Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón


Proyectos de Ley

Debate y votación del dictamen de la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública, sobre el proyecto de ley de medidas para el mantenimiento de los servicios públicos en la Comunidad Autónoma de Aragón.

Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón n°: 013 de Plenos (IX Legislatura)
Intervinienen: Sancho Guardia, Alfredo - Suárez Oriz, Antonio - Martinez Romances, Carmen - Vicente Ocón, Héctor - Allué De Baro, Elena - Luquin Cabello, Ana Patricia - Briz Sánchez, Gregorio Jesús

El señor PRESIDENTE: Señores diputados, vayan tomando asiento, por favor.

Buenos días, daríamos comienzo la sesión plenaria [a las nueve horas treinta y tres minutos.]

            Lectura y aprobación del acta de la sesión plenaria de la Cortes de Aragón de los días 2 y 3 de diciembre del año 2015.

El primer punto del orden del día es la lectura y aprobación del acta de la sesión plenaria de la Cortes de Aragón de los días 2 y 3 de diciembre del año 2015.

¿Se entiende aprobada por asentimiento? Se aprueba por asentimiento.

Pasaríamos al segundo punto del orden del día, que sería debate y votación del dictamen de la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública sobre el proyecto de ley de medidas para el mantenimiento de los servicios públicos en la Comunidad Autónoma de Aragón.

Para la presentación del dictamen de la comisión, tiene la palabra un miembro de la comisión, señor Sancho.

            Debate y votación del dictamen de la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública, sobre el proyecto de ley de medidas para el mantenimiento de los servicios públicos en la Comunidad Autónoma de Aragón.

El señor diputado SANCHO GUARDIA: Gracias, señor presidente.

Señorías, tengo el honor de presentar, y en mi caso es por primera vez, en nombre de la ponencia encargada de estudiar y debatir el proyecto de ley de medidas para el mantenimiento de los servicios públicos en la Comunidad de Aragón, el dictamen que recoge el trabajo realizado en la misma.

La ponencia estuvo formada por sus señorías don Gregorio Briz Sánchez, por parte del Grupo Mixto; don Javier Martínez Romero, del Grupo Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía; doña Elena Allué de Baro, del Grupo Aragonés; don Héctor Vicente Ocón y doña Marta de Santos Loriente, en su calidad de sustituta del anterior, del Grupo Podemos Aragón; don Antonio Suárez Oriz, del Grupo Popular, y quien les habla, en nombre del Grupo Parlamentario Socialista, don Alfredo Sancho Guardia.

Al proyecto de ley, presentado en esta Cámara el 28 de octubre pasado, una vez rechazadas las enmiendas a la totalidad de devolución, presentadas por los grupos parlamentarios Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, Popular y Aragonés, por el Pleno de estas Cortes en sesión celebrada los días 19 y 20 de noviembre de 2015, se presentaron un total de ochenta enmiendas, desglosadas como siguen: por el Grupo Popular, veinte; por el Grupo Socialista, cinco; por el Grupo Podemos Aragón, treinta y seis; por el Grupo Aragonés, once; por el Grupo Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, ocho.

Por parte del Grupo Socialista, las cinco enmiendas presentadas lo han sido al articulado por precisiones de técnica legislativa, mientras que el resto de los grupos lo han sido al texto articulado.

Así mismo, durante el transcurso de la ponencia, el Grupo Socialista presentó una transacción in voce tendente a dejar en suspenso la aplicación del impuesto del transporte por cable durante un año, enmienda que no fue aceptada a trámite por parte de los grupos Popular y Aragonés.

El resultado del trabajo realizado sobre las mismas ha sido el siguiente.

De las ochenta enmiendas tramitadas, y tras las consiguientes deliberaciones y modificaciones, se han retirado nueve: seis del Grupo Podemos Aragón, por considerarlo más conveniente; dos del Grupo Podemos Aragón, tras el informe jurídico del letrado don Luis Latorre Vila, por posible invasión de la competencia estatal en materia de cesión de tributos, y una del Grupo Socialista como consecuencia de una corrección de tipo técnico.

De las setenta y una restantes, treinta y dos han sido aceptadas, un 45%; quince de ellas mediante transacción: treinta y siete de Podemos, cuatro del Grupo Socialista y una del Grupo Popular. Y treinta y nueve no lo han sido, un 55%.

En cuanto a votos particulares, se han presentado tres votos particulares de los grupos Popular, Aragonés y Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, frente a los siguientes textos transaccionales y enmiendas: texto transaccional aprobado con la enmienda número 3, del Grupo Parlamentario Podemos Aragón; texto transaccional aprobado con la enmienda número 8, del Grupo Podemos Aragón, y 9, del Grupo Socialista; enmiendas números 13 y 17, del Grupo Podemos Aragón; texto transaccional aprobado con la enmienda número 28, del Grupo Podemos Aragón; enmiendas números 36, 37 y 38, del Grupo Socialista; enmiendas 42, 49 a 51, del Grupo Podemos Aragón; texto transaccional aprobado con la enmienda número 43, del Grupo Podemos Aragón; texto transaccional aprobado con la enmienda número 44, del Grupo Podemos Aragón, y enmienda número 62, del Grupo Podemos Aragón. Dos votos particulares de los grupos Popular y Ciudadanos-Partido de la Ciudadanía, frente a la enmienda número 11, del Grupo Podemos Aragón. Y dos votos particulares de los grupos Popular y Aragonés frente a los siguientes textos transaccionales: texto transaccional aprobado con la enmienda número 20, del Grupo Podemos Aragón; texto transaccional aprobado con la enmienda número 22, del Grupo Podemos Aragón, y texto transaccional aprobado con la enmienda número 24, del Grupo Podemos Aragón.

Señorías, como ustedes mismos pueden deducir del resumen expuesto, el trabajo de los grupos parlamentarios en sus enmiendas no ha estado exento de dificultades, dado el alto grado de tecnicismo que ha sido necesario implementar en su redacción y en el trabajo diario de la ponencia.

Extremo este que, como coordinador de la misma, quiero resaltar y al mismo tiempo agradecer a los grupos parlamentarios su trabajo, su disposición y su buen hacer, desde un punto de vista siempre constructivo.

Y, especialmente, quiero destacar el clima de cordialidad en el que se han desarrollado todas las sesiones y la comprensión, colaboración y, por qué no decirlo, también paciencia que han tenido sus señorías Suárez, Allué y Briz con los nuevos parlamentarios, como quien les habla, que por primera vez debutaba en estos cometidos.

De igual forma, debo reconocer y agradecer al letrado don Luis Latorre Vila su dedicación y sus aportaciones para acomodar este proyecto de ley a la normativa y al oportuno ordenamiento de sus contenidos, siendo aceptadas, por unanimidad, tanto su propuesta de correcciones técnicas como la incorporación, como anexo del proyecto de ley, de los textos actualizados de las dos leyes tributarias modificadas: el texto actualizado de las disposiciones dictadas por la Comunidad Autónoma de Aragón en materia de tributos cedidos, como anexo 1, y el texto actualizado de legislación sobre los impuestos medioambientales de la Comunidad Autónoma de Aragón, como anexo 2.

Señorías, de forma resumida, este ha sido el trabajo realizado. Trabajo que hoy presentamos ante ustedes para su debate y para su votación.

Gracias, señor presidente. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra, en defensa conjunta de los votos particulares y las enmiendas, el Grupo Parlamentario Popular.

El señor diputado SUÁREZ ORIZ: Buenos días, señor presidente. Buenos días, señorías.

Asistimos hoy al último acto del incumplimiento del compromiso con los aragoneses del presidente Lambán.

El presidente del Gobierno de Aragón se había comprometido, desde el primer momento, a no subir los impuestos, salvo el asunto de las hidroeléctricas por un compromiso con Podemos.

Y, sin embargo, hoy esta cámara, con los votos de una determinada mayoría, va a plantear, va a salir adelante una propuesta difícil de aceptar para los aragoneses como es esta subida tributaria.

Una subida tributaria, señor presidente, que afecta a toda la estructura impositiva, a toda, nada más y nada menos que seis impuestos nuevos, si contamos como tal el tramo autonómico del tema de los hidrocarburos, y, por supuesto, también la creación de cuatro.

En definitiva, señorías, inicio de un camino, con ese incumplimiento de compromiso con los aragoneses, que, sin ninguna duda, se ha agravado después del trámite de la ponencia porque se han aceptado muchas enmiendas del Grupo Parlamentario de Podemos que lo que ha hecho es gravar todavía más los bolsillos de los aragoneses.

Nosotros creemos que los efectos van a ser muy negativos, y están avisando de ello desde distintos sectores de la sociedad aragonesa; hoy mismo en los medios de comunicación, en todos los medios de comunicación, gravedad para los bolsillos de los aragoneses y muy grave también para determinados sectores de la actividad económica de Aragón. Ahí tenemos el sector de la nieve, ahí tenemos el sector de las estaciones de servicio, las gasolineras, ahí tenemos el sector del transporte, ahí tenemos el sector de la hostelería, de los talleres de reparación de vehículos, etcétera, etcétera, etcétera.

Señorías, lo primero que tengo que decir —y puede ser un planteamiento que no se pueda entender por el gobierno— es que deberían haber presentado ustedes un informe económico por escrito, un informe económico de lo que supone estas enmiendas del Grupo de Podemos en cuanto a la subida de los impuestos. No tenemos, hoy que venimos con total transparencia, es decir, falta de transparencia, a este parlamento, sin saber cuánto afecta la subida de las enmiendas de Podemos a la recaudación de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Sabemos que el gobierno había hablado de ochenta y ocho millones, antes de la subida tributaria; sabemos, señorías, que el informe económico-financiero que acompaña al proyecto de ley de presupuestos habla de ciento seis millones —y no me dejará por mentiroso el señor consejero—, ciento seis millones, el informe económico-financiero que acompaña al proyecto de ley de presupuestos, y, por tanto, nos haría falta saber, después de las enmiendas del Grupo Parlamentario de Podemos, a cuánto asciende esa previsión, porque todo es una previsión, de la recaudación tributaria en la Comunidad Autónoma de Aragón.

