Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón


Proyectos de Ley

Dictamen de la Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad sobre el proyecto de ley de venta local de productos agroalimentarios en Aragón.

Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón n°: 049 de Plenos (IX Legislatura)
Intervinienen: Olona Blasco, Joaquín - Pueyo García, Enrique - Celma Escuin, Ramón - Escartín Lasierra, Ignacio Miguel - Luquin Cabello, Ana Patricia - Guillén Campo, Lucía - Domínguez Bujeda, Ramiro

La señora PRESIDENTA: A continuación pasamos al siguiente punto del orden del día, correspondiente al debate y votación del dictamen de la Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad sobre el proyecto de ley de venta local de productos agroalimentarios en Aragón.

Tiene la palabra para la presentación del proyecto de ley un miembro del Gobierno de Aragón. Señor consejero, tiene usted la palabra.

            Dictamen de la Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad sobre el proyecto de ley de venta local de productos agroalimentarios en Aragón.

El señor consejero de Desarrollo Rural y Sostenibilidad (OLONA BLASCO): Gracias, señora presidenta.

Señorías, este proyecto de ley de venta local de productos agroalimentarios de Aragón ha sido promovido por iniciativa propia del Gobierno de Aragón, habiendo trabajado en el mismo desde el mismo inicio de la legislatura.

Resumiré simplemente diciendo, como saben todos ustedes, que ha sido un proceso largo y complejo, y, por complejo, largo. Se formula sobre la base de las competencias exclusivas de la comunidad autónoma en materia de agricultura y ganadería, regulación de la agroalimentación y de los servicios vinculados, seguridad alimentaria y desarrollo integral del mundo rural. También, en base a las competencias exclusivas de nuestra comunidad autónoma en materia de comercio, incluyendo la regulación de las diferentes modalidades de venta, el consumo y la protección de los consumidores.

La ley se propone contribuir de forma significativa a la corrección de los desequilibrios que sufre la cadena agroalimentaria, que, siendo una importante fuente de valor económico, no lo distribuye de forma suficientemente justa ni eficaz entre sus diferentes actores, siendo los eslabones extremos (es decir, los productores primarios y los consumidores finales) los menos beneficiados, por no decir los más perjudicados. Todo ello, en coherencia con la prioridad establecida por el Feader, por el Fondo Europeo para la Agricultura y el Desarrollo Rural, para el desarrollo rural de la Unión Europea, relativa al fomento de la organización de la cadena alimentaria, mejorando los resultados económicos y medioambientales de las explotaciones agrícolas, así como de las explotaciones ganaderas —también de las empresas rurales—, así como la mejora de la eficiencia de los procesos de comercialización y transformación de los productos agrícolas y ganaderos.

Los reglamentos europeos números 852 y 853, que hacen relación a la higiene y a la seguridad alimentaria, excluyen de sus respectivos ámbitos el suministro directo de pequeñas cantidades de productos primarios por parte del productor al consumidor final o a establecimientos locales de venta al por menor, dejándonos a los Estados miembros la regulación de este tipo de actividades. Este es un fundamento esencial de la ley desde el punto de vista de la seguridad alimentaria, que, en cualquier caso —y esto es importantísimo—, con esta ley entendemos que queda perfectamente garantizada.

La ley tiene por objeto regular y fomentar, en el ámbito de la comunidad autónoma, dos modalidades de venta local, que son concretamente lo que hemos denominado en la ley la venta directa y la venta en cadenas cortas de distribución, dos conceptos que desde Aragón introducimos, proponemos y desarrollamos. Ambos... No voy a entrar a detallarlos, pero ambos quedan, desde mi punto de vista, perfectamente definidos en el texto legal. Y, si había alguna indefinición, alguna insuficiencia, quiero señalar que en el proceso de debate que ha habido en estas Cortes por parte de la comisión han quedado perfectamente establecidas.

Estas modalidades de venta dan respuesta a la creciente demanda social relativa a productos locales y de temporada, que persigue, además, minimizar la huella de carbono y la huella ecológica.

La ley persigue dos objetivos prioritarios, fundamentales, que quiero subrayar. Uno, mejorar la renta de los agricultores y de los ganaderos titulares de explotaciones agrarias mediante una mayor participación en el proceso de comercialización de sus productos primarios o transformados, con el consiguiente aumento de valor añadido y de la productividad del trabajo, diversificando también con ello sus fuentes de ingresos, dando más visibilidad social al sector agrario y contribuyendo con todo ello a la dinamización y el desarrollo rural. El segundo objetivo que atiende la ley y que también quiero subrayar es facilitar y fomentar el acceso de los consumidores finales a los productos agroalimentarios con valor de proximidad, así como a la información sobre su procedencia, su coste real, los sistemas de producción, las condiciones de sostenibilidad, aspectos en definitiva estos, así como algunos otros —pero estos fundamentalmente—, sobre los que los ciudadanos muestran un interés creciente. Por lo tanto, me permitirán también subrayar sus señorías que esta ley no solo atiende a necesidades del sector agrario, a necesidades de los agricultores, de los ganaderos, a necesidades del mundo rural, sino que también atiende y da respuesta a una sensibilidad social, a una demanda social.

Quiero finalizar esta presentación indicando simplemente que la ley también prevé la modificación, por entenderlo imprescindible, de la Ley 4/2015, de comercio de Aragón, de modo que la exclusión de su ámbito de aplicación de las ventas directas de productos agropecuarios en estado natural se amplíe a la venta directa de productos que el productor transforme directamente dada su escasa relevancia comercial.

Muchas gracias. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor consejero.

A continuación, para la presentación del dictamen de la comisión, tiene la palabra un representante de la misma.

El señor diputado PUEYO GARCÍA: Gracias, señora presidenta.

Señorías, en nombre de la ponencia encargada de estudiar y debatir el proyecto de la ley de venta local de productos agroalimentarios en Aragón, también conocida como ley de venta directa, tengo el honor de dirigirme a todos ustedes para presentar el dictamen que recoge el trabajo realizado en la misma.

La ponencia estaba formada por sus señorías don Ramón Celma, del Grupo Popular; Ignacio Escartín, del Grupo Podemos; doña Lucía Guillén, del Grupo Aragonés; don Ramiro Domínguez, del Grupo Ciudadanos, y doña Patricia Luquin, del Grupo Mixto, y quien les habla, en nombre del Grupo Socialista, don Enrique Pueyo.

Me gustaría en primer lugar reconocer y agradecer el gran trabajo y la profesionalidad de la letrada doña Olga Herráiz Serrano, que ha hecho posible que podamos presentar esta ley en esta Cámara en tan corto plazo de tiempo. Y darle igualmente las gracias por su paciencia, su ayuda, su disponibilidad y sus orientaciones, que nos han hecho mucho más fácil el trabajo a los miembros de la ponencia, teniendo en cuenta que algunos de nosotros éramos noveles en estas lides.

