscripción de las fincas en el Registro de la Propiedad, en el medio rural es frecuente la existencia de fincas que se enajenaban con documentos privados o, frecuentemente, con un apretón de manos, y todo el mundo sabía quién era el propietario de las mismas.

Señorías, me van a permitir que Ciudadanos Aragón no entre a discutir sobre la constitucionalidad de los mencionados artículo 206 y 304 de una ley de 1946, la pertinencia de haber modificado el artículo quinto del Reglamento de la Ley hipotecaria o sobre el inusitado y repentino, aunque no nuevo, interés patrimonialista de la Iglesia.

Sea como fuere, desde 1998 hasta junio de 2015 se ha producido la inmatriculación de miles de bienes inmuebles sobre la base de una legislación que pudo haber sido derogada por izquierdas y por derechas, pero que se mantuvo en vigor, sobre un tema eternamente polémico y que, para nosotros, no es el principal.

En Ciudadanos propugnamos la laicidad del Estado, pero reconocemos que llegamos tarde a este debate. Probablemente, desde nuestra óptica, hubiéramos mostrado nuestro desacuerdo en equiparar a la Iglesia católica con el resto de las administraciones en este sentido, pero ahora creemos que tiene muchísimo más sentido ser positivos y hablar de la participación de todas ellas, junto con la misma Iglesia, en la gestión de un patrimonio que, a pesar de la titularidad jurídica o sin querer entrar en ella, consideramos como parte fundamental de nuestra historia, eso sí.

Las obras de la catedral de San Pedro de Jaca se iniciaron por orden del rey Sancho Ramírez, como sabemos. Hace casi mil años, allá por 1077, no tenía mucho sentido hablar de bienes públicos o privados; de hecho, el rey que concede sus fueros a la ciudad de Jaca llevando implícita la instauración como sede episcopal era el hermano del obispo.

Los asientos registrables, y ahora vamos al meollo, siempre serán impugnables si se consideran erróneos o inexactos. Pero, por favor, seamos exquisitamente prudentes en nuestras decisiones, porque, en terreno tan pantanoso como este, ya contamos con el precedente, a mediados de junio de este mismo año, del archivo de las denuncias presentadas sobre la propiedad de la catedral de Córdoba, como antes se ha comentado. Y es que, mientras nadie justifique un mejor derecho sobre la propiedad registrada, parece ser que subsistirá, nos guste o no, el asiento de la Iglesia.

Por todo lo expuesto, nuestro grupo parlamentario considera que debemos presumir, como dijo el titular del Juzgado número 6 de Córdoba —creo recordar—, que las actuaciones se atuvieron a la legalidad vigente en cada momento, que el origen que dio pie a esta situación ha sido ya modificado y que instar al Gobierno de Aragón a iniciar los procedimientos judiciales para anular la inscripción registral no cuenta con unas mínimas posibilidades de éxito. Por tanto, la posición de nuestra formación será la abstención en la votación de esta proposición no de ley.

Como decía el compañero señor Briz, seamos realistas. Y como decía la gitanilla, pleitos tengas y los ganes.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Sansó.

El Grupo Parlamentario Aragonés tiene la palabra.

La señora diputada GUILLÉN CAMPO: Gracias, señor presidente.

Iglesias parroquiales y cementerios de Villanovilla, Bescós de Garcipollera, Banaguás, Asieso, Ascara, Guasillo, Ara, Barós, Lastiesas Bajas, Ulle, Gracionépel, Orante, Binué, Navajilla, Abay, Navasa, Novés, Caniás, Jarlata, Lerés, Martillué, Ipas, Osia, Guasa, Espuéndolas, Baraguás, Atarés, Abena, Araguás del Solano y Bernués; ermitas de Santiago en Barós, San Pedro en Ulle, del Rosario en Osia, de la Magdalena en Binué, de la Asunción en Abay, de Santa Eulalia en Navasa, del Rosario en Baraguás, de Nuestra Señora de Ipas en Ipas y de San Miguel en Botaya, y las iglesias de Santiago y el Carmen en Jaca y la catedral de San Pedro en Jaca.