Señorías, el Grupo Parlamentario Popular ha tratado, como no puede ser de otra forma, de enmendar mejorando, desde nuestro punto de vista, el proyecto de ley.

Presentamos veinte enmiendas, señorías; solo se nos ha aceptado una, que es la referente a la eliminación de la obligación tributaria de los ayuntamientos, en sustitución de los contribuyentes, en el impuesto de contaminación de las aguas. Presentamos esa enmienda porque pretendía afectar a las entidades locales, en especial a los ayuntamientos, y, evidentemente, esa es la única enmienda que ha tenido la aceptación en la ponencia. Las otras diecinueve, señorías, han sido rechazadas.

Y me voy a referir no a todas sino a los aspectos que me parecen, que nos parecen en este grupo, más reseñables, porque yo creo que el contenido del proyecto de ley es bien conocido por todos ustedes.

Señorías, en el impuesto sobre la renta de las personas físicas ya se afecta no a los de más de noventa mil euros al año, a los de más de cincuenta mil, es decir, el proyecto que el presidente Lambán decía que no afectaría más que a unos pocos aragoneses, al 0,5%, afecta ya nada más y nada menos que a veinte mil aragoneses más, que son aquellos que se encuentran entre los cincuenta mil y los noventa mil —sí, señor Lambán—, a veinte mil aragoneses más, evidentemente a las clases medias-medias, diría yo, de la sociedad aragonesa, veinte mil aragoneses más.

Pero es que, además, después de las enmiendas de Podemos, es curioso que los de ciento treinta mil quedan igual; es decir, a los de cincuenta mil se les sube dos puntos más, pero a los de ciento treinta mil quedan igual que estaban en el proyecto de ley, sin que las enmiendas del Grupo Parlamentario de Podemos hayan gravado a los de ciento treinta mil, lo cual parece una cuestión que no guarda mucha coherencia.

Y menos coherencia todavía que, aprovechando en esa justicia distributiva que algunos defienden, mucho menos cuadra que, además de que se sube a los de más de cincuenta mil, no se aproveche para bajar a los de menos de cincuenta mil. ¿Pues no se trataba de que quitarle a los ricos paras dárselo a los pobres, señorías? Pues, hombre, los de menos de cincuenta mil si ustedes consideran que son las clases medias-bajas, oigan, rebajen ustedes los impuestos y suban a los de ciento treinta mil. Resulta que los de ciento treinta mil quedan igual, a los de más de cincuenta mil, dos puntos más, y los de menos de cincuenta mil esos no se benefician en nada, señor Gimeno, ¿qué le parece?, bien, ¿verdad?

Bueno, señorías, esto en lo que respecta al impuesto sobre la renta, pero, claro, el impuesto de transmisiones patrimoniales, que afecta fundamentalmente a la compra de las viviendas usadas, es decir, también a los que tienen menos poder adquisitivo, resulta que se les sube los tipos del 8 al 10; señor consejero, sabe usted que con lo que sale hoy aquí solamente nos superan dos comunidades autónomas, ya nos hemos puesto a la cabeza; no, no, ya estamos a la cabeza, solo nos superan dos comunidades autónomas, y consulte usted, abra Internet y consulte: la comunidad valenciana y Galicia son las únicas que nos superan, ya estamos superando a muchas de ellas e igual que otras.

Eso es lo que se ha conseguido en vivienda usada, de forma que una vivienda de ciento cincuenta mil euros resulta que mil quinientos euros más, un local de negocio de doscientos mil euros catorce mil euros más van a pagar.

En definitiva, perjudica a los que menos poder adquisitivo tienen, que son los que van a la vivienda usada y no a la vivienda nueva, igualando en algunos casos el tipo de transmisiones al tipo del IVA y, además, no yendo a favorecer mucho la rehabilitación de los cascos urbanos, que es una política que hemos tratado siempre de llevar adelante, porque, efectivamente, la vivienda usada se encuentra más en los cascos urbanos, evidentemente, que no en las afueras, señor consejero.

El impuesto de sucesiones y donaciones: es aquí donde el Grupo Parlamentario de Podemos ha intentado hacer un esfuerzo, pero un esfuerzo francamente insuficiente nos parece, tanto en lo que respecta a las sucesiones mortis causa como en lo que respecta a las sucesiones inter vivos, es decir, a las donaciones.

Hidrocarburos no lo había enmendado el Grupo Parlamentario Podemos, queda exactamente igual que estaba, pero con un gran perjuicio, entendemos, para muchos sectores de la actividad y por supuesto para todos los aragoneses.

El impuesto sobre embalses y tendidos eléctricos creemos, señor consejero, que al final afectará al recibo de la luz; se lo dicen hoy también algunos artículos en los medios de comunicación, se lo están diciendo. Ya veremos después si sube la luz a quién echan la culpa, ya veremos, señorías.

El impuesto de instalaciones por cable, la nieve. Señor portavoz de Hacienda del Grupo Parlamentario Socialista, mire usted, hay tres grupos parlamentarios que tienen enmienda de supresión de este impuesto: el Partido Popular, el Partido Aragonés y Ciudadanos; voten hoy ustedes aquí la supresión de este impuesto, si realmente lo que pretenden es que no se aplique este año, voten la supresión de esas enmiendas presentadas en tiempo y forma y tendrán un año para replantearse el presidente Lambán qué es lo que hace con esto para el año que viene; esto es lo que tienen ustedes que hacer, tienen la última oportunidad hoy, si realmente quieren ser creíbles para el sector de la nieve y las estaciones de esquí. Hay tres enmiendas de supresión del impuesto, señorías, voten a favor, y tienen un año para decidir, pensar, reflexionar, sobre qué van a hacer ustedes después.

Señorías, nosotros creemos que el impuesto de contaminación de las aguas es el único en el que el Grupo Parlamentario Popular le ha sido aceptada una enmienda, nos vamos a abstener, creemos que tiene una parte positiva en cuanto a modificar la Ley de Aguas por las nuevas competencias de aguas y ríos de Aragón, por las nuevas competencias del Instituto Aragonés del Agua. Estamos de acuerdo con las exenciones en materia de regadíos agrícolas y por motivos sociales, pero creemos que abre peligrosamente la puerta a otro tipo de bonificaciones que podrían hacer que el sistema no fuera sostenible. Por eso, señorías, nosotros nos abstendremos a ello.

De todas maneras, señor Lambán, señor presidente, no le vamos a dar la enhorabuena por este subidón que usted, incumpliendo el compromiso por los aragoneses, ha traído hoy a esta cámara.

Muchas gracias, señor presidente. [Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El Grupo Parlamentario Ciudadanos tiene la palabra.

El señor diputado MARTÍNEZ ROMERO: Muchas gracias, señor presidente.

Pues bueno, lo primero, al igual que el señor Sancho, agradecer la colaboración, el tono y sobre todo la paciencia que aquellos diputados con más experiencia tenían en esta nuestra primera ponencia de la ley de impuestos, porque la verdad es que es menester agradecerla.

Desde luego aquí empezamos, y empezamos la jornada con esta ley de medidas para el mantenimiento de servicios públicos. Una ley que, al fin y al cabo, lo que va a hacer es subir los impuestos a todos los aragoneses y que, desde luego, se nota que tenía toda la intención de que convenía tramitarla por separado de la ley de medidas fiscales y administrativas.

Hace poco más de un mes apelamos a la responsabilidad de todos los grupos parlamentarios para que no fuese adelante y para no tener que acudir a una ponencia donde tratar enmiendas a la misma. Ya hemos visto cuál es el resultado. Ya ha terminado este ejercicio de enmiendas, ya ha terminado la ponencia y resulta que nos encontramos con que, si la propuesta ya de por si era mala, ahora resulta que el resultado pues es todavía peor. Aquí, la verdad es que sí que cabría eso de «virgencita, virgencita, que me quede como estoy», porque, la verdad, para lo que hemos hecho, señor Gimeno…

La cuestión es que, además, nos tememos que esto va a ser, esto puede constituir el reflejo de una dinámica que vamos a tener muchas veces en estas Cortes, y sin tardar mucho, ya lo verán. Lo digo porque hoy mismo nos va a tocar abordar la que, tal vez, sea la ley más importante de cuantas se tratan aquí, de cuantas se tratan en la legislatura, y, con esto sean referentes, pues, la verdad, es que los aragoneses debían estar, cuando menos, intranquilos. Ya veremos porque, de momento, esto tiene una pinta horrible. Tiene muy, muy mala pinta.

Aquí la cuestión, aquí lo cierto es que no sabría decirles si el Partido Socialista se ha dejado meter goles o han sido ustedes, señores de Podemos, los goleados. No sabría decirlo. Y lo digo porque unos se apuntan tantos, pero no tengo claro si son en propia puerta.

Me atrevería a decir que ustedes, desde luego, en este asunto, lo que han hecho ha sido amañar un partido para empatar y clasificarse los dos engañando, literalmente, a todos los aragoneses, a todos los espectadores.

Ustedes, señores de Podemos, han impedido a los aficionados ver con claridad el encuentro. Encuentros, por cierto, que ahora se celebran ya sin cámaras y sin streaming.

Miren, señores de Podemos, al final lo que van a permitir es al señor Gimeno recaudar más y encima a su lado va a aparecer un angelito de la guarda. ¡Qué cosas tiene esto!

Solo hay un pequeño problema, y es que, al fin y al cabo, no han conseguido cambiar nada. Al revés, han cometido errores y se nos han descolgado con enmiendas que, como mínimo, les deberían hacer sonrojar. Pero esto se lo contare después.

En nuestro caso, lo que hicimos fue presentar enmiendas de supresión por entender que esta propuesta, ya lo dijimos aquí, no era progresiva. Porque al aragonés que use el transporte público, compre un coche, herede o vaya a echar gasolina, no le van a preguntar cuáles son sus ingresos. Y en eso consiste, precisamente, la progresividad, sin más, si es bien sencillo, en que pague más aquel que tiene más ingresos.