Hoy es un día especial para mí, no solo porque concluye mi labor de coordinador en esta mi primera ley, con la responsabilidad que ello conlleva, sino por el significado de esta ley, porque es una ley muy demandada desde hace años por el mundo rural, ese mundo del que provengo y que está esperando como agua de mayo que aprobemos hoy esta ley de venta local de productos agroalimentarios en Aragón y posibilitemos que este sea el inicio de una nueva andadura para esas personas cuya economía está basada sobre todo en la agricultura y la ganadería. La cadena alimentaria es una importante fuente de valor económico que actualmente no se distribuye de forma homogénea entre todos sus integrantes, por lo que creemos que se deben regular y fomentar fórmulas que corrijan estos desequilibrios en favor de los productores primarios, por un lado, y de los consumidores finales, por el otro. Y esta ley, además de mejorar los resultados económicos de los productores, lo que contribuirá a dinamizar el medio rural, fomenta el acceso a productos agroalimentarios de proximidad con condiciones de sostenibilidad.

Al proyecto de ley calificado por la Mesa de las Cortes el día 22 de febrero de este año, y cuyo plazo de enmiendas finalizó el pasado 10 de mayo, se han presentado y admitido un total de setenta y nueve enmiendas, desglosadas como sigue: por el Grupo Popular, trece; por el Grupo Podemos Aragón, treinta y tres; Grupo Aragonés, dieciséis; Grupo Ciudadanos, cinco, y Grupo Mixto, doce.

El resultado del trabajo realizado en ponencia sobre las mismas ha sido el siguiente: de las setenta y nueve enmiendas tramitadas se han retirado veintidós por considerarlo más conveniente; de las cincuenta y siete restantes, cuarenta y una han sido aceptadas, lo que supone casi un setenta y dos por ciento, de las cuales veinte han sido mediante transacción, y se ha logrado la unanimidad en un total de veintisiete. Han quedado vivos trece votos particulares y dieciséis enmiendas, que se mantienen a artículos y disposiciones del texto del proyecto de ley y que, naturalmente, serán agrupados para su votación según el sentido del voto de los grupos parlamentarios, expresado ya en la ponencia y ratificado posteriormente en la Comisión de Desarrollo Rural celebrada el pasado día 20 de junio. Estoy seguro de que todas las aportaciones de las enmiendas aprobadas ayudan a enriquecer y completar el texto inicial de la ley que hoy presentamos.

Finalmente me gustaría destacar y resaltar como coordinador de la ponencia el buen ambiente que ha reinado en la misma, el ánimo de colaboración que ha prevalecido en todo momento y la voluntad de todos para intentar llegar a acuerdos. Esto ha posibilitado que traigamos hoy para su aprobación en este periodo sesiones la citada ley. Particularmente quiero agradecer a Patricia, que gracias a su experiencia manifiesta y a su inestimable ayuda ha facilitado el desarrollo de la ponencia; a Ramiro, que ha tenido clara desde el principio la importancia que tiene esta ley para los aragoneses; a Lucía, por sus novedosas aportaciones, que han mejorado el contenido de esta ley; a Nacho, que ha sabido ver los tiempos y la importancia de traer hoy aquí a las Cortes la citada ley; y a Ramón, por facilitar y arrimar el hombro para que la ponencia llegara finalmente a su objetivo.

Este es el dictamen de la ponencia de la ley de venta local de productos agroalimentarios, que de forma resumida hoy presentamos ante ustedes para su debate y votación.

Muchas gracias. [Aplausos.]

El señor vicepresidente primero (GARCÍA MADRIGAL): A ver, turno, señorías, para defensa de los votos particulares y las enmiendas que mantienen todos los grupos y, a su vez, para manifestar posición en relación a las enmiendas de los otros grupos o los votos particulares.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Popular, don Ramón Celma, que acude ya presto a la tribuna de oradores.

El señor diputado CELMA ESCUÍN: Señor presidente.

Señorías.

Miren, en 2015 —van a entender muy pronto cuál es la postura del Partido Popular respecto a esta ley—, en 2015 comienza la nueva legislatura, y el Partido Popular, a pesar de ser el partido más votado, pasa a la oposición. Y, entre las cinco primeras iniciativas que presenta el Partido Popular y que se debaten en comisión y en Pleno, una de las cinco primeras iniciativas que presentó el Partido Popular decía lo siguiente: «Las Cortes de Aragón instan al Gobierno de Aragón a que regule la producción artesanal alimentaria y a aplicar los criterios de flexibilización necesarios mediante instrumentos legales, sin perjuicio de su cualidad higiénica». Esto lo traía el Partido Popular apenas transcurridos dos meses de legislatura. Por lo tanto, es lógico que el Partido Popular haya hecho sus aportaciones a este proyecto de ley, pero que vote a favor de esta iniciativa, entre otras cosas porque no todo en la vida, y tampoco en la agricultura o en la agroalimentación, son los proyectos de BonÀrea, que están muy bien, ni tampoco es todo la internacionalización de nuestros productos, que saben ustedes que de sobra el Partido Popular ha puesto medidas encima de la mesa para potenciar esas fortalezas que tenemos en nuestra comunidad autónoma. Pero hoy toca hablar de productos de cercanía, hoy toca hablar de venta directa, hoy toca hablar de fomentar esa relación entre el agricultor y el consumidor final.

Y, por eso, el Partido Popular no solo ha presentado enmiendas, sino que va a apoyar esta ley por tres motivos básicos —y en esa dirección iban nuestras enmiendas—. En primer lugar, porque mejora la competitividad de nuestros productos. Miren, es necesario flexibilizar nuestra normativa para que se produzca una mayor agilidad y flexibilidad en la venta de determinados productos que tienen buen alcance para los consumidores a través de la venta directa. Y luego también tenemos que tener en cuenta que esta práctica, la venta directa, la venta de corto circuito, de circuito corto, economiza nuestra economía, flexibiliza también las medidas de impacto medioambiental y luego también disminuye los costes energéticos, se eliminan trabas administrativas, burocráticas... Queda pendiente, señor consejero, que, después de esta ley, el Gobierno tiene que aprobar un decreto para flexibilizar las medidas higiénicas y otras cuestiones relacionadas con la salud; también en todos los ámbitos relacionados con lo administrativo y con lo legislativo tiene que hacer mención desde la Administración, desde el Gobierno de Aragón. Pero luego también cumplimos, sacando adelante esta ley, cumplimos con las directivas de la Unión Europea y cumplimos con uno de los pilares básicos de la Política Agraria Común, el segundo pilar, el que hace mención al desarrollo rural. Y, fíjense, nosotros teníamos que adaptarnos no solo a las comunidades autónomas que están cerca de la nuestra, como son Cataluña, Navarra, el País Vasco; también teníamos que ponernos en concordancia con otros países de la Unión Europea, y les pongo algunos ejemplos: en Alemania, por ejemplo, entre el 6 y el 8% de las explotaciones emplea este canal de distribución; en Austria, un tercio de las explotaciones utiliza este canal de distribución, que supone además, en el caso de Austria, el 20% de los ingresos totales, unas cuarenta y seis mil explotaciones; en Francia, cien mil explotaciones hacen uso de este canal de distribución. Y fíjense ustedes qué pensaban hasta hoy muchos de nuestros municipios que están en el norte de Huesca y que están a muy pocos kilómetros de Francia, y que ven como en épocas de especial turismo se ven en desigualdad de oportunidades frente a las regiones del sur de Francia.

O sea, que el Partido Popular, por coherencia, tenía que apoyar una ley de este espíritu. Y lo hemos demostrado no solo con nuestras enmiendas y con las ganas de flexibilizar siempre, no solo en este ámbito —en todos aquellos que hacen referencia a la agricultura y a la agroindustria en nuestra comunidad autónoma—... Todo lo que sea flexibilizar, dar mayor libertad a consumidores y productores... El Partido Popular, como decía mi portavoz, cuando se hace buena política, nos ponemos del lado de la buena política. Lamentablemente, eso no suele ocurrir durante estos últimos años.