Miren, la iniciativa que presentan tiene defectos y perjuicios, y me voy a explicar.

Son, señora Sanz, como ha visto, cuarenta y dos las que yo he podido registrar, y no veinticinco en la zona de la Jacetania, como ha dicho usted.

Defecto es pedir un inventario de bienes inscritos en el registro cuando, precisamente, el registro es público y abierto a cualquier persona. Señor Briz, yo no he tenido ningún problema a la hora de obtener estos datos.

Y perjuicios, hay uno mayúsculo, que es el que ustedes tienen en contra de la Iglesia, y de allí procede su preocupación e interés por este asunto.

Se nos plantea una pregunta: ¿por qué la catedral de Jaca? Dicen que por el valor artístico e histórico incalculable. Sin embargo, si aplicamos ese mismo criterio, todos aquellos bienes, muebles e inmuebles, de gran valor artístico e histórico deberían estar en manos públicas, entre ellos castillos, esculturas, pinturas o templos como los cuarenta y dos que les acabo de citar.

Entiendo que también podrían pedir la Ciudadela de Jaca al Ministerio de Defensa, ¿por qué no?

Cuando hablan de propiedad y de inmatricular, les pediría, por favor, que distinguieran bien esos dos términos, que no son lo mismo: inmatricular un bien es el acceso por primera vez de las fincas rústicas o urbanas al Registro de la Propiedad; lo que se ha hecho en este caso es inscribir en el Registro un bien inmueble para dar publicidad a la propiedad de ese bien, pero teniendo en cuenta que, en el derecho español, esa propiedad es anterior a su inscripción, es decir, que uno puede ser poseedor legal y legítimo de una finca con los documentos correspondientes sin que esta esté inscrita en el registro.

Mire, señora Sanz, ustedes están confundiendo esos dos términos y, además, se permiten calumniar gravemente al obispado de Jaca, al que acusan de robar la catedral a los aragoneses. Les insisto en que hablamos de inmatriculación y no de propiedad o de titularidad. En ese sentido, el obispado de Jaca estaba en su derecho de inmatricular la catedral, porque, hasta el momento, ha sido su único propietario legal, legítimo e histórico.

De todas maneras, igual que les digo que nada le prohibía a la Iglesia católica realizar el registro de bienes inmuebles por ese procedimiento, también les digo que nada impide que cualquier persona o entidad que se sienta perjudicado o que crea tener derechos sobre esa propiedad o bien inscrito presente el correspondiente recurso. Esa inscripción registral es recurrible, y lo puede hacer cualquiera, aunque, en este caso, el propio alcalde de Jaca —del PSOE, por cierto— ha dicho que no hay resquicio legal, en su opinión, en cuanto a este hecho.

Pero hay otro aspecto más importante todavía, y es que los efectos reales de esa inscripción son nulos en cuanto a los intereses de la ciudadanía. Miren, no se pongan nerviosos, señorías de Podemos, porque el obispado no puede hacer con el monumento lo que quiera, porque las leyes del patrimonio y la propia función social del edificio se lo impiden.

La catedral sigue siendo pública en cuanto al disfrute, visita y culto para todos, y la Iglesia no tiene poderes absolutos sobre ella. De hecho, el edificio y el museo son un bien protegido, como ya se ha dicho, y deben ser gestionados de acuerdo con los intereses generales de la nación. Así es que, desde el Partido Aragonés, no tenemos ni vemos ningún motivo para tanta inquietud que ustedes tienen.

En cuanto a las ayudas públicas a la restauración, que también han mencionado, nosotros entendemos que son una acción positiva hacia el bien común y no un regalo al obispado. Ustedes me podrán decir que, si no es propiedad pública, los poderes públicos deberían desentenderse, pero, claro, allí entrarían en contradicción con ese valor que ustedes le otorgan a la catedral de Jaca y por el que reclaman que sea la Administración la propietaria.