Ya les dijimos que no era el momento, y nos sorprende que ustedes, señores del PSOE, que tanto cacarearon, que tanto criticaron la cacareada salida de la crisis del PP, ahora actúen como si todavía muchos ciudadanos en Aragón no estuvieran viviendo un calvario o, cuando menos, una situación muy complicada. Pues ahí tienen ustedes, un granito de arena más.

Y, sobre todo, tendrá consecuencias no deseadas, sobre todo porque va a ser un obstáculo para la recuperación económica de nuestra comunidad.

Todo esto, realmente ya lo hemos dicho y nos ratificamos, señores del PSOE, señores de Podemos, señores socios del gobierno, están hipotecando, literalmente, nuestro futuro.

Miren, no contentos con esto, además se han permitido generar polémicas con otras instituciones como el Ayuntamiento de Zaragoza por ICA, un asunto tan enrevesado que es que ninguno de ustedes ha sido capaz de calcular cuánto va a costar a los aragoneses que residen en la capital. Todo un ejercicio de responsabilidad, señor Gimeno. Podíamos dedicar casi un Pleno completo a tirar de hemeroteca y ver como lo que tanto ahínco defendía desde la plaza del Pilar, pues ahora ha volado cuando ha llegado a la Aljafería.

Tal vez, desde luego, aquí lo que sí que resultaría conveniente, cuando menos conveniente, es que ustedes, señores de Podemos, por una vez y de una vez, se aclarasen sobre si son oposición, sobre si son el gobierno encubierto, sobre si de verdad les importan los ciudadanos o, por el contrario, van a seguir primando sus sesgos ideológicos. Su intención de nadar y guardar la ropa puede salir rentable a su formación, pero, desde luego, lo que aquí hoy ha quedado claro es que puede resultar muy perjudicial para todos los aragoneses.

Si piensan hacer aportaciones para que los aragoneses vivan mejor o lo que realmente pretenden es seguir poniéndose medallitas, apareciendo en los medios, la verdad es que deberían llevar cuidado porque, al final, son esos mismos aragoneses los que acarrean con las consecuencias.

Aquí, la cuestión es que ustedes se han mostrado muy preocupados por aumentar los ingresos, pero hemos visto pocas intenciones, muy pocas intenciones, de mejorar el rendimiento de la Administración.

Por nuestra parte, en un ejercicio de responsabilidad, que creemos que es lo que hay que hacer aquí, presentamos enmiendas de supresión a los artículos que consideramos tanto injustos, como inútiles e incluso, en muchos casos —y lo saben ustedes— contraproducentes.

Y, para nuestra sorpresa —ingenuos de nosotros—, resulta que nos encontramos con enmiendas, por parte de algunos, que, lejos de plantear mejoras, ahondan todavía más en el problema.

Llegado así el punto final de esta ley, tal y como la hemos tramitado, no se ha prescindido de impuestos que afectan de forma considerable a las rentas bajas. Se ha incrementado la presión fiscal sobre las rentas medias. ¡Ya verá qué gracia le va a hacer a los funcionarios!, señor Gimeno, cuando usted les diga que les sube un 1% este año y además los grava con más IRPF, porque la verdad es que esto es una auténtica genialidad: por un lado te lo doy, por otro te lo quito.

Todo esto, además, sin haber tenido la valentía de haber eliminado el impuesto de hidrocarburos, que, como ya hemos dicho, es el menos progresivo de todos, y mucho menos el impuesto sobre la nieve, siendo que el PSOE, en la Diputación de Huesca, pide directamente retirar este impuesto porque no saben el impacto que puede llegar a tener, y, como ya le ha dicho el señor Suárez y creo que le repetirá el Partido Aragonés, ya les hemos dicho que ahí tienen tres enmiendas de supresión a las que podrían votar a favor y, en todo caso, tomar este asunto, retomar este asunto el año que viene y dejarlos tranquilos.

Pero es que, para más inri, para más inri, nos encontramos, con todo el respeto, con todo el respeto —lo voy a repetir—, con una pantomima absoluta por parte de los señores de Podemos.

Miren, la pantomima se llama cien mil euros. Cien mil euros es la cifra que ustedes han elegido para disimular sus vergüenzas, señores de Podemos, para tratar de hacernos creer que les importan los jóvenes, las personas con discapacidad o las mujeres que sufren violencia de genero.

De verdad, en este asunto prefiero guardarme lo que pienso. Creo que ya se lo dije, señor Vicente, en la ponencia.

Sin duda, se mejor que lo que planteaba el PSOE, que directamente se había olvidado de ellas por completo, se había olvidado de ellas por completo.

Se lo dije en la ponencia, se lo vuelvo a repetir, Donde le pedimos que elevase la cuantía y se lo repito. Esta cifra es irrisoria y es sonrojante.

Esto, la verdad, es que va de algo más que el hacerse fotos con lemas escritos en folios, señores de Podemos. Esto va de preocuparse de la gente, pero preocuparse de verdad. Sobre todo, de aquella que vive en una situación límite. Porque a las mujeres que han sufrido violencia machista, hay que darles todo nuestro apoyo, todo el apoyo necesario para rehacer su vida. Y de verdad, señores de Podemos, ¿cien mil euros es la cifra? ¿Cien mil euros es la cifra que determina su preocupación por estos colectivos? ¿Ustedes creen que con la exención de esa cantidad es suficiente? ¿Esa es la cantidad que da idea de su verdadera preocupación? Y se lo digo, se lo digo por no callar, se lo digo porque a los emprendedores para la compra de un local les han dado exenciones con una cifra de ciento cincuenta mil. Ya veremos cuáles son las prioridades al final.

La verdad es que esto que parecen simples matices, demuestra que aquí lo único que se buscaba, lo único que se buscaba, era recaudar más, elevar la carga impositiva más todavía de lo que ya había propuesto el Partido Socialista y hacerlo sin que importen las consecuencias.

Las habrá. Las va a haber para la economía —lo sabemos todos— y las va a haber para muchos ciudadanos. Pero, sobre todo, sobre todo —¡fíjense qué casualidad!— para los que menos tienen, a aquellos a los que daba la impresión de que muchos de ustedes defendían.

Solo un apunte más. Señores de la izquierda radical, la progresividad no consiste en poner tramos en el IRPF cada diez mil euros. Eso solo consigue liar más el asunto. La progresividad consiste en que los que casi no tienen nada no se vean afectados y que los que tienen menos se vean mucho menos afectados que los que más ganan. ¡Es así de fácil! Y de eso, en esta ponencia, naranjas de la china. Eso es lo que nos hemos encontrado. En eso ustedes han fallado.

La verdad es que les han podido las ansias de protagonismo, señores de Podemos. Y a ustedes, señores del gobierno, con su consejero de Hacienda, pues la verdad es que les corresponde una irresponsabilidad doble. Trajeron una ley mala y ahora han permitido que se convierta en algo peor, que empeorase sin que se les ponga la cara roja porque, tal vez, ahora el sonrojo se les empieza a tornar morado.

Mire, ya sabemos, señor Gimeno, que se está usted frotando las manos, pero no olvide que, al final, los aragoneses van a pagar todavía más por desplazarse, por calentarse, por organizar su vida y por querer hacer una vivienda o por querer disfrutar de la ayuda de sus padres.

Repito que hemos pasado de lo malo a lo peor. Los aragoneses pedían responsabilidad y ustedes les han respondido con taza y media de lo contrario. Al menos, ahora sí que sabremos con unos minutos de antelación si ese techo de gasto que ustedes trajeron aquí, que ustedes aprobaron, que afecta a la certeza, a la posible, de momento, certeza de los presupuestos, es un poquito más admisible. Tan solo un poquito. Sobre todo por la dependencia que tiene de los ingresos estimados.

La cuestión es que dispondrán de algunos más, entre diez y veinte más. Han pasado de ochenta y ocho iniciales a los más de ciento seis, ciento cinco millones de euros.

No saben, ni siquiera, cuantos más en el presupuesto. ¡Díganlo!, no lo saben, esos son cálculos a proxi. Y todos esos millones van a quedar muy lejos del bolsillo de los aragoneses. Ahora nos queda el temor de si [corte automático del sonido]… volver a pasar de lo malo a lo peor, y les diré que esto tiene muy, muy mala pinta, pero que, desde luego, con nosotros no cuenten para semejantes despropósitos.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El Grupo Parlamentario Podemos Aragón tiene la palabra.

El señor diputado VICENTE OCÓN: Gracias, señor presidente, y buenos días, señores y señoras diputadas. Feliz día de los inocentes.

Como ya dijimos en su día, cuando el Grupo Podemos Aragón votó en contra de las enmiendas a la totalidad del proyecto que hoy discutimos, nuestro voto final iba a depender única y exclusivamente del resultado de la Ponencia, a la cual habíamos presentado un total de treinta y seis enmiendas, como bien ya ha indicado el coordinador de la misma, para hacer que la ley fuese aquello que nosotros considerábamos que debería ser. Y decidimos hacerlo así porque compartíamos la necesidad de financiar adecuadamente los servicios sociales de nuestra comunidad, que es lo mismo que decir que queríamos mantener la calidad del estado de bienestar en Aragón —y luego, señor Martínez, hábleme usted de esta parte y no de responsabilidad— aunque no compartiéramos, eso sí, la forma en que pretendían hacerlo.

La ley era pertinente en una parte, primero porque era necesario revertir la insuficiencia de fondos con la que contaba la Comunidad Autónoma de Aragón entre otros motivos por una bajada de impuestos temeraria que llevó a cabo el anterior Ejecutivo en un momento de bajada de la recaudación, de aumento del déficit y de sangrantes recortes en todas y cada una de las partidas sociales de nuestra administración.