Pero les voy a poner más ejemplos de por qué el Partido Popular tiene desde el principio, ha tenido la clara voluntad de apoyar esta ley. Apoyamos a nuestros pueblos. Yo no sé qué cantidad de personas —si son miles, cientos de miles de personas— se van a ver beneficiadas por una medida de estas características, pero sí que sé que son cientos de pueblos los que se van a ver beneficiados por una ley de estas características. Ponía el ejemplo antes con las regiones del sur de Francia, pero es que hay una clara ayuda al mantenimiento del empleo rural, a facilitar el asentamiento poblacional, a mejorar la diversificación de muchas explotaciones rurales que pueden ver una salida para aumentar sus ingresos, dejamos en igualdad de condiciones a muchos de nuestros agricultores o productores, como navarros, catalanes, el País Vasco... Y luego, además, necesitamos dar la sensación —es una cuestión de sensación lo que les voy a decir ahora— y la percepción de cara a nuestros agricultores y productores o pequeños productores de que la Administración está de su parte, que es una herramienta que va a facilitar su trabajo. Esto, que tantas otras veces hemos dicho —por ejemplo, para el Inaga, que sería necesario porque está dificultando muchos proyectos empresariales y particulares—, en este caso va en coherencia con esta flexibilización, que es necesaria por parte de la Administración.

La relación entre consumidores y productores en este caso va a ser directa. Eso va a permitir, además, que los productores puedan tener un condicionamiento mayor sobre el precio de los productos. Es posible incluso que, en muchos casos, el margen de ganancia para ellos sea mayor porque son ellos libremente los que pueden fijar el precio. Y una cosa que solo sabemos los de pueblo, solo lo sabemos los de pueblo —incluso no todos los de pueblo: los de pueblo y que tienen producciones agrícolas, sobre todo en materia, en temas frutales—: en estos casos, el calibre o la apariencia de los frutos no va a tener tanta influencia. ¿Por qué? Fíjense ustedes... Muchos de ustedes no lo reconocerán públicamente, pero me piden melocotones de Calanda. [Risas.] Es así. Cuando yo les traigo melocotones de Calanda, en muchas ocasiones no tienen el aspecto que tienen cuando van a comprar a una gran superficie, pero yo les digo: «Miren, este es el melocotón que prefieren no vender en las grandes distribuidoras porque parece que el aspecto no es como para comprarlo directamente; sin embargo, es el que comemos en casa porque llevan una mancha, y esto ha ayudado a madurar, y es mucho mejor y está más maduro que el que viene...». Pues esto es lo que va a ocurrir con la venta directa. Nosotros ayudamos a esa relación de confianza que hay entre el productor y el consumidor. Ganarán margen de negociación, ganarán libertad para fijar los precios, y, además, ayudaremos a uno de los objetivos prioritarios que tenemos en nuestra comunidad autónoma: asentar población en el territorio y en los municipios. Y, si no se asienta la población, que no sea porque en estas Cortes no ponemos todas las medidas que están en nuestra mano.

Muchas gracias. [Aplausos.]

El señor vicepresidente primero (GARCÍA MADRIGAL): Grupo Parlamentario Podemos. Diputado Escartín.

El señor diputado ESCARTÍN LASIERRA: Buenos días.

A mí me toca también celebrar que hoy vayamos a aprobar esta ley por unanimidad, la ley de venta local de productos agroalimentarios de Aragón. Nos parece que es una buena ley, que dentro del marco competencial comunitario, europeo, podamos regular dentro de las competencias del Gobierno de Aragón un sector tan importante para el mundo rural como es el de la agroganadería y la venta directa en canales cortos de comercialización. Se podía haber hecho una mala ley, pero nosotros, desde Podemos, celebramos que la ley es buena. Es más —aún digo más—: yo creo que es, posiblemente, la mejor ley autonómica de todo el Estado, y, si la sabemos desarrollar bien por los reglamentos, las guías de buenas prácticas de cada sector, puede ser una ley útil que vertebre el territorio y que ayude a fomentar unas economías locales bajas en emisiones de carbono. Y esto es bastante importante en el contexto en el que estamos.

Para que sepamos todos de qué estamos hablando, cuando pasamos la frontera, la muga, con Francia, lo estamos viendo en la carretera, estamos viendo como queseros, apicultores, vendedores de todo tipo de productos lácteos, cárnicos, están vendiendo directamente a pie de finca y directamente al consumidor a precios justos entre el productor y el consumidor. Eso es exactamente lo que vamos a regular en Aragón, y a partir de esta ley va a ser perfectamente legal. Esto va a generar seguridad legal a quienes ya lo estaban haciendo de forma legal —o ilegal en algunos casos—, y también al consumidor le va a dar seguridad alimentaria, porque dentro de la ley están puestos los requisitos y las normativas concretas y estarán definidos en las guías de buenas prácticas para que cada productor sepa cómo tiene que vender y cada consumidor tenga la tranquilidad que detrás de la marca de venta local de producto de Aragón o como finalmente se llame hay un producto de extraordinaria calidad y con la seguridad alimentaria. Esto pone en valor y da valor añadido a los excelentes productos agroalimentarios que tenemos en Aragón.

Dicho esto, esta ley es buena fundamentalmente porque ha contado con amplia participación, tanto de la sociedad civil en el periodo de exposición pública, en forma de alegaciones al primer borrador, como después de los grupos parlamentarios a través de enmiendas y a través de la ponencia, de la negociación que hemos tenido durante apenas dos sesiones, en la cual hemos demostrado que, si queremos trabajar por lo común y queremos ponernos de acuerdo, todos los grupos, independientemente de la ideología, podemos hacerlo.

El 29 de marzo del 2016 se presentó un primer borrador del anteproyecto de esta ley en Huesca, en una jornada sobre venta de proximidad, a la cual tuvimos el gusto de acudir personalmente. Y allí vimos que el borrador que presentaba el Gobierno de Aragón no gustaba. No gustaba, ¿por qué? Por varios aspectos. En primer lugar, dejaba abierta la vía a que las grandes distribuidoras, los grandes centros comerciales se pudieran aprovechar de esta iniciativa, que, lógicamente, quiere beneficiar a los productores. Y esto era un problema bastante importante. Otro problema que tenía era que denominaba la venta directa o en circuito corto a la que se hace en una distancia menor de ochenta kilómetros, y esto en Aragón, lógicamente, es un problema, porque cualquier productor de azafrán, por decirlo, de Teruel o de carne del Pirineo está a más de ochenta kilómetros de la principal plaza aragonesa, como es el mercado de Zaragoza. Eso se ha podido corregir también. También ese borrador que presentaba el Gobierno daba mucha burocracia, mucho papeleo, que eso es algo que desde los pueblos, desde el mundo rural se critica habitualmente. Y, por último, dejaba fuera del rango de la ley una serie de venta directa de lácteos, de brotes de productos silvestres, de productos forestales que finalmente ha entrado. ¿Qué criticamos en esa primera presentación? Pues que no se había contado con el sector primario. Entonces, ¿qué pasó? Que, cuando se abrió a la participación en el período de exposición pública, efectivamente, han participado muchísimas organizaciones de productores, organizaciones agrarias, y esto se ha concretado en que ha mejorado muchísimo el proyecto de ley que ha entrado en estas Cortes de Aragón.