Y yo aquí les pregunto: señorías, ¿esta es la emergencia social de Podemos, la titularidad de la catedral de Jaca? [Rumores.] Ustedes han traído aquí iniciativas relacionadas con los refugiados, con el TTIP, y ahora traen los bienes de la Iglesia. Miren, todavía estamos esperando a que traigan otro tipo de temas que preocupan a los aragoneses, como el empleo, el paro, los servicios sociales, la educación y la sanidad. [Aplausos.]

Señorías de Podemos, yo no les voy a decir cómo tienen que hacer política, pero tengan en cuenta que los ciudadanos no son tontos y que, tarde o temprano, se van a dar cuenta de que la política de medios que ustedes hacen en la calle no la traducen realmente... [corte automático del sonido] ... aquí, en esta Cámara.

Vuelvo a la cuestión de la catedral diciéndoles que, a nuestro juicio, esa inmatriculación no tiene importancia ni efectos reales de cara a la ciudadanía, porque la Iglesia ya era propietaria.

Entenderán, por todas estas razones, que el Partido Aragonés vote en contra.

Gracias, presidente. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

[Rumores.] Por favor...

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Popular.

El señor diputado TORRES MILLERA: Gracias, señor presidente.

Señorías... [Rumores.]

El señor PRESIDENTE: Por favor, guarden silencio.

El señor diputado TORRES MILLERA: Como veo que los argumentos anteriores triunfan en mi bancada, seguiré con los mismos. [Risas.]

No hace ni un mes escasamente, señorías, ahora que hablamos de la proposición no de ley 95/15, que se titula de «recuperación», no olvidemos que se titula de «recuperación de la propiedad de la catedral de Jaca como bien de dominio público», oíamos en estas Cortes al líder, en este caso, de Podemos, al hilo de una comparecencia del presidente, que decía: «esta Cámara no está para eso, señor Lambán»; decía: «la próxima vez que se vea en las Cortes para esto, nos vamos a abstener de intervenir»; «¿quién se ocupa de solucionar realmente los problemas de la gente?» se dijo, y lo han recordado hace un momento. Y su portavoz, en un debate sobre los bienes, curiosamente, sobre los bienes, el portavoz del Grupo Podemos dijo literalmente: «no oigo a la gente por la calle que sea este el tema que le preocupa». [Rumores.] Eso es literal, del Diario de Sesiones.

Posiblemente, con estos asuntos sería suficiente para justificar la opinión del Grupo Popular, pero me parece interesante que sobre este tema, y ya que es el último de la tarde y es un tema que tiene enjundia, pues me parece bien que compartamos unas reflexiones.

Permítanme que la primera diga si la inmatriculación, y no me voy a extender en los términos jurídicos, porque han quedado clarísimamente definidos en la intervención anterior, la inmatriculación disminuye o aumenta la seguridad jurídica.

Segunda reflexión: recuerdo que la catedral de Jaca —se ha dicho— es un monumento cumbre del románico español, declarado monumento nacional desde 1931; por cierto, es monumento nacional desde cincuenta años antes que existiese la institución a la que se quiere que se inscriba la propia catedral. Y yo pregunto: y en estos casi mil años que recordaba el señor Sansó, casi mil años, ¿quién la ha mantenido?, ¿quién la ha hecho llegar hasta hoy como es y en el estado en el que está, que, repito, es un monumento cumbre del románico español, que incluso tiene una figura arquitectónica que ha dado nombre a multitud de casos a lo largo y ancho del Camino de Santiago, como es el ajedrezado jaqués? ¿Acaso ha llegado del aire? ¿Ha sido una casualidad?

Otra reflexión: ¿por qué hablamos de la catedral de Jaca y no de todas las que se han citado? ¿O por qué no de la Seo o de la Magdalena o de Santiago, en Zaragoza, que también ha pasado lo mismo? ¿Por qué sí una y otras no?

Por cierto, les quiero recordar, señorías, que el origen de esta legislación fue, precisamente, porque hubo problemas en una especie de guerra de ermitas, que tuvo mucha importancia y que, con este tema, en gran medida solucionó; de hecho, no se ha hablado más desde entonces.