En segundo lugar, porque en Aragón, y por tanto también en el resto de España, buscamos en Europa el espejo en el que reflejarnos, y, cuando nos reflejamos en Europa, todavía podemos comprobar que nuestra contribución fiscal está sensiblemente —por decirlo de una manera delicada—, sensiblemente por debajo, no ya de los países nórdicos, sino de la media europea.

Y, en tercer lugar, y muy relacionado con lo anterior, porque los datos no mienten: a lo largo y ancho de nuestro continente aquellos países con una mayor contribución fiscal son también aquellos que tienen unos menores niveles de desigualdad. Y puede que en esto tenga que ver algo la redistribución que ejerce el Estado.

Ahora bien, a pesar de que otros grupos de la oposición no están interesados en hacer ninguna distinción porque no les interesa, nosotros considerábamos que la verdad es que no todas las formas de aumentar la contribución son iguales. De ahí nuestro desacuerdo en un inicio con este proyecto y de ahí nuestras treinta y seis enmiendas al articulado.

En un momento de crisis como el que atravesamos, con una emergencia social como la que estamos viviendo en la actualidad, pero que sin embargo en el que habían aumentado la desigualdad y el número de ricos y en el que también muchas de las grandes empresas que habían contribuido a la actual crisis económica, por ser partícipes de la burbuja inmobiliaria o del oligopolio energético, que dispara los precios de la misma, seguían contando con cifras de récord en su cuenta de resultados, para nosotros la conclusión era clara: debían pagar más aquellas personas que menos habían notado la crisis, aquellas que más podían permitírselo y aquellas empresas que hacían negocio a costa de dañar nuestro medio ambiente. Eso es lo que creíamos que el proyecto de ley no tenía, de lo que adolecía y lo que quisimos conseguir con nuestras enmiendas, de tal manera que, aunque el resultado para las arcas de la comunidad fuese similar o ligeramente superior, la contribución se reorientase de manera interna de una manera más justa y económicamente inteligente.

Por impuestos. En el IRPF, sin afectar a la mayor parte de la población —por mucho que se diga, sin afectar a la mayor parte de la población—, quisimos que contribuyeran aquellas personas que menos notarían la subida, pero consiguiendo en cualquier caso una escala autonómica verdaderamente progresiva. Pero lo dicho, solo quienes cobren más —por ponerles un ejemplo— de tres mil seiscientos euros al mes en catorce pagas, que les parecerá poco, podrían verse afectados por esta modificación, y aunque lo hicieran lo harían de forma ligera y progresiva. Antes de que se revuelvan ustedes con esta cifra, permítanme decirles o recordarles que el salario mínimo interprofesional en la actualidad está en 648,60 euros y el salario modal está a nada más y nada menos que dos mil euros por debajo de esa cifra, dos mil euros.

Algo muy similar a lo que quisimos aplicar a las transmisiones de inmuebles, de forma que el impuesto gravara más cuanto más valioso era el bien, de forma que no se gravase de la misma forma a la familia que se compra su primer piso por ciento cincuenta mil euros para vivienda habitual, que el que se gasta medio millón o más en una mansión; protegiendo también de esta subida, por otro lado, y, como parece que no les parece suficientes a los señores de la oposición, a jóvenes menores de treinta y cinco años discapacitados y víctimas de violencia de género. Y véngame usted, señor Martínez, véngame su partido a hablarme de igualdad cuando les ha costado unas elecciones. [Aplausos.] Igual que de todos aquellos bienes que se adquieren para inicio de actividad económica siempre que los mismos tengan un valor inferior a ciento cincuenta mil euros, bonificaciones que de forma similar también se aplicaron al impuesto de actos jurídicos documentados por idénticos motivos.

Mantuvimos también bonificaciones en los impuestos de sucesiones y donaciones que el proyecto de ley quería eliminar, pero para aquellos contribuyentes inferior a cien mil euros y siempre que la cuantía fuese inferior a cien mil euros en el caso de sucesiones y setenta y cinco mil en caso d las donaciones. No sé qué bolsillo puede considerar esto desdeñable. Desde luego, yo no; desde luego, la persona que cobra el salario mínimo, tampoco.

Porque no es justo pedirle el mismo esfuerzo a quien hereda una cantidad modesta que a quien recibe una fortuna, y además, como bien se ha indicado, en tiempos de crisis las donaciones entre familiares suelen ser una forma de prestar ayuda a aquella persona que lo está pasando mal, y eso no hay que castigarlo ni obstaculizarlo. Y, aunque parece ser que les parece mal, la idea fue de Podemos. De ningún otro. Podían haberlo traído y no solo limitarse a querer suprimir cada uno de los artículos.

En el impuesto de patrimonio, del que parece que se han olvidado de hablar, a propuesta nuestra se ha rebajado el mínimo exento a medio millón en 2016 y cuatrocientos mil a partir de 2017, en el 2017 cuatrocientos mil sí que fue propuesta nuestra, para que paguen más quienes acumulan un mayor patrimonio. Porque entendíamos que con las opciones de que disponemos en nuestra comunidad autónoma y siendo que las grandes fortunas, por lo general, no perciben su dinero a través de un salario y por lo tanto no se podían gravar a través del IRPF, esta era una de las pocas formas que en la Comunidad Autónoma de Aragón teníamos de gravar realmente a las grandes fortunas. Al bajar el mínimo exento lo que estábamos haciendo era cubrir un terreno desierto que quedaba entre aquellas personas que, honradamente, a través del IRPF contribuyen y aquellos que, teniendo un patrimonio considerable, pero no percibían un salario, y por tanto no contribuyen de acuerdo a sus posibilidades, quedasen gravados.

En hidrocarburos creíamos que, a pesar de tener una menor incidencia por su cuantía, había colectivos que no podían verse afectados por esta medida: los autónomos, que en muchos casos hacen tanto uso de su vehículo como los transportistas profesionales, o el medio rural, que carece de alternativas públicas al transporte en muchos casos. La dificultad de encontrar medios dentro de nuestras competencias para compensar estas situaciones a través del texto nos lleva a buscar en los próximos meses una manera de compensarlo de otra manera, una manera de hacerlo, para lo cual también el Grupo Socialista ya nos ha expresado su disposición a llegar a acuerdos.

En cuanto al impuesto sobre el aprovechamiento de aguas embalsadas, consideramos que era una actividad que tenía grandísimos beneficios en esta comunidad en sectores con inversiones ampliamente amortizadas en este momento ya y que había generado un más que considerable impacto ambiental y un impacto en nuestros valles. Quedaba, por tanto, un gran margen para gravar los beneficios, por lo que propusimos aumentar la cuota tributaria por módulo y elevar el límite superior de regraduación por megavatio. Una medida esta que, aunque venía en el proyecto de ley, surge directamente del programa autonómico de Podemos, con idea de redistribuir un beneficio que no repercutía de ninguna manera en beneficio de nuestra comunidad pero sí dañaba nuestro medio ambiente; caso muy similar al del impuesto de transporte de energía de alta tensión, en el que propusimos diferenciar el gravamen en función de la capacidad de las instalaciones.

Al respecto del impuesto sobre contaminación de aguas, hemos contribuido a empezar a solucionar la injusticia cometida con este impuesto, reconociendo las diferentes situaciones en las que se encuentran los municipios de Aragón y a los que se les pedía un mismo esfuerzo sin tener en cuenta sus circunstancias —si tenían estación de depuración de aguas residuales o no, etcétera—; solo el inicio del camino para esclarecer y racionalizar la depuración de aguas en Aragón en lo que seguiremos continuando con toda seguridad en los próximos días.

En consecuencia, y ya para acabar, tras la aceptación de transacción de la mayoría de nuestra propuestas, votaremos a favor del texto de todos los artículos y en contra de aquellas enmiendas que simplemente se limitan a querer suprimirlos porque entendemos que hacer oposición no es simplemente decir que no a todo. Aunque nos hubiera gustado, obviamente, conseguir todos los objetivos a los que aspirábamos con nuestras enmiendas somos conscientes de que en democracia la función del parlamento es que los grupos parlamentarios tomen acuerdos y sepan dialogar.

Resumiendo, hemos propuesto reorientar la contribución con enmiendas que pedían un esfuerzo a quienes habían podido sortear mejor la crisis para costear enmiendas que modificaban a colectivos vulnerables o personas a las que ya no les podíamos pedir más, teniendo como resultado mayores ingresos para sostener los servicios públicos. Todo lo cual nos convence de apoyar el presente proyecto de ley.

Muchas gracias. [Aplausos].

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El Grupo Parlamentario Aragonés tiene la palabra.

La señora diputada ALLUÉ DE BARO: Gracias, señor presidente.

Antes de entrar a valorar políticamente el proyecto de ley de medidas tributarias o de subida de las medidas tributarias, sí que me gustaría destacar y recordarle, por cierto, al señor Sancho, que yo también soy nueva en esta cámara, también es mi primera legislatura como diputada. Y, precisamente, por ser nueva es la primera vez que participo en una ponencia, y sí que me gustaría resaltar que, independientemente de la postura que cada uno hemos tomado dentro de esa ponencia, ha habido un trabajo serio, han prevalecido la cooperación y el diálogo. Para mí ha sido bastante pedagógico. Y por qué no resaltar el buen ambiente que hemos tenido porque realmente a veces solo se destaca la bronca, y también creo que es bueno que la ciudadanía sepa que somos capaces de encerrarnos en una sala y estar durante horas defendiendo cada uno nuestra postura política, y que hemos intentado hacerlo desde el máximo respecto y diálogo.