Cuando finalmente hemos tenido un proyecto de ley formal en el Parlamento aragonés, hemos visto que era bien distinto de aquel borrador. Y los grupos parlamentarios hemos tenido bastante fácil acabar de perfilarlo, acabar de detallarlo para que, efectivamente, sea una buena ley.

Nosotros, en concreto, hemos presentado, como Grupo Parlamentario de Podemos Aragón, treinta y tres enmiendas, muchas de las cuales han sido incluidas dentro de la ley que hoy vamos a votar, lo cual hace, como decía, que posiblemente sea una ley autonómica de las mejores que hay ahora mismo en el Estado. Sí que es verdad que ha habido otros grupos que han presentado —estoy recordando a Izquierda Unida— enmiendas que hemos sabido complementar muy bien; el Partido Aragonés; en menor medida, Ciudadanos o el PP. Y, en definitiva, el texto es un texto de todos, porque hemos intentado incluir, transaccionar todo tipo de inquietudes para que reúna el sentir mayoritario de esta Cámara, y esto es algo importante, que, además, lo hemos conseguido gracias, como siempre, a los servicios jurídicos, y en concreto a la letrada Olga Herráiz, que en un tiempo récord ha sabido amoldarse un poco a la voluntad que teníamos todos los grupos parlamentarios de sacar aprobada esta ley antes de que llegáramos al verano en este último Pleno ordinario del 28 de junio del 2017.

¿Qué hemos conseguido meter —y quiero poner en valor— desde Podemos? Lo más importante: que las guías de buenas prácticas que van a regular cada sector tengan necesariamente que ser presentadas por parte del Gobierno de Aragón en este año, en este año 2017. Hemos marcado un plazo de no más de seis meses. Y esto es importante, porque, al final, lo que queremos es que haya guías de buenas prácticas que regulen la venta directa de hortalizas y verduras frescas, de productos lácteos, de quesos, de conservas, de mermeladas, de productos silvestres, de productos forestales; que esto es, al final, lo que va a regular los requisitos que tendrá que cumplir cada uno de los productores aragoneses para practicar la venta directa; esto es, al final, lo que va a ser el reglamento de la ley, que digamos que es la chicha de la norma que aprobamos. También hemos conseguido que se ponga coto al posible aprovechamiento de las grandes superficies, de los grandes centros comerciales, que podrían ver aquí una oportunidad para poner sus estanterías en los supermercados y decir: «Venta local». Esto no es lo que queríamos. Queríamos beneficiar directamente al productor aragonés, al productor agroganadero aragonés. Y esto lo hemos conseguido fijando bien claro que solamente aceptamos que haya un único intermediario, en todo caso, que sea una empresa de mensajería, porque ya sabemos que, en los últimos tiempos, quienes practicamos venta directa —y yo lo sé muy bien— lo hacemos a través de la venta a domicilio y a través de mensajería y de distribución directa, sin intermediarios de por medio. Hemos conseguido reducir la burocracia, hemos conseguido ampliar el número de sectores que van a ser beneficiados con esta normativa; no solamente lo que son productos frescos (de hortaliza, de verdura; también de quesos, de miel, como ya estaba contemplado), sino también productos del bosque, productos forestales, recolecciones silvestres o productos cárnicos que, dentro de la normativa específica de cada producto, puedan ser vendidos como venta directa en canales cortos de comercialización.

En definitiva, entre todos hemos conseguido que sea una buena ley. Nosotros la celebramos y no tenemos ningún problema desde Podemos, venga de donde venga, en reconocer que esta ley va a ser buena para el sector primario aragonés, que va a permitir generar economías locales y vertebrar el territorio, que va a ser una ley que beneficia al territorio y fomenta economías locales bajas en huellas de carbono, y, en definitiva, demuestra que este Parlamento aragonés, cuando quiere, se pone las pilas y trabaja para el común. Así que un aplauso para todos.

Muchas gracias. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Escartín.

A continuación tiene la palabra el Grupo Parlamentario Mixto-Izquierda Unida.

La señora diputada LUQUIN CABELLO: Gracias, presidenta.

En primer lugar, yo voy a empezar también por los agradecimientos, porque antes se me han olvidado, y, por lo tanto, creo que es fundamental, porque que seamos capaces de haber traído en este último Pleno esta ley de venta local de productos agroalimentarios en Aragón, que la conocemos más como venta directa en Aragón, tiene mucho que ver con la disposición, la disponibilidad y la predisposición de todas las personas que hemos configurado esta ponencia para garantizar que en una ponencia y media fuéramos capaces, desde luego, de poder traer la ley hoy aquí. Por lo tanto, quiero agradecer de forma muy muy sincera el trabajo del señor Domínguez, del señor Celma, del señor Escartín y de la señora Guillén, y, de forma especial, al señor Pueyo como coordinador de la misma, y de forma muy muy expresa a la letrada, que ha tenido que hacer, efectivamente, en tiempo récord todas las correcciones técnicas y todo que no fuéramos capaces, porque es una ley muy consensuada, de interpretar, y, por lo tanto, aquellos debates que teníamos en la ponencia se pudieran plasmar. Y, por lo tanto, yo creo que hoy es posible traer esta ley porque hay un compromiso político de todas las fuerzas políticas y ha habido un compromiso también jurídico y técnico para que esto hoy sea posible.

Y yo creo que eso es importante porque creo que al final es una ley que era una ley absolutamente demandada, una ley reivindicada, una ley que se necesitaba y que no hemos sido capaces de traer hasta el año 2017, porque, en otras legislaturas, cuando se ha puesto encima de la mesa la posibilidad de traer estas leyes, por unas cuestiones o por otras no hemos sido capaces de poder avanzar. Y muchas veces porque tenía sobre todo... Incluso el lugar de ubicación de donde teníamos que desarrollar esta ley: si era una ley que había que tratarla en la propia Comisión de Desarrollo Rural y Sostenibilidad —en otras épocas, la de Agricultura, Ganadería y Medio Ambiente— o teníamos que desarrollarla en Sanidad. Y saben de lo que estamos hablando porque ha sido uno de los grandes hándicaps y uno de los grandes problemas que teníamos a la hora de poder traer esta ley, que, afortunadamente, ese obstáculo se ha saltado. Y en estos momentos estamos haciendo algo que hace años se estaba haciendo en los países vecinos y que desde hace un tiempo están haciendo otras comunidades autónomas. Por lo tanto, podríamos decir que es una cuestión de justicia social con los propios productores aragoneses, que, desde luego, necesitaban tener ese marco jurídico que les pudiera dar esa seguridad jurídica a la hora de poder vender en esta venta directa de explotaciones, de productos elaborados de forma artesana por los propios agricultores y por los propios ganaderos.