Cuarta reflexión, y permítanme ahora que haga una especie de ejercicio de política ficción: los partidarios de que se cobre el IBI a la Iglesia católica, si esta iniciativa sale adelante, se van a entristecer, porque ya no lo podrían cobrar, ¡ya no lo podrían cobrar! Claro, porque, si es del Gobierno de Aragón, no habrá IBI. ¡Claro, claro! Pero es que me gustaría recordar que esa Iglesia católica, en la que en algunas cosas nos gusta y en otras demonizamos, se gasta al año treinta y un mil millones de euros en colegios, hospitales, residencias de mayores, hogares para excluidos o en obras que también hacen las ONG en cualquier lugar desfavorecido del mundo. Repito, treinta y un mil millones de euros.

Al final, las cuentas son sumas y restas. Si nosotros, a la Iglesia, le quitamos parte de sus ingresos por un lado, por otro lado no tendremos la misma obra social, salvo que ustedes, en la inscripción, se queden también con el cepillo dominical para poder mantener la catedral, como han hecho durante estos casi mil años [aplausos], que igual es... [Un diputado sin identificar se expresa desde su escaño en los siguientes términos: «Los colegios se los pagan ustedes».] Entiendo que usted también, porque supongo que pagaría impuestos antes de ahora.

Bien, sigo con las reflexiones.

Efectivamente, se ha dicho aquí, ¿dónde está la alarma social?, ¿dónde están los problemas de la ciudadanía?

Y hago otra reflexión: ¿cuántos monumentos propiedad del Gobierno de Aragón están en graves problemas de mantenimiento? ¿Cuántas iglesias están cerradas, que no se quieren hacer? Mire, Europa Nostra ha dicho que cincuenta y cuatro monumentos catalogados en Aragón están en la lista roja de monumentos abandonados, y esos ya son de titularidad pública. ¿Acaso esos monumentos han llegado hasta hoy en mejor estado que la catedral de Jaca...? [Rumores.]

El señor PRESIDENTE: Por favor...

El señor diputado TORRES MILLERA: No se pongan nerviosos, por favor...

El señor PRESIDENTE: Por favor, respeten...

El señor diputado TORRES MILLERA: ... no se pongan nerviosos.

Oiga, ustedes están ahora diciendo eso, ¡pero no le importó al señor Lambán el lunes ir a hacerse una foto en la catedral de Tarazona, que es de titularidad de la Iglesia, a poner un premio Europa Nostra y a comprometerse con poner más dinero! ¡Hombre, no me sean hipócritas!, ¡no me sean hipócritas! [Aplausos.] [Rumores.] Bien, bien, no se preocupen...

El señor PRESIDENTE: Guarden silencio.

El señor diputado TORRES MILLERA: Les recuerdo lo que decía Alfonso X el sabio: «los cántaros más huecos son los que más ruido hacen».

Señorías, termino... [rumores] Señorías, termino.

Esta iniciativa creo que es un retroceso, que no es una iniciativa del siglo XXI, de verdad se lo digo, se lo digo en conciencia. Esta es una iniciativa propia de los que no creen, pero de los que no creen en la libertad.

Muchas gracias. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el Grupo Podemos Aragón para fijar su posición respecto a la enmienda.

La señora diputada SANZ MÉLIZ [desde el escaño]: Gracias, señor presidente.

Aceptamos la enmienda presentada por el PSOE, y además hemos llegado a un acuerdo transaccional, con el que el texto quedaría así: «Las Cortes instan al Gobierno de Aragón a: 1) Redactar los informes jurídicos que permitan iniciar los procedimientos judiciales necesarios para anular la inscripción registral de la catedral de San Pedro de Jaca por el obispado de Jaca y reclamar la titularidad para la ciudadanía aragonesa; 2) realizar en el plazo de seis meses un inventario de todos los bienes inmuebles ubicados en Aragón inmatriculados por la Iglesia católica desde la reforma de la Ley hipotecaria de 1998 hasta la actualidad».

El señor PRESIDENTE: Gracias.

[La diputada señora SORIA SARNAGO, del Grupo Parlamentario Socialista, solicita un receso.] ¿Quieren un pequeño receso? Tienen un pequeño receso.

La señora diputada SORIA SARNAGO [desde el escaño]: Gracias.