Dicho esto, pues en términos de resultados la verdad es que el Partido Aragonés no puede estar satisfecho. No nos han aprobado ninguna de las enmiendas que hemos presentado, y no sé si quiere decir que no hemos podido convencer al resto de grupos para que la apoyaran. Hemos tenido que defender nuestras once enmiendas sin ningún tipo de éxito. También ha sido escasa la fortuna que han obtenido las enmiendas del Partido Popular y de Ciudadanos. El Partido Popular presentó veinte enmiendas. No se han apoyado diecinueve. Ciudadanos han presentado ocho enmiendas y tampoco han aprobado ninguna. El partido de Podemos presentó treinta y cuatro enmiendas, de las cuales nueve han sido retiradas, nueve de las treinta y cuatro han sido retiradas, y constatar que algunas de ellas por errores importantes de forma y otras por declararse inconstitucionales —también hay que recordarlo—. Y del resto decir que tampoco se mantienen en su texto original porque han sido todas transaccionadas con el Partido Socialista.

Nosotros hemos aceptado ocho enmiendas. Nos hemos abstenido en cuatro. Es decir, nuestra intención no ha sido ir a la contra en este proyecto de ley. Sí que ha sido la estrategia de los grupos del gobierno y de los que sustentan este gobierno el votar constantemente en contra de las enmiendas que ha presentado la oposición y, dicho esto, diré que la postura del Grupo Parlamentario Aragonés ha sido clara desde el inicio de la presentación de este proyecto de ley.

Nos parece que este proyecto de ley va a contribuir a que seamos una de las comunidades autónomas con mayor presión fiscal de España y, por lo tanto, ¿qué ha cambiado?, ¿qué ha cambiado desde el inicio de la tramitación con respecto al trabajo que hemos desarrollado en la ponencia? ¿En qué ha cambiado, además, nuestra postura con respecto a las modificaciones que se han introducido de la postura adoptada en la enmienda a la totalidad? Pues, en primer lugar, que nos ratificamos en todos los argumentos que esgrimimos cuando defendíamos la enmienda a la totalidad. Y, no solo eso, no solo no ratificamos, sino que creemos firmemente que el proceso de ponencia no ha servido sino para empeorar todavía más la situación de las clases medias aragonesas. Y ha constatado un hecho atípico de la izquierda aragonesa, que ha estado justificando la subida de impuestos para hacer pagar a los más ricos, y lo que han conseguido es que el Partido Socialista, Podemos, Chunta Aragonesista e Izquierda Unida se han puesto de acuerdo para gravar más a las clases medias y han llegado a un acuerdo para bajarle los tramos a los más ricos. Ese ha sido el resumen del trabajo que se ha desarrollado en la ponencia, desgraciadamente, sobre todo el impuesto del IRPF.

La verdad es que resulta un hecho muy curioso, que viene a ratificar las múltiples incoherencias de esta ley. Efectivamente es una inocentada el que hoy se traiga a aprobación a esta cámara, porque va a ser un proyecto de ley que afecta a todos los aragoneses, independientemente de los ingresos y de las rentas que uno tenga; perjudica la reactivación económica y dificulta la creación de empleo. Y, además, posibilita la fuga de consumo e inversión a comunidades autónomas que no sufren esta creciente subida fiscal.

En cuanto al impuesto de sucesiones y actos jurídicos, yo creo que hay que incidir en un paso atrás que se ha dado, en un paso atrás que se ha dado a los acuerdos que alcanzó el Partido Aragonés con gobiernos junto al Partido Socialista y al Partido Popular en esa bonificación que fue creciendo hasta llegar a 65% de la misma. Un impuesto que grava doblemente a las familias por el hecho del fallecimiento, cuando han sido unas propiedades que ya han sido gravadas en vida. Por lo tanto, nosotros consideramos que este impuesto es un impuesto injusto y un retroceso, por lo tanto, en los logros conseguidos y una clara discriminación de los aragoneses con respecto al resto de españoles que no lo van a pagar.

Hemos aceptado algunas de las enmiendas de Podemos para favorecer a las mujeres víctimas de violencia, y también hemos apoyado que se recupere el texto original del Partido Popular y del Partido Aragonés en lo que afecta a actuaciones protegidas de rehabilitación para recuperar, como digo, el texto del Partido Aragonés y del Partido Popular, y recuperar también las bonificaciones a las familias numerosas.

No hemos conseguido el apoyo por parte de los grupos, excepto el del Partido Popular, a nuestra enmienda de aumentar la bonificación en sucesiones y donaciones hasta llegar al 75%. Ni siquiera nos lo ha apoyado un grupo como el de Ciudadanos.

Y, en cuanto a la progresividad, decir que realmente se ha sostenido durante todo el proceso de este proyecto de ley, que este proyecto de ley iba a ser un proyecto de ley con impuestos progresivos, y lejos de la realidad. Podemos ha hecho, además, varias ruedas de prensa anunciando que la falta de progresividad de este proyecto la iban a corregir a través de las enmiendas. Hemos visto cómo en el impuesto de hidrocarburos se queda como está. Ha sido en este impuesto donde han presentado varias enmiendas que son inconstitucionales y, por lo tanto, se queda el impuesto tal y como estaba previsto.

Yo, dentro de mi ignorancia de nueva en estas Cortes, pensé realmente que este impuesto iba a ser una moneda de cambio para obtener otros resultados con las fuerzas que necesitaban y que requerían las mayorías. Desgraciadamente no ha sido así y, por lo tanto, vamos a pagar todos los aragoneses este impuestazo, que afecta directamente a muchos sectores productivos de esta comunidad autónoma y que va a gravar seriamente al medio rural y que va a gravar también seriamente a muchos de los autónomos y pequeñas y medianas empresas de esta comunidad autónoma.

Por lo tanto, este es un mal proyecto. Ahora es un injusto proyecto de ley de tributos que va a contribuir a empobrecer más a los que menos tienen y a frenar el ritmo de crecimiento y aceleración de la economía en Aragón.

Hemos pedido todos los grupos de la oposición —me refiero a Ciudadanos, Partido Popular y Partido Aragonés— un informe actualizado de los ingresos que entendemos que hacen peligrar las subidas de algunas de las partidas que nos han venido en los presupuestos de 2016.

Va a dar la casualidad de que ahora no sabemos muy bien, con la aprobación de este proyecto de ley, el dinero, el montante total de lo que se va a recaudar, y, por lo tanto, si se va a recaudar menos, va a afectar a la aprobación de partidas que se han incrementado en los presupuestos de 2016 y que seguidamente a este debate vamos a poder abrir ese debate precisamente en el turno de presupuestos, y ya veremos a costa de qué y a costa de qué recortes más se van a producir en el proceso de presupuestos.

Por lo tanto, con este proyecto de ley van a pagar más las clases medias, van a pagar menos los más ricos, vamos a pagar todos más, todos los aragoneses, independientemente de los ingresos y de la renta, no son unos impuestos progresivos, son injustos porque vamos a pagar lo que no van a pagar otros españoles en otras comunidades autónomas limítrofes, no va a favorecer la creación de empleo, se va a ralentizar la economía y va a dañar seriamente a los sectores estratégicos de esta comunidad.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

Para el turno en contra o la fijación de posiciones en relación con los votos, tiene la palabra el Grupo Mixto.

La señora diputada LUQUIN CABELLO: Buenos días, señorías.

Hoy debatimos lo que hace referencia a las enmiendas presentadas al proyecto de ley de medidas para el mantenimiento de los servicios públicos en la comunidad autónoma de Aragón y en primer lugar quiero agradecer a mi compañero del Grupo Mixto, al señor Briz, que ha sido el que ha defendido las enmiendas in voce de Izquierda Unida en la ponencia y por lo tanto agradecérselo porque además algunas de ellas se han incorporado transaccionadas con otros grupos.

La verdad es que escuchando directamente a algunos de los compañeros y compañeras que me han precedido, empiezo a leer la exposición de motivos y lo primero que dice esta exposición de motivos es: «de conformidad con los principios señalados en el artículo 135 de la Constitución española y la Ley orgánica 2/2012, del 27 de abril, de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera», y a partir de ahí empieza lo que es este proyecto de ley.

Señorías, con el artículo 135 de la Constitución española y con la Ley de estabilidad presupuestaria no se puede hacer una reforma fiscal ni bolchevique ni revolucionaria, porque si está dentro de esos parámetros, por lo tanto vamos a ser claros y vamos a hablar con claridad a la ciudadanía. Esta reforma, este proyecto de ley, incidir un poquito en lo que tiene que venir a ser una política fiscal que tenga dos objetivos prioritarios: el de la redistribución y el de la progresividad, que al final lo que significa es que haya determinado tipo de justicia social para garantizar políticas públicas esenciales.

Y esto es así. Tenemos claro además que la reforma fiscal evidentemente importante que hay que hacer, que tiene capacidad de modificar y de entender lo que es la capacidad recaudatoria del Estado y, por ende, de las comunidades autónomas, viene del Congreso de los Diputados.

Así que, señorías, dejen de ser alarmistas con este proyecto de ley, que parece que viene el apocalipsis, más o menos, y les puedo garantizar que el artículo 135 de la Constitución española, como la Ley de estabilidad presupuestaria, son dos espadas de Damocles que tenemos encima de la mesa y que no permiten garantizar realmente una política fiscal mucho más audaz que garantice que tenemos mayores recursos.

Dicho esto, vamos a hablar de aquellas enmiendas que se han aprobado, y lo que estamos diciendo, con datos.

Estamos hablando del impuesto sobre la renta de las personas físicas, en el que Izquierda Unida además también planteó que, a partir de los cincuenta mil de base imponible, se fuera ahondado y se fuera aumentando el gravamen. Cincuenta mil, un 21%; a partir de sesenta mil, un 22%; para setenta mil, más del 22,50%, y a partir de noventa mil se homologaba ya a lo que había sido la propuesta del gobierno.

Señorías, en un informe de Comisiones Obreras y los últimos datos de la agencia tributaria, la renta media en esta comunidad autónoma son dieciocho mil ochocientos noventa y cinco euros al año, por no hablar además que hay un 25,4% de brecha salarial entre hombres y mujeres. Y tenemos el dudoso honor de tener a setenta y dos mil ochenta y dos aragoneses con retribuciones inferiores a seis mil euros, fruto de su trabajo asalariado.