Creo que, además, son tres las cuestiones o tres los hitos, porque es fundamental que esta ley esté aprobada hoy. Primero, porque recoge algo que es un enorme arraigo y tradición en esta comunidad autónoma y que veíamos como en otras comunidades autónomas sí se podía elaborar y, por lo tanto, se podía vender, y en otros países, como en el caso francés, que se ha puesto encima de la mesa, era cruzar la frontera, cruzar la muga, y no entender por qué allí sí que podíamos comprar los quesos y cuando pasabas la frontera en el Pirineo resultaba que no podía ser posible; sobre todo porque fomenta —y creemos que es fundamental— el ciclo corto y, por lo tanto, la venta directa y comercialización. Creemos que es importante que no haya esa interlocución o esa intervención más que solo en el caso de las mensajerías, y sacamos fuera a esas grandes cadenas que pudieran, lógicamente, haber visto un vericueto en la ley, que no va a ser el caso. Y, por lo tanto, se está fomentando ese ciclo corto y de venta directa, de comercialización. Y también porque hay una relación directa entre lo que es el propio productor y el propio comprador, el propio consumidor. Por lo tanto, garantiza dos cosas: la calidad y, sobre todo, que es fácil seguir también la trazabilidad del producto. Y yo creo que eso es un elemento fundamental e importante para ponerlo en valor a la hora de la aprobación de esta ley.

Izquierda Unida habíamos presentado doce enmiendas. Una la hemos retirado, y luego se nos han aprobado casi siete, y otras cuatro que las hemos puesto encima de la mesa... Señor Pueyo, le tengo que decir que las voy a mantener, pero, evidentemente, el que no se aprueben esas enmiendas no va a significar que el Grupo Mixto (en este caso, Chunta Aragonesista e Izquierda Unida) no vayamos a apoyar la ley. Porque también creemos que es una buena ley, sobre todo porque es una ley absolutamente demandada y una ley absolutamente necesaria. Por lo tanto, hemos tenido algunos debates; no muchos, pero es verdad que teníamos esa disparidad de criterios a la hora de incorporar todo lo que hacía referencia a los productos silvestres, a los brotes, a las semillas o el producto forestal. Y no lo hacíamos por el mero hecho de que se pudiera recoger o no, sino porque entendíamos nosotros que estaban ya, tenían una reglamentación específica, y, por lo tanto, no hacía falta que se incorporaran a esta ley. Nos hemos quedado solos; por lo tanto, es probable que no tengamos razón Izquierda Unida y que tenga razón el resto de los grupos. La vamos a seguir manteniendo no porque no se tuvieran en cuenta las mismas, sino porque, como digo, entendíamos que tenían reglamentos específicos, y no hacía falta que se incorporaran a la ley. Y, en el caso de lo que hace referencia a productos forestales, como hablamos siempre de producción, entendíamos que el recoger cualquier tipo de producto (una seta, etcétera), salvo que se transformase, tampoco tenía cabida. Como digo: como nos hemos quedado solos, es probable que no tengamos razón, y, por lo tanto, asumiremos gustosamente lo que haya decidido la mayoría a la hora de la incorporación.

Creo que es importante porque ha habido dos incorporaciones por parte de Izquierda Unida (definir lo que era el mercado territorial y lo que hacía referencia a las agrupaciones de consumidores) que creo que también es importante que se hayan incorporado porque dejan mejor limitado también de lo que estamos hablando. Hablamos de mercado territorial y la necesidad de esa agrupación de consumidores porque, trabajando en el día a día y viendo la realidad de muchas personas que están dedicándose a la venta directa o muchos consumidores, en este caso, esa agrupación de consumidores era importante que se pudiera recoger. Y también porque hubo un momento de despiste en el que casi, si no estamos un poco rápidos, hubiera sido imposible que la venta fuera de producción aquí en Aragón..., el domicilio, si no estaba en Aragón, no poderlo vender. Y menos mal que rectificamos a tiempo, porque hubiera sido absolutamente contradictorio: primero, porque por Internet se puede hacer, pero, sobre todo, lo que estamos fomentando y garantizando es el origen del producto; pero que no pudiéramos porque no íbamos a preguntarle al señor dónde vivía, y, si resultaba que vivía en Sagunto, como se marchaba a Sagunto, no pudiera comprarse el queso que había vendido en Mosqueruela. Por lo tanto, yo creo que es importante esa incorporación y esa eliminación, porque creo que al final no era el espíritu en absoluto de la propia ley, sino que, además, en este caso creemos que es fundamental garantizar que el producto, el origen es Aragón, pero, ¡hombre!, el domicilio sería complicado, como digo, el poderlo hacer, porque, de hecho, cuando pasamos a Francia, podemos hacerlo para nuestros propios municipios comprando el queso francés o la leche francesa. Y, por lo tanto, yo creo que ese elemento es importante.

Habíamos ido un poquito más allá en esa apuesta clara cuando hablábamos de la venta social, porque también defendemos que, efectivamente, sirve para dos cuestiones: para vertebrar territorio y para asentar población, y eso es fundamental. Y sí que hablábamos de esa apuesta por el modelo social y sostenible de agricultura libre de transgénicos —en este caso solo nos quedamos Podemos e Izquierda Unida—. Es un debate mucho más profundo, pero es verdad que en este caso sí que nos quedamos solos en esa defensa por el modelo social y sostenible en el que Aragón pudiera ser libre de transgénicos, y que, por lo tanto, también hubiera quedado reflejado en la ley, como digo, y no va a ser así.

Y, luego, una parte que ha sido más conflictiva, que la vamos a mantener, aunque ya sabemos que va a haber un cambio de posición, en lo que hacía referencia al poder vender alguna serie de productos de matacía en algunas casas, en las propias casas. Lo hacemos desde una defensa, desde el arraigo de la tradición, desde la explotación, pero entendemos también que en este caso también nos estamos quedando prácticamente solos, porque posiblemente no tengamos razón. Y como generalmente no sé si tenemos razón o no tenemos razón... Pero, cuando las mayorías deciden que es mejor que se vaya a mantener, Izquierda Unida lo va, desde luego, a respetar absolutamente. Lo hacíamos en consideración diferente a la que estaban defendiendo otro tipo de grupos parlamentarios y lo hacíamos defendiendo, en este caso, efectivamente, que lo que existe ya se pudiera estar... Por lo tanto, he seguido defendiendo esa tradición aragonesa y ese arraigo. Entiendo que, como digo, nos hemos quedado solos en algunas de las iniciativas y es posible que... En estas cosas, Izquierda Unida hacemos curas de humildad, y, cuando nos quedamos solos, entendemos que la mayoría, por lo menos... No solo porque son más, sino porque posiblemente no hemos sido capaces de trasladar y de transmitir la importancia de algunas de las cuestiones o porque, simplemente, no teníamos razón.

Como digo, mantenemos las enmiendas y los votos particulares, pero seguiremos defendiendo esta ley porque creemos que es un paso importante y es una buena ley para Aragón, sobre todo para los agricultores y los ganaderos, que van a tener ya un marco jurídico, legal, y una... [Corte automático de sonido.] ... a su venta directa.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Luquin.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Aragonés.

La señora diputada GUILLÉN CAMPO: Gracias, presidenta.

Buenos días, señorías.

Voy a empezar por donde han comenzado todos mis predecesores en el uso de la palabra, y es agradeciendo la labor de la letrada, la señora Herráiz, que ha hecho todo lo que estaba en su mano, en primer lugar, para facilitarnos las cosas y, en segundo lugar, para tramitar esta ley en el menor plazo de tiempo posible, que era el objetivo que teníamos todos los grupos. En segundo lugar, también quiero agradecer el buen talante tanto del coordinador de la ponencia como de todos los representantes parlamentarios que en ella hemos participado. También, el buen ambiente que ha reinado en las pocas reuniones que hemos tenido y la buena voluntad de todos para lograr un texto consensuado y con el mayor, con el máximo consenso posible.