El señor PRESIDENTE: Tienen cinco minutos de receso, por favor.

[Pausa.]

Tiene la palabra, señora Sanz.

La señora diputada SANZ MÉLIZ [desde el escaño]: Sí.

Puntualizar que será: «redactar los informes jurídicos que permitan iniciar, en su caso, los procedimientos judiciales...». [Rumores.]

El señor PRESIDENTE: Por favor, pasaríamos...

Se inicia la votación... [Rumores.] Por favor...

Sesenta y tres votos emitidos... Finalizada la votación... [Rumores.] Por favor...

Sí, dígame, señor Aliaga... [El diputado señor ALIAGA LÓPEZ, del Grupo Parlamentario Aragonés, solicita repetir la votación.]

Guarden silencio, por favor.

Iniciamos la votación. Gracias. Finalizada la votación, votos emitidos, sesenta y cuatro; síes a favor de la proposición, treinta y tres; noes, veintiséis; abstenciones, cinco.

Pasaríamos ahora a la explicación de voto.

Tiene la palabra el Grupo Mixto... No hace uso de ella.

Tiene la palabra el Grupo Ciudadanos... No hace uso de ella.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Aragonés. Señora Guillén.

La señora diputada GUILLÉN CAMPO [desde el escaño]: Sí, gracias, presidente.

Nuestro voto en contra refleja la postura de un partido abierto y plural, que es el nuestro.

Y miren, la catedral de Jaca no es un centro social ni un centro de ocio, es un centro religioso, les guste o no y les pese o no, y otra cosa es en lo que lo quieran convertir ustedes con el beneplácito del PSOE.

La enmienda del Grupo Socialista es un quiero y no puedo de cara a la galería para contentar, por un lado, a sus socios de Gobierno y, por otro lado, a su sector católico, que también lo tienen.

Nada más.

Muchas gracias. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Guillén.

¿El Grupo Parlamentario Podemos Aragón?

La señora diputada SANZ MÉLIZ [desde el escaño]: Gracias, señor presidente... [Rumores.]

El señor PRESIDENTE: Por favor, guarden silencio.

La señora diputada SANZ MÉLIZ [desde el escaño]: Gracias, señor presidente.

Se han dicho un montón de cosas.

A ver, señor Briz, yo no soy, desde luego, experta en jurisdicción, pero bueno, entiendo... [rumores], sí, sí, entiendo que si el registro abre la posibilidad para que se presenten alegaciones para reclamar la titularidad, pues no lo está diciendo Podemos Aragón, lo está diciendo el registro, ¿vale? Así que entiendo que algo sí que se podrá hacer.

Desde luego, con el PAR, pues no entendemos lo que hablan de defectos de forma, de... Fíjese si debemos estar equivocados, fíjese si estamos equivocados que el PP ha tenido que cambiar la ley que ellos mismos cambiaron porque no estaba bien hecha. ¡Y ahora impiden lo mismo que ellos modificaron para que pasara! O sea, lo han modificado porque ahora no lo pueden hacer. Muy equivocados no debemos de estar, muy equivocados no debemos de estar.

Y luego, pues sí, hablamos de emergencia social, desde luego, y hablamos de derechos sociales y hablamos de cuidar el patrimonio aragonés, que es de todos y de todas. Hablamos de cuidar un bien artístico de mucho valor histórico y cultural.

Y, señores del PP, es que he oído, desde luego, un discurso defendiendo el feudalismo... [rumores], ¡defendiendo el feudalismo!, porque quienes han construido... [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Por favor, vaya terminando.

La señora diputada SANZ MÉLIZ [desde el escaño]: ... porque quienes han construido, levantado, restaurado y rehabilitado cada bien que tenemos aquí, cada ermita, cada catedral y cada bien cultural que tenemos y que está, ha sido la ciudadanía aragonesa. Así que no sé qué están hablando de titularidad... [Rumores.]. Sí, desde luego.

Y bueno, pues eso, que, desde luego, gracias porque salga esta iniciativa. Al PSOE le agradecemos que la haya apoyado y al Grupo Mixto —perdón—, y al Grupo Mixto también.