Esas son las cifras, que no dice Izquierda Unida, las cifras que dice la agencia tributaria. Por lo tanto, dejemos de hablar ya de que estamos gravando aquí directamente a todas las clases y a todos los trabajadores y trabajadoras en esta comunidad autónoma, porque en lo que hay que trabajar es en mejorar que la media al año no sea de dieciocho mil ochocientos noventa y cinco euros al año. Aquel que se escandaliza porque la base imponible es de cincuenta mil lo que demuestra es que vive muy alejado de la realidad social de la inmensa mayoría social en esta comunidad autónoma.

Por lo tanto, señorías, empecemos a hablar claro y poniendo las cifras encima de la mesa, poniendo encima las cifras de la mesa.

Hablábamos del impuesto de patrimonio, se está hablando de cuatrocientos mil euros, este año sigue siendo medio millón de euros a partir del año 2017. También nos podemos dar una vuelta para saber exactamente cuántas familias se van a ver perjudicadas por tener que pagar un impuesto de patrimonio —recuerdo: quinientos mil euros, medio millón de euros, en el 2016, cuatrocientos cincuenta mil en el 2017—.

Por lo tanto, señorías, pongámosles las cifras y las veamos en todo el contexto de la realidad en la que se mueve esta comunidad autónoma.

Hay otra serie de impuestos que se han puesto encima de la mesa, anuncio ya que Izquierda Unida, con el impuesto de transporte por cable, en lo que hace referencia al impuesto de la nieve, nosotros vamos a seguir manteniendo no solo que es necesario, sino que creemos que es importante, y además presentamos una enmienda in voce incluso para gravarlo más, que no hubo manera, y estamos en contra de que haya una moratoria y, por lo tanto, nosotros vamos a seguir manteniendo lo que creemos que es coherente.

Y lo que hace referencia al artículo 10, que hace referencia a la modificación del impuesto sobre la contaminación del agua. A esta modificación Izquierda Unida, a este artículo 10, va a votar en contra, y lo vamos a hacer porque importante es el fondo pero importantísimas son las formas, y realmente un impuesto como el de la contaminación de agua, que va a afectar de una forma clara a la ciudadanía que vive en Zaragoza, no se puede hacer de espaldas al Ayuntamiento de Zaragoza, no se puede presentar un impuesto sin haber hablado, sin haber negociado con ellos. Por lo tanto, hay margen para poderlo mejorar, pero está claro que en estos momentos, tal y como está llevada a cabo esa modificación, independientemente del fondo, creo que las formas demuestran que en estos momentos hay muy pocas ganas de llegar a acuerdos con el Ayuntamiento de Zaragoza. Por lo tanto, Izquierda Unida votaremos en contra del artículo 10.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora Luquin.

Señor Briz, tiene la palabra.

El señor diputado BRIZ SÁNCHEZ: Gracias, señor presidente. Buenos días, señorías. Feliz Navidad a todos.

Bueno, querría yo poner de manifiesto de manera diplomática, efectivamente, el buen ambiente y tono que ha habido en el debate de la ponencia y agradecer al letrado, al señor Luis Latorre, su trabajo y su asesoramiento.

Dicho esto, yo creo que es un debate interesante, aunque los pies míos están casi en los rescoldos del 20D, aquí se han oído ya cosas hoy que todavía no ha cicatrizado lo que ha ocurrido entre algunos grupos.

Pero vamos a lo que toca. Como ha dicho mi compañera Patricia Luquin, la verdad es que esto una reforma espartaquista alemana no es, no es una reforma excesivamente radicalizada. Se hablaba de un 0,46% de los impuestos en los que tiene competencia realmente la comunidad autónoma.

Y yo veía, señor Suárez, que ha tenido un momento dubitativo que estaba entre el neoliberalismo más enfático a un keynesienismo un poco tibio cuando ha dicho lo de la abstención en el impuesto de contaminación que se relaciona con el Ayuntamiento de Zaragoza.

Yo creo que hay una cosa que aquí no se ha dicho: ¿esta reforma a quién beneficia?: este es el debate: ¿a quién beneficia? Porque solo hemos hablado de damnificados, de perjudicados por la reforma, los de cincuenta mil, los de sesenta mil, los del patrimonio, los que tiene propiedad privada, los que no…, ¿y los que no tienen nada de esto? ¿A quién beneficia?

El pacto, señor Suárez, del señor Lambán con los grupos parlamentarios de izquierdas de esta cámara fue efectivamente un pacto por desarrollar un sistema tributario justo. Puede ser menos justo de lo que queríamos, seguramente, pero un sistema tributario justo, que garantizase principios de igualdad y progresividad, para que se aumentase lógicamente a los que tienen más patrimonio. Y esto permitiría hacer políticas públicas de inversión y desarrollar el estado del bienestar. Este es el acuerdo y esto es lo que se está intentando hacer con esta reforma.

Pero ustedes siguen absolutamente encastillados en que no hay que tocar nada y que es inoportuno e innecesario.

Efectivamente, sin esta reforma, tibia, como decía yo, rosácea, no espartaquista, significa que sin esta reforma no habría posibilidad de llevar a cabo las prioridades presupuestarias pactadas por el Gobierno de Aragón. Este es el gran debate, no podría ser y no podría haber redistribución y, lógicamente, seguiríamos por la senda de la austeridad y del recorte y del ajuste, a pesar de querer cumplir la estabilidad presupuestaria, a pesar de esto. Y, lógicamente, lo que estamos haciendo es redistribuir.

En cuanto a las enmiendas. Efectivamente, no se podía aprobar ninguna de las enmiendas del Partido Popular, Partido Aragonés y Ciudadanos, porque lo único que querían es suprimir, suprimir y suprimir, es decir, dejar sin contenido este proyecto de ley.

Y les voy a decir una cosa, señores del PAR, señores del PP, señora Allué, que parece que echa de menos el centralismo: «en otras comunidades…, es que todos iguales». Somos aragonesistas, señora Allué, ¿se acuerda? Bueno, pues, en definitiva, lo que quiero decir es que si ustedes ven que el IRPF era injusto, en los tramos más altos de esos noventa mil euros que ustedes hablan o rentas más altas, ¡haber transado, haber propuesto enmiendas para mejorar esa situación! Y no lo han hecho. Se les ve la patita perfectamente. Por lo tanto, dice una cosa aquí pero luego, en la enmienda, hacen otra distinta.

Por lo tanto, no podíamos suprimir todos los impuestos que aquí se planteaban, desde el IRPF, el de patrimonio, que, por cierto, se ha llegado a una reforma con las enmiendas de Izquierda Unida y de Podemos.

Evidentemente, querían suprimir el impuesto medioambiental. Sobre el tema del cable, nosotros también defendíamos, como el Partido Socialista, que hubiera una moratoria que, a lo mejor, hay que plantear en la ley de acompañamiento para el año que viene debido a la situación actual de que ha empezado la campaña y con una situación complicada, sin precipitaciones durante estos días.

Por lo tanto, nosotros sí que estamos dispuestos, también, a hablar de este tipo de cosas y ustedes se han negado constantemente.

Por otra parte, decir que una enmienda que el señor Suárez ha dicho, que era la de que los ayuntamientos no fuesen, lógicamente, los responsables, nos ha parecido razonable y hemos votado a favor.

Y quiero decir otra cosa importante sobre las enmiendas del Partido de Podemos.

Chunta Aragonesista ha votado todas las enmiendas todas las enmiendas de Podemos, todas las enmiendas de Podemos, fundamentalmente porque creíamos —y también las de Izquierda Unida—, creíamos que mejoraban el proyecto de ley, mejoraban en algunas cuestiones interesantes como el IRPF o las bonificaciones en el impuesto de transmisiones patrimoniales o actos jurídicos documentados, con bonificaciones para discapacidad, para violencia de género o apoyo a actividad económica o familia numerosa.

No nos escondemos, reconocemos el mérito de las enmiendas cuando lo tienen y somos capaces de negociar las transacciones oportunas, como hemos hecho lo mismo que en el impuesto de sucesiones y donaciones. Y también hemos hecho lo mismo en el de patrimonio, nos ha parecido interesante, al igual que el medioambiental.

En todo caso, insisto, nosotros creemos que este proyecto de ley ayuda a tener unos presupuestos más justos y más distribuidos —perdón, presidente— para las clases más vulnerables que lo necesitan.

Y, evidentemente, señores del PAR, del PP, de Ciudadanos, como decía Keynes: «la actividad intelectual que implica bajar los impuestos es la que provoca siempre beneficios económicos».

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor Briz.

El Grupo Parlamentario Socialista tiene la palabra.

El señor diputado SANCHO GUARDIA: Gracias, señor presidente.

Señorías, el pasado día 19 ya debatimos ampliamente este proyecto de ley de medidas de mantenimiento de los servicios públicos de nuestra comunidad.

Mi intervención hoy iba a basarse, casi exclusivamente, en el resultado de la ponencia, de cuál ha sido el resultado final y cuál ha sido nuestra aportación, pero creo que, después de las aportaciones de los grupos, son necesarias algunas precisiones y consideraciones respecto de la situación en la que nos encontramos desde el momento en que aparece la ley y el porqué de la misma.

Miren, en las sesiones anteriores en las que se ha hablado de política fiscal y en la que se trajo este proyecto de ley, el Grupo Socialista siempre ha mantenido que teníamos que apoyar un proyecto de ley, este proyecto de ley, porque, efectivamente, buscaba una mayor progresividad. Había que actuar con mayor progresividad, con mayor justicia, una mayor justicia social.

Y lo decíamos porque este proyecto de ley tenía unos objetivos claros, unos principios que marcaban lo que eran las nuevas medidas fiscales. En primer lugar, reforzar las políticas sociales: sanidad, educación, renta básica y dependencia, vivienda social. Y, en segundo lugar, volver a la senda presupuestaria. Recuerden que siempre hemos mantenido que cada partida debía reflejar gasto real y, sobre todo, sobre todo, que había que recuperar los ingresos.