Desde el Partido Aragonés, al igual que ha pasado con otros grupos parlamentarios, hemos visto necesario tramitar esta ley en el menor tiempo posible porque el sector agropecuario la estaba demandando desde hace mucho tiempo. La realidad que veíamos todos —ya la han explicado algunos compañeros— es que en otros países europeos se ha dado siempre una facilidad a esa venta directa de productos derivados de las explotaciones agrícolas y ganaderas que ha permitido mejorar las rentas del sector y también permitir esos ingresos complementarios a los de la actividad principal de los agricultores y ganaderos. Yo, como ejemplo, les puedo contar que vivo a diez kilómetros de Francia —ya lo ha comentado algún compañero—, y es bastante habitual pasar la frontera y encontrarte al pastor que está vendiendo los quesos que ha hecho él en la misma carretera, quesos que ha producido en una cabaña de pastores y que han producido ellos mismos. Y, como dato importante, también quiero contar que un pastor con unas ochenta ovejas, en solo el periodo de verano, puede producir ochenta quesos, un queso por oveja en unos dos meses de verano, que es lo que están produciendo al otro lado de la frontera; quesos de cinco kilos que se están vendiendo a unos diecisiete euros. Hace falta —yo creo— sacar pocas cuentas para ver que de verdad puede ser esto un revulsivo importante a determinadas actividades económicas que hasta día de hoy dan para lo que dan. Entonces, yo creo que es muy importante aprobar esta ley hoy aquí. Esto mismo ha sido impensable por desgracia hasta ahora en Aragón por la legislación existente, pero, con la aprobación de esta ley, va a ser más fácil realizar este tipo de actividades que comentamos.

Quiero decir, además, aquí hoy, tal y como muchos ya saben, que desde el Partido Aragonés ya llevábamos un tiempo trabajando en un texto similar, en una proposición similar, con un grupo de expertos para traer aquí una propuesta; lo que pasa es que, cuando el presidente del Gobierno de Aragón anunció que el propio Gobierno estaba trabajando en este sentido, preferimos esperarnos, ver lo que traía el Gobierno y enmendar en el sentido de mejorar la propuesta en todo aquello que pudiéramos. Sinceramente, la única pega que podemos sacar a este texto o el único reproche que podemos hacerle es que desde que hizo el anuncio el presidente, a final de 2015, hasta hoy ha pasado un año y medio largo, y nos hubiera gustado, la verdad, que hubiera estado antes. Pero, como digo, los parlamentarios y miembros de la ponencia aquí hemos hecho nuestro trabajo, lo hemos tramitado a la mayor brevedad posible y con el mayor consenso posible, y yo creo que ha sido al final muy positivo.

A partir de ahora voy a tratar de destacar lo que desde el Partido Aragonés nos parece importante del texto que se ha aprobado y aquellas otras cosas que nosotros hubiéramos incluido de otra manera.

Quiero destacar que desde el Partido Aragonés presentamos diecisiete enmiendas, de las cuales se han aprobado o transaccionado alrededor del 60%. Las enmiendas que hemos presentado van en diferentes aspectos. Son enmiendas de enjundia; no son enmiendas de carácter formal, sino enmiendas de enjundia que buscaban incorporar ciertas cosas que finalmente en la ley no hemos podido incorporar.

Hablo de otras que sí que se han incluido. Voy a hablar primero de las que sí que se han incluido, como son los productores forestales, los productores forestales como titulares de una explotación forestal o explotadores autorizados de productos silvestres que obtengan productos primarios o elaborados para utilizarlos con destino a la alimentación humana. Una enmienda que apoyaron todos los grupos con la única excepción del Grupo Mixto y que es una figura diferente a otra que se ha incluido también finalmente en la ley, que propuso el Grupo de Podemos, como es la de recolectores. Son dos figuras diferentes, pero que pueden ser complementarias.

También solicitamos que se pudiera realizar la venta a través de Internet, algo que no fue reconocido tal cual o que no ha sido reconocido tal cual en la ley, pero que sí luego la propia ley va a contemplar esta venta a través de Internet, puesto que se considera como venta directa al no tener intermediarios, sino simplemente una red de mensajería.

Otro de los temas discutidos y en el que el Partido Aragonés también enmendó fue la restricción de los productos, de la venta de esos productos dentro de nuestra comunidad autónoma. En este sentido solicitamos que el lugar de entrega de los productos vendidos... —nosotros lo solicitábamos de aquellos que se vendieran a través de Internet—, que pudiera realizarse fuera de la comunidad autónoma. Esto finalmente quedó de tal manera por la cual la venta se puede realizar..., o sea, se debe realizar en Aragón, pero la entrega puede realizarse fuera, con lo cual se puede llegar mucho más allá. Esto facilita también la salida, la venta y la compra de productos aragoneses que se acojan a esta ley, y amplía también el radio de acción de los productores, mejorando también sus perspectivas de venta.

Otra de las enmiendas importantes que presentamos desde el PAR en el ámbito del objetivo de aplicación de la ley fue el incluir los frutos silvestres, las setas y los hongos, y los productos transformados y elaborados, de elaboración propia, que de ellos se obtuvieran.

También solicitamos que se incluyeran pequeñas cantidades de carne de caza silvestre, siempre que cumplieran la normativa sanitaria correspondiente. Y también los brotes y las semillas de variedades autóctonas aragonesas destinadas a la producción de brotes. Los productos silvestres y los brotes y semillas fueron incorporados a la ley, pero se quedaron fuera los productos de caza. Esto lamentamos que se haya quedado fuera al final, porque es una venta que se realiza de manera habitual, y esto podría haber sido una forma de regular un poco y de controlar esa actividad, que sabemos que se está produciendo.

Otra de las medidas que propusimos desde el Partido Aragonés es que el distintivo que se utilice pueda ser complementario a otros que se utilizan a la vez.

Y, por último, otra de las medidas que impulsamos fue el establecer la regulación, que esa regulación en materia de higiene también se desarrollara en los seis meses siguientes a la aprobación de la ley.

Esas son las peticiones que hemos hecho a la ley. Algunas, como he dicho, van a ser incorporadas; otras no. Pero creemos que con las aportaciones que hemos realizado desde este grupo podemos completar y complementar la ley, y que servirán para que esta ley, al final, cumpla esa función que nosotros queremos.

Todos los portavoces —y yo creo que también los medios de comunicación— coincidimos en destacar la relevancia de esta ley, de esta norma, que permite lo que se hacía en otros lugares y aquí estaba prohibido. Y permitan que por mi parte incida en la relevancia de un cambio legal que puede generar muchas consecuencias positivas en el medio rural aragonés —o, por lo menos, esa es la esperanza que tenemos nosotros.

Naturalmente, esto también podría convertirse en el cuento de la lechera si no perseveramos desde aquí, desde estas Cortes, y desde el Gobierno de Aragón en el apoyo a esos productores, al medio rural, en facilitar el despliegue de esta norma, que es muy importante, en respaldar las acciones que a buen seguro se llevarán a cabo tanto desde ayuntamientos como desde comarcas, ADS, asociaciones y otras entidades. Y a ello les emplazo a todos ustedes para que, así, esta ley cumpla la función para la que va a ser creada hoy.