Y gracias porque estamos defendiendo lo que es de todos y de todas: la cultura, el patrimonio. Y en esa línea, desde luego, tenemos que seguir.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Socialista.

La señora diputada SORIA SARNAGO [desde el escaño]: Sí, gracias, señor presidente.

Queríamos agradecer la escucha activa al Grupo Podemos para llegar a un consenso en un tema tan importante como el que hoy nos detiene.

Sí que quería aclarar a la señora Guillén que sí que es cierto, como he dicho en mi intervención, que es conforme a derecho, pero ello no obsta para que cualquier tercero pueda pretender impugnar la titularidad que el registro público recoge. Y eso es lo que estamos haciendo aquí: instar al Gobierno de Aragón a que redacte los informes jurídicos que nos den pie y abran la puerta a que eso se pueda realizar.

Por otra parte, también, señor Sansó, recordarle que se habla de presunción iuris tantum cuando se habla de las inscripciones en el registro, no solamente por inexactitud.

Y por último, señor Torres, dos cositas únicamente: la primera de ellas es que todos sabemos que el planteamiento del pago del IBI no se hace únicamente con la catedral y las ermitas, y, en segundo lugar, por supuestísimo que el señor presidente de Aragón vendrá a Tarazona cuantas veces sean oportunas, porque eso muestra el compromiso del Grupo Socialista por la ciudad de Tarazona. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

El Grupo Parlamentario Popular tiene la palabra.

El señor diputado TORRES MILLERA [desde el escaño]: Gracias, señor presidente... [Rumores.]

El señor PRESIDENTE: Por favor...

El señor diputado TORRES MILLERA [desde el escaño]: Ya es bueno que en el último tema del día sigamos tan activos.

Créame que me alegro mucho de lo que acaba de decir, porque, en realidad, me ha pedido el alcalde de Tarazona: «nómbrala, porque así ratificarán el compromiso y sé que pondrán dinero en la catedral». No saben la alegría que nos ha dado de que ahora figure en el Diario de Sesiones. [Aplausos.]

Yo solo voy a decir una cuestión: gobernar tiene la ilusión, el anhelo de poder desarrollar un programa, unas veces en solitario, otras veces en compartido; obviamente, cuantos más partidos, más difícil es. Pero también tiene alguna servidumbre: la servidumbre es que hay veces que se apoyan cosas en las que no se cree, y cuatro años el contador se puede controlar. Solamente se lo recuerdo porque todos hemos pasado alguna vez por ahí, solamente lo recuerdo. Piénsenlo, simplemente, que voten ustedes en conciencia. ¡Faltaría más que yo les tenga que decir lo que tengan que votar!, solo faltaría eso, efectivamente.

Señora Sanz, yo creo que he dicho muchísimas cosas por las que yo pensaba que usted me iba a hacer un planteamiento ideológico, pero me ha hecho un planteamiento sobre el que no he dicho nada, porque yo, de feudalismo, no he hablado en ningún momento.

Yo solo digo una cuestión: ustedes han traído una iniciativa sobre un edificio que está perfectamente conservado, que está abierto al público, que se puede visitar, que se ha reformado recientemente el Museo Diocesano, en el que, por cierto, si no ha estado, le digo que vaya usted a visitar las pinturas, porque es la Capilla Sixtina del románico. ¿Por qué no proponen ustedes que se expropien todos los que están derruidos? ¿Por qué no proponen ustedes todos los que no están en condiciones? ¿Por qué no proponen ustedes que el Gobierno de Aragón, el Gobierno de España, la Unión Europea o quien haga falta, ayude a mantener el patrimonio que se cae? Hombre, pedir la catedral de Jaca es fácil.

Ya veo que ustedes, cuando invitan a cenar, se comen el jamón y a los demás les dan el hueso. [Risas.]

Muchas gracias. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Torres.

Se suspende la sesión [a las veinte horas y diecisiete minutos]. Mañana, a las nueve y media, se reanudará.

CORTES DE ARAGÓN
Palacio de la Aljafería
50004 Zaragoza
T 976 289 528 / F 976 289 664