Y lo decíamos porque siempre hemos reivindicado que la recaudación tenía que permitir una financiación suficiente, adecuada y justa, y tenía que hacerlo —y es importante volver a reseñarlo— porque esta comunidad era la segunda que había tenido menor impacto impositivo en el 2014 y, por lo tanto, la situación se había ido agravando. Y teníamos que volver a la situación justo de antes del gobierno del PP.

Y que no podíamos caer, otra vez, en creer en el error de que la sostenibilidad de los servicios públicos estaba garantizada con control de gasto público y con la recuperación de la economía.

Miren, control —ya se lo hemos dicho varias veces—, sí, pero no el que se ejerció en la legislatura anterior, basado exclusivamente en la austeridad, sin rigor, sin eficacia, con falta de capacidad.

Recuperación económica, sí, pero tenía que venir acompañada de otro tipo de medidas que corrigieran nuestra fiscalidad, que ya saben ustedes que arrastra desequilibrios muy importantes, en cuanto a sus resultados, de forma determinante y además que también complican la tarea, en especial en materia recaudatoria y de equidad.

Nuestros impuestos ni recaudan cuanto deben, ni son pagados con justicia.

Ya hemos dicho que, si analizamos en profundidad los datos, nuestro problema no es que tenemos un gasto público excesivo, no está sobredimensionado, sino que es de recaudación, de insuficiencia de la misma.

Teníamos, pues, un problema y tenemos de justicia, de justicia social, y resulta imprescindible y urgente desarrollar un programa tributario de consolidación fiscal en Aragón.

Con el trabajo en ponencia que he presentado anteriormente, y a través de las aportaciones de los grupos, mediante sus enmiendas y con la correspondiente negociación de las transacciones, el texto de este proyecto de ley sí que mejora en cuanto a su eficiencia, en cuanto a su equidad; creemos que estimulara el crecimiento y, además, favorecerá la contención del déficit.

En concreto, las principales medidas son.

Sobre el Impuesto de la Renta de las Personas Físicas, la principal novedad —ya se ha comentado— es que se establecen nuevos tramos de escala autonómica a partir de cincuenta mil euros. Y aquí quisiera detenerme en un aspecto ampliamente debatido y controvertido en la ponencia, y que aquí también se ha nombrado, qué es la clase media y quién la conforma.

Como se ha dicho anteriormente, si nos basamos en términos monetarios exclusivamente, en España estamos hablando de mil ochocientos, aproximadamente, mil ochocientos euros brutos mensuales como renta por persona. Según otros indicadores, clase media es la que supera el umbral de la pobreza; según el INE para el año 2014, siete mil novecientos sesenta y un euros por persona. De acuerdo con las condiciones de vida del INE, también, el ingreso medio por hogar, veintiséis mil ciento cincuenta y cuatro euros. Ha bajado más de tres mil euros respecto del año 2009. El 70% de los trabajadores, ganan menos de veinte mil euros. Si llegamos a los treinta mil, hablamos de una horquilla del 90% de los trabajadores. No voy a entrar en detalles de si con un hijo, con dos hijos, soltero, casado, con más o menos patrimonio.

Una lectura rápida nos lleva a afirmar que hablar de cincuenta mil euros, en niveles de renta, es hablar de un nivel de salarios alto. Quien piense lo contrario creo que no conoce muy bien la realidad de nuestro país.

Señor Suárez, si tan preocupado estaba por las rentas bajas que no se la bajábamos, como le decía el señor Briz, ¡haber hecho alguna propuesta! Y lo mismo por los tramos más altos, para que aportaran más a la recaudación de esta comunidad.

Sobre el Impuesto sobre transmisiones patrimoniales y actos jurídicos documentados, se ha sustituido el impuesto, realmente, del 7% al 8%, pero realmente lo que se ha hecho es aceptar una transacción para que sea por tramos en función del valor del bien a transmitir. Pero, eso sí, también se ha reconfigurado todo lo que eran bonificaciones para determinados colectivos, que ampliamente aquí ya se ha explicitado. Nosotros, a esa transacción votamos favorablemente. La misma técnica se ha utilizado para los supuestos de adquisición de viviendas por familias numerosas, bonificaciones del 50% de la cuota.

Respecto del Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones, efectivamente, estamos hablando de patrimonios preexistentes, no superiores a cien mil euros en cuanto a sucesiones, para la bonificación de la cuota del 65%, y de setenta y cinco mil en el Impuesto de Donaciones.

Señorías, estas medidas no tienen un fundamento recaudatorio, sino que se basan en un principio de equidad, solidaridad y redistribución de la carga tributaria.

En definitiva, el anterior sistema fiscal privilegiaba especialmente a los ciudadanos con más recursos económicos y patrimoniales, colectivos que creemos que tienen que contribuir más a la recuperación de nuestra comunidad y que no pueden sustraerse a la contribución general para el mantenimiento de los servicios públicos esenciales.

Sobre el impuesto sobre patrimonio, para este año el límite son quinientos mil euros; sí que para el año que viene se ha aceptado una enmienda ya para que pase a cuatrocientos mil, no cuatrocientos cincuenta mil, como se había dicho anteriormente.

Sobre al impuesto sobre hidrocarburos, a pesar de no haber podido aceptar o de no haber aceptado enmiendas de Podemos para aplicárselo a los autónomos, no por un tema de inconstitucionalidad, por una posible invasión de las competencias, era una previsible invasión de competencias, que no se nos hubiera podido llevar a esa inconstitucionalidad. Pero no había un paso previo para eso. Decirles que sí que hay un compromiso para estudiar cómo se puede favorecer a autónomos, que en este caso se han visto perjudicados.

Además, sobre el impuesto sobre hidrocarburos ampliamente se ha dicho cuál es la repercusión que tiene. Creemos que no es tan importante el que pueda suponer tres euros al mes como los beneficios que se obtienen del incremento de prestaciones y de recuperación de servicios públicos por parte del Gobierno de Aragón.

Respecto a los tributos medioambientales, de acuerdo en cuanto al de agua embalsada y al de transporte de energía de alta tensión, y, en cuanto al de transporte por cable, yo le devuelvo la pelota, señor Suárez: en vez de hacer o pedir que nosotros votemos la supresión, vote usted la suspensión, y así entre todos ayudamos a reflexionar sobre el mismo.

Sobre al ICA, con toda la complejidad del mismo, se trata de una nueva situación a partir del 1 de enero de 2016, y que, evidentemente, un aspecto complicado, un impuesto complicado que necesita de una clarificación y en el que todos los actores [corte automático del sonido]… una absoluta participación para llegar a un acuerdo.

Señorías, en términos de recaudación, este proyecto de ley supone ingresar para el año 2016 en torno a noventa millones de euros; en términos de política social, el proyecto de ley que hoy nosotros apoyamos va a permitir recuperar un modelo de Estado de bienestar en el que se impulsen políticas que se centren tan solo en un modelo de crecimiento, que conduzca exclusivamente al cumplimiento de los objetivos de déficit y de deuda pública.

El señor PRESIDENTE: Gracias.

El señor diputado SANCHO GUARDIA: Suponen recuperar educación, sanidad y políticas sociales justas, reconstruir los servicios públicos y a la vez...

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El señor diputado SANCHO GUARDIA: … cumplir el objetivo de déficit.

Asistimos, pues, hoy al último acto para actuar con responsabilidad…

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El señor diputado SANCHO GUARDIA: … y suficiencia financiera para unos servicios públicos de calidad.

[Aplausos.]

El señor PRESIDENTE: Pasaríamos ahora a la votación, que es votación de la disposición adicional primera, a la que no se mantienen los votos particulares.

Iniciamos la votación.

Finalizada la votación. Sesenta y siete votos emitidos. Sí, cincuenta y siete; no, diez votos. Por tanto, quedaría aprobada…

La señora diputada ALLUÉ DE BARO [desde el escaño]: Por favor, pedimos la repetición de la votación.

El señor PRESIDENTE: De acuerdo.

Reiniciamos la votación. Señoras y señores diputados, atentos.

Reiniciamos la votación. Votación finalizada. Sesenta y siete votos emitidos. Sesenta y siete síes.

Pasaríamos a la siguiente votación, que sería votación de los votos particulares que se mantienen.

Votos particulares del Grupo Parlamentario Popular, del Grupo Parlamentario Aragonés y del Grupo Parlamentario Partido Ciudadanos. Pasaríamos a votar este bloque.

Iniciamos la votación.

Gracias.

El señor diputado SADA BELTRÁN [desde el escaño]: ¿Se puede repetir la votación?

El señor PRESIDENTE: Acabamos de repetir una, señor…

Dígame, señora…

La señora diputada DÍAZ CALVO [desde el escaño]: ¿Podemos, por favor, repetir la votación?

El señor PRESIDENTE: Repetimos la votación.

Iniciamos la votación. Finalizada la votación. Sesenta y siete votos emitidos. Síes, treinta y dos; noes, treinta y cinco. Queda rechazada.

Pasaríamos al siguiente bloque, es votos particulares del Grupo Parlamentario Popular y Ciudadano frente a la enmienda número 11 del Grupo Parlamentario Podemos. Pasamos a votación de la misma.

Iniciamos la votación.

Finalizada la votación. Votos emitidos, sesenta y siete. Síes, veintiséis; noes, treinta y cinco; abstenciones, seis.

Pasaríamos al siguiente bloque: votos particulares del Grupo Parlamentario Popular y Aragonés frente a los textos transaccionales que se citan y que tienen los señores diputados.

Iniciamos la votación.

Finalizada la votación. Sesenta y siete votos emitidos. Síes, veintisiete; noes, treinta y cinco; abstenciones, cinco. Por tanto, quedaría rechazada.

Pasaríamos al siguiente bloque, en este caso que sería el que tienen en el 4.3: votación de las enmiendas que se mantienen agrupadas según el sentido de voto expresado en la Ponencia y ratificado en la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública.