Vuelvo a reiterar la enhorabuena a todos los grupos parlamentarios por haber conseguido este consenso en una ley que, sin duda, va a ser muy beneficiosa para el medio rural aragonés.

Nada más, y muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora Guillén.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Ciudadanos.

El señor diputado DOMÍNGUEZ BUJEDA: Gracias, señora presidenta.

Pues yo no voy a ser menos que los demás. Ya cuando llegó a nuestro poder este proyecto de ley, nos pareció un buen proyecto de ley, un buen proyecto de ley para comenzar a trabajar y de inicio. Como le comenté a Enrique, nos parecía ya de entrada muy bueno. Eso sí, siempre podíamos aportar el resto de los grupos con las enmiendas, y es lo que se ha hecho. Todos los grupos hemos aportado un poquito cada uno, desde luego, y al final ha quedado una buena ley. Era buena; ha quedado excepcional, desde luego. Y era una ley que era realmente necesaria. Y, sobre todo, se puede demostrar por la rapidez que ha llevado, porque en dos sesiones nos hemos puesto de acuerdo. Quiero agradecer a todos los miembros de la ponencia el buen clima, el buen ambiente que ha habido entre nosotros. Y, por supuesto, quiero agradecerle a la señora Olga Herráiz; la verdad que ha tenido que ir a toda velocidad, y, la verdad, lo ha hecho todo de maravilla para que hoy esta ley tan deseada, sobre todo..., por todo Aragón, pero fundamentalmente por el mundo rural, tan deseada y que realmente da una seguridad jurídica a algo que, como decía el señor Escartín, se estaba haciendo, pero realmente quedaba allí en un limbo... Y con esto, desde luego, conseguimos dar esa seguridad.

A nadie se le escapa que existe un desequilibrio en la actual cadena agroalimentaria y que el valor económico no se distribuye de forma homogénea entre todos los integrantes. Y para solventarlo había que fomentar estas fórmulas para mejorar la situación de los productores y los consumidores. Como todos han dicho ya... Al tocarme el último, desde luego, me tengo que repetir en alguna cosa, pero la verdad es que estos desequilibrios estaban existiendo, y el mundo rural realmente demandaba esta seguridad en esta ley de venta local, que era fundamental para poder extraer, para poder vender estos productos y que realmente se puedan comercializar.

Contemplar la venta directa y la venta de cadena corta de distribución para que, o bien se puedan comercializar productos producción propia, o elaboración propia para el consumidor final: ese es el fin. Y tenemos que llegar a eso, esa cadena, que podemos llegar, entre el agricultor, ese productor, ese ganadero, y esa venta que realmente va a dejar un valor añadido y realmente esos municipios se van a poder quedar. Parece una tontería, pero no lo es, porque, un poquito de aquí, un poquito de aquí y otro poquito de aquí, puedes llegar a tener un sueldo en el mundo rural, que es donde más nos estamos centrando, y, desde luego, nosotros hemos intentado hacerlo lo mejor posible.

Desde luego, el ponente del Partido Socialista, el señor Pueyo, ha sido una persona que ha intentado integrar, desde luego. Venía una ley ya muy buena y muy cerrada, y ha intentado abrir, desde luego. Nosotros hemos presentado cinco enmiendas. Tres han sido transaccionadas, y estamos muy contentos de esa transacción porque ha sido para bien, y ha habido dos enmiendas que realmente no se han tenido en cuenta, y la verdad es que iban encaminadas a mejorar un poco más la confianza del consumidor. No dudamos de que esta ley garantice adecuadamente —para nada, no lo dudamos para nada— la seguridad de los productos, pero queríamos ir un poquito más allá. Nuestras enmiendas tenían como objetivo superar aún más, si cabe, las posibles reticencias de algunas personas a las adquisiciones de productos de forma directa al consumidor sin que intervengan intermediarios y sin la seguridad inconsciente que supone adquirirlos en un establecimiento con unas estrictas medidas sanitarias. Este hábito de comprar directamente al consumidor creemos —y esperamos— que se ha fomentado con la aprobación de esta ley, y, por tanto, posteriormente debemos fomentar esa confianza del consumidor, que desde luego que ya la tenemos, pero la tenemos que fomentar. Tenemos los mejores productos, y eso es lo que tenemos que llegar a conseguir: que esos productos, aparte de que se pueda hacer en esta ley de venta directa, puedan llegar a todos los sitios de España, desde luego; vendidos desde Aragón, pero a todos los sitios, desde luego. Lamentamos que no hayamos sido capaces de explicar nuestra intención, que nunca ha sido desvirtuar ni poner en duda la seguridad que dota esta ley. En cuanto a esta seguridad, desde luego, es garantista a más no poder. No entraron los productos de caza —es algo que se debatió—. Desde luego, sí que entraron los productos silvestres, los productos forestales... Desde luego, ha ido para bien, y, desde luego, con el tema de la seguridad alimentaria, desde luego, los productos de caza nos podían dejar un poquito más de dudas.

Con respecto a las otras tres enmiendas que nosotros presentamos, para nosotros se encuentra también entre los objetivos el beneficiar los circuitos cortos, el aprovechamiento directo al productor y al comprador, y la reducción de los gastos al proceso de traslado. Así, también, asegurar la continuidad de las explotaciones en el sector primario y en el medio rural. Nosotros, fundamentalmente, para luchar contra el grave problema que tenemos en Aragón, que es el más grave de todos, que es el problema de la despoblación, y favorecer así la vertebración del territorio —iba a decir el asentamiento en nuestro territorio—. Y, por eso, esta enmienda al final pudo ser transaccionada con la de Podemos, y, desde luego, nos gustó y nos encantó que esta enmienda fuera adelante porque venía muy bien.

También tuvimos una enmienda que, realmente, yo puse el ejemplo de la comunidad autónoma, que podría ser para otras comunidades autónomas. Desde luego, entendemos que es la legislación de la Comunidad Autónoma de Aragón y no nos podíamos ir a otra comunidad autónoma, pero sí, en el tema de ferias y mercados, que realmente sí se pudiera ir allí.

Y, luego, en zonas limítrofes nos generaba la duda de que, realmente, esta venta directa... Yo, por ejemplo, soy de zona limítrofe. Pues, claro, tú tienes como una especie de terreno que tú te mueves. Y, por ejemplo, las zonas limítrofes se van a ver mucho más perjudicadas en ese aspecto. Pero, debido a que podemos hacer la venta en Aragón y poderla llevar a otros municipios, aunque no sean de la comunidad autónoma, la verdad es que quedaba totalmente garantizado.

Tengo que agradecer a todo el mundo... El señor Olona ha traído aquí una buena ley, hay que reconocérselo —no me duelen prendas en decírselo—. Y, con lo que se ha enmendado, todavía ha sido mejor. Desde luego, para el mundo rural es importantísimo. Y, desde luego, que haya llegado en el 2017... ¿Que podía haber venido antes? Sí. También podía haber venido más tarde.

Así que desde Ciudadanos estamos, desde luego, agradecidos a todos los ponentes y al Gobierno de Aragón en este aspecto de que se haya creado entre todos una ley que va a beneficiar, sobre todo, al mundo rural, que para nosotros es fundamental, ya que Aragón todos sabemos cuál es uno de los mayores problemas.

Muchas gracias a todos.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Domínguez.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Socialista. Señor Pueyo, cuando quiera.