Iniciamos la votación.

Finalizada la votación.

Dígame.

El señor diputado BERMÚDEZ DE CASTRO MUR [desde el escaño]: En la 4.3 hay tres puntos: el punto 1, 2 y 3; y usted no ha dicho cuál se está votando.

El señor PRESIDENTE: Añado que se vota el 4.3. Si quieren leeré todo el texto pero que es muy…, eh.

Enmiendas con voto a favor de los grupos parlamentarios Popular, Aragonés, Ciudadanos y voto en contra de los grupos Socialista y Podemos Aragón y Mixto. ¿De acuerdo?

Iniciamos la votación. Finalizada la votación. Sesenta y siete emitidos. Síes, treinta y dos; noes, treinta y cinco. Quedan rechazadas.

Pasaríamos, de este bloque, al punto segundo, que es enmiendas con voto a favor de los grupos parlamentarios Popular y Aragonés; voto en contra de los grupos Socialista, Podemos Aragón y Mixto, y la abstención de Ciudadanos.

Iniciamos la votación. Finalizada la votación. Presentes emitidos, sesenta y siete. Sí, veintisiete. No, treinta y cinco. Abstenciones, cinco.

Pasaríamos al tercer bloque, que es enmienda con voto a favor del Grupo Parlamentario Podemos Aragón y voto en contra de los demás grupos parlamentarios. Iniciamos la votación. Votos emitidos una vez finalizada la votación. Votos emitidos, sesenta y siete. Síes, quince. Noes, cincuenta y dos. Quedaría rechazada.

Pasaríamos al siguiente bloque. Votación de los artículos y las disposiciones a los que se han mantenido votos particulares o enmiendas agrupadas según el sentido del voto expresado en la Comisión de Hacienda, Presupuestos y Administración Pública. Artículos del 1 al 9; disposiciones adicionales segunda y cuarta; disposición transitoria única; disposición derogatoria única; disposiciones finales primera y segunda; exposición de motivos; capítulos y títulos en el que se estructura el proyecto de ley con sus rúbricas y título del proyecto de ley.

Iniciaremos la votación. Finalizada la votación. Sesenta y siete votos emitidos. Síes, treinta y cinco. Noes, treinta y dos. Por tanto, quedaría aprobado este bloque.

Pasaría la última votación, que sería sobre el artículo 10. Pasamos cuando…iniciamos la votación. Finalizada la votación. Emitidos, sesenta y siete. Síes, treinta y cuatro. Noes, uno. Abstenciones, treinta y dos. Por tanto, quedaría aprobado también.

Ahora, una vez finalizada de todo este bloque…de todas las propuestas y terminado la votación, la explicación de voto.

Grupo Mixto, tiene la palabra.

La señora diputada LUQUIN CABELLO [desde el escaño]: Gracias, presidente.

Brevemente. Al no estar en la ponencia parte del Grupo Mixto, por lo tanto de las cosas que quedaban reflejadas en el caso de la enmienda número sesenta y ocho de Podemos, Izquierda Unida compartía la enmienda y, por lo tanto, hemos votado a favor.

Y en el caso del artículo 10 aunque ponía que Grupo Mixto iba a apoyarla, ya había anunciado en la tribuna que íbamos a votar en contra de la modificación del impuesto, sobre todo, por las formas. Y, por lo tanto, por eso, lo que quedaba reflejado en lo que era la propia dictamen no coincidía por no estar parte del Grupo Mixto representado.

Simplemente por aclararlo.

Muchas gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracia, señora Luquin.

Grupo Parlamentario Ciudadanos.

El señor diputado MARTÍNEZ ROMERO [desde el escaño]: Muchas gracias, señor presidente.

Pues, bueno, lamentar que aquí hayamos asistido, como ya hemos dicho antes, al empeoramiento de esta ley y, desde luego, asistir a lo que va a ser el precedente de lo que nos vamos a encontrar en la ley de presupuestos. Lamentando, además, que las propuestas que nosotros hicimos en la ponencia, en lo relativo a las cantidades que hemos indicado antes, no se haya tenido en cuenta. Y que tampoco se haya tenido en consideración el votar nuestras enmiendas de supresión al impuesto de la nieve.

Gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracia, señor diputado.

El Grupo Parlamentario Aragonés tiene la palabra.

El señor diputado ALLUÉ DE BARO [desde el escaño]: Gracias, presidente.

Simplemente reafirmarnos en el sentido del voto, expresar nuestro sentido negativo con respecto a la votación que el Partido Socialista ha ejercido en cuanto al articulado que afecta al impuesto del cable.

Yo en mi intervención intencionadamente no había hablado de este impuesto porque creía, de verdad, que el Partido Socialista o bien iba a apoyar las enmiendas del Partido Aragonés o del Partido Popular, o bien iba a votar en contra del articulado. Nos parece que no es coherente con las votaciones que se han registrado en los ayuntamientos presididos por el Partido Socialista en la mayor parte de los municipios oscenses. Incluso en la Diputación Provincial de Huesca. Es un impuesto injusto, es un impuesto que no puede ser eliminado por una enmienda in voce. Es de verdad bochornoso que el Partido Socialista plantee una enmienda in voce en este sentido. Tendrían que haber sido valientes, haber sido valientes, haber apoyado las enmiendas que planteamos la posición o haber votado en contra del articulado.

Lamentar que vayamos a ser líderes en el incremento de la presión fiscal de las comunidades autónomas en España y, desde luego, lamentar la falta de progresividad que ha habido en la aprobación de estos impuestos.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señora diputada.

El Grupo Parlamentario Podemos Aragón.

El señor diputado VICENTE OCÓN [desde el escaño]: Gracias, presidente.

Aprovecho para agradecer, como no he tenido tiempo a hacerlo en mi intervención por falta de tiempo, a todos los ponentes por su paciencia y por el buen ambiente que hubo de colaboración durante todo el tiempo.

También explicar que hemos votado en contra de todas las enmiendas que ha presentado los grupos de la derecha de este arco parlamentario, más que nada porque contenían muy pocas propuestas y sí muchos apriorismos.

Yo creo que en Podemos Aragón entramos en la ponencia con ánimo constructivo de escuchar a todo el mundo y lo demostramos a la hora de negociar y de tratar con todo el mundo.

Les animo a que en próximos proyectos, procesos legislativos, vengan con el mismo ánimo porque allí tendrán —por lo menos en Podemos Aragón— alguien con quien poder discutir sin apriorismos y sin ningún tipo de prejuicio.

Gracias.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El Grupo Parlamentario Socialista.

El señor diputado SANCHO GUARDIA [desde el escaño]: Gracias, señor presidente.

En primer lugar, por alusiones, señora Allué, no presentamos una enmienda in voce, sino una propuesta de transacción a su enmienda de supresión.

De todas formas, las voluntades tendrán posibilidad de demostrarse en tramitaciones posteriores de la ley o en las leyes que vengan a este parlamento.

Por nuestra parte, decir que, igual que he concluido mi intervención, hoy es un gran día. Hoy es el último acto de un proyecto de ley que va a permitir actuar con responsabilidad y suficiencia financiera para con los servicios públicos de esta comunidad autónoma. Y además que marca también el compromiso, un compromiso futuro para que eso siga siendo así durante toda la legislatura.

Muchas gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El Grupo Parlamentario Popular tiene la palabra.

El señor diputado SUÁREZ ORIZ [desde el escaño]: Sí, señor presidente.

Señor Sancho, esto es una inocentada de mal gusto para todos los aragoneses. Eso es lo que sucede en el día de hoy.

Señores de Podemos, vamos a ver. El IRPF sale peor después de la ponencia que el propio proyecto de ley. Sale peor para todos, especialmente para los de más de cincuenta mil y también para los de menos de cincuenta mil que no les han bajado nada.

En la vivienda usada, la vivienda usada gravan ustedes hasta el punto que el tipo impositivo llega al del IVA en determinados supuestos. Y nos colocamos arriba, arriba, comunidad que más grava en la vivienda usada, que realmente es la que afecta a los ciudadanos de menos poder adquisitivo. Porque el que tiene más poder adquisitivo se compra habitualmente una vivienda nueva.

Mire, sucesiones, en sucesiones lo que ustedes hacen… Usted no han dicho una cosa: que lo que estaba regulado y en lo que bajó el gobierno anterior era de padres a hijos y cónyuges. ¡Padres, hijos y cónyuges! Señor Gimeno, lo sabe perfectamente. No estamos hablando de sucesiones de tíos, de primos… Padres, hijos y cónyuges. Por eso no es suficiente ni mucho menos lo que ustedes establecen.

Y lo de hidrocarburos ya es de nota, señores de Podemos: es que lo han empeorado, han empeorado el proyecto de ley porque ustedes no han sabido arreglar a los transportistas de menos de siete toneladas y media que son también los de menos poder adquisitivo.

Luego, por tanto, al final sale mucho peor.

Señor Briz, mi quiero y venerable compañero Briz, es evidente, lo ha dicho la señora Luquin, los dos, claro que sí, Lambán, el presidente Lambán había llegado a un acuerdo con ustedes de subir los tributos. Pero su compromiso con los aragoneses en el debate de investidura fue que no subiría los impuestos salvo las hidroeléctricas. Es decir, había pactado con ustedes una cosa distinta de a lo que se comprometió el presidente Lambán con los aragoneses.

Y, señor Sancho, mire usted, ustedes no tiene aquí presentada ninguna enmienda respecto al tema de la nieve. ¿Dónde está? No han presentado ninguna enmienda y, sin embargo, sí que hay tres enmiendas…

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

El señor diputado SUÁREZ ORIZ [desde el escaño]: Había tres: del Partido Popular, de Ciudadanos y del Partido Aragonés de suprimir el impuesto de la nieve.

Gracias, señor presidente.

El señor PRESIDENTE: Gracias, señor diputado.

CORTES DE ARAGÓN
Palacio de la Aljafería
50004 Zaragoza
T 976 289 528 / F 976 289 664