El señor diputado PUEYO GARCÍA: Gracias, presidenta.

El Partido Socialista hace tiempo que estaba inmerso en el estudio de una ley que acogiera las demandas de los pequeños productores. Ya en 2014 se trajo a esta Cámara un borrador, donde se tomó en consideración el mismo, pero ahí se quedó, olvidado. Por supuesto, en nuestro programa electoral ya llevábamos para este ejercicio, para este nuevo período, la ley que estamos hoy tramitando.

Queremos agradecer al consejero y a la consejería de Desarrollo Rural la redacción de esta ley, con las aportaciones de la Fundación para la Conservación del Quebrantahuesos, del propio Ayuntamiento de Aínsa-Sobrarbe y de tantos entes y colectivos y personas que han colaborado en el proceso de participación, un proceso que yo creo que ha sido digno de mención por la participación tan alta de personas que han querido participar en las diferentes sesiones.

Esta ley nos va a equiparar a Francia, donde puedes encontrar, como ya se ha dicho, en la misma instalación donde los animales están la venta de productos que produce el productor en ese mismo lugar, sin necesidad de tener un espacio con una serie de excesivos requisitos para producir estos productos. O a otras comunidades autónomas, como puedan ser Cataluña o Navarra, que ya crearon su propia ley para favorecer a pequeños productores agrícolas o ganaderos que producen en su propia explotación, ya sea por producción directa, o a través de realizar algún tipo de trasformación.

Esta ley está pensada para que puedan tener una mejora económica y social los ganaderos y agricultores que producen productos que pueden vender en su propia explotación, en un establecimiento local o en un mercado en el propio municipio; que se pueda elevar la renta de esas familias mediante el aumento del valor añadido que genera este tipo de venta, sin necesidad de realizar grandes inversiones, como hacen empresas que se dedican a la producción de productos agroalimentarios, sobre todo guardando la esencia de la elaboración casera y de recetas ancestrales que se ponen a disposición de personas que puedan buscar un producto de cercanía, conocer cómo se elabora ese producto, quién lo elabora. Una creciente demanda social de productos locales, como ya se ha dicho, con una menor huella ecológica y, sobre todo, con un precio más justo.

Una ley que, además, busca el asentamiento de población, el impulso a los productores, el amparo bajo la legislación de una práctica habitual y un revulsivo para que existan más oportunidades de crear empleo en el mundo rural. Muy demandada por los habitantes de los pueblos, que veían como la reglamentación los apartaba del camino y les dificultaba el desarrollo de una forma de vivir, una forma que ya realizaban sus antepasados y que ellos tenían cada día más difícil. Porque ahora, que se habla tanto de despoblación, medidas como esta ayudan a que las personas puedan tener un futuro en el medio rural, y creo que cuesta muy poco dinero.

Centrándonos en la ley, queríamos en primer lugar proponer una enmienda in voce para que en toda la ley se sustituya donde dice «empresa de distribución» por «empresa de mensajería», sobre todo para que no se confunda este tipo de empresas con los lineales de las grandes superficies.

Con respecto a los artículos que el Partido Socialista ha emitido un voto particular, queremos explicar que, si retiramos del artículo 5 el punto 2.e), se podrían sacrificar animales en establecimientos no autorizados, lo que podría implicar que se paralice el desarrollo de la propia ley por el Departamento de Sanidad. También nos parece que introducir la disposición adicional primera bis, que explica un sistema de señalización visible en las carreteras y localidades de nuestra comunidad autónoma, solo beneficiará a aquellas explotaciones que estén en esas vías de comunicación. Si hubiera una explotación en una carretera nacional, como no hay normativa específica, esa instalación se quedaría fuera y no podría anunciar, y, por consecuencia, estaría en desventaja con otras instalaciones. Tampoco vemos que haya que realizar un estudio riguroso con la participación de organizaciones para facilitar la adaptación a la normativa en materia higiénico-sanitaria. En otros lugares ya la han llevado a cabo y la ley funciona perfectamente. Lo que hay que hacer es crearlas y ponerlas en funcionamiento lo antes posible, ver cómo funcionan por si hay que modificar alguna cuestión, teniendo en cuenta sobre todo la opinión de los productores que hayan comenzado a trabajar al amparo de esta normativa.

Esta ley va destinada a esas personas que han querido mantener una forma de producir en una época que parecía que todo llevaba al consumismo a gran escala sin tener en cuenta ni la calidad ni los productos de cercanía. Cuántas veces, hablando con ganaderos y agricultores, ha salido este tema a la palestra, esta necesidad, escuchando sus explicaciones, viendo cómo producen, probando esos alimentos, que tienen un sabor especial y que tanto aprecian las personas que tienen la suerte de poder llegar a consumirlos. Creo que, hoy, esas personas van a estar muy agradecidas, ya que, por fin, esta ley se va a aprobar en estas Cortes. Supongo que todos estarán muy contentos. Y entre ellos estarán mis padres, productores de alimentos con sus propias manos, que nos han inculcado lo bueno de consumir productos caseros. Y creo que hoy se van a sentir muy orgullosos de que, por fin, lo que tanto se comentaba en casa y lo que nunca se llegaba a comprender, su hijo lo esté defendiendo en esta tribuna. Y se lo quiero dedicar a ellos. [Aplausos.] La vida te da oportunidad de devolver a aquellas personas que amas todo lo bueno que ellos te han enseñado. Por eso, para mí es un momento muy especial, y quiero dar las gracias al Partido Socialista por haber conseguido que cumpla uno de mis sueños como político. [Aplausos.]

Esto es una muestra de la lucha por el medio rural y por la gente que allí vive, y eso el Partido Socialista lo lleva en su ADN.

Muchas gracias. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor Pueyo.

Pues procedemos a iniciar la votación.

En primer lugar, votación conjunta de los artículos, disposiciones y títulos del proyecto de ley a los que no se mantienen votos particulares ni enmiendas y que han sido aprobados en la comisión por unanimidad. Se inicia votación. Finalizada la votación, sesenta y dos votos emitidos, sesenta y dos síes. Quedan aprobados por unanimidad.

Desde la aprobación del dictamen de la comisión, han sido retiradas las siguientes enmiendas, lo que comunico para general conocimiento: las enmiendas 2, 3, 11 y 15, del Grupo Parlamentario Podemos Aragón, y las enmiendas 1, 9, 12, 16, 33 y 51, del Grupo Parlamentario Popular.

Una vez anunciado esto, procedemos a la votación de los votos particulares.

En primer lugar, votación conjunta de los votos particulares del Grupo Parlamentario Mixto frente a las enmiendas y textos transaccionales que tienen ustedes referenciados. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, diez síes, cincuenta y tres noes. Decaerían los votos particulares.

Votación conjunta de los votos particulares del Grupo Parlamentario Popular y Mixto frente a la enmienda 36, del Grupo Parlamentario Podemos Aragón. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y dos votos emitidos, treinta síes, treinta y dos noes. Decaerían los votos particulares.

Y votación conjunta de los votos particulares del Grupo Parlamentario Socialista frente a las enmiendas 40 y 41. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y dos votos emitidos, veintisiete síes, veintiún noes, catorce abstenciones. Quedarían aprobados los votos particulares.

Voto particular del Grupo Parlamentario Socialista frente a la enmienda 65, del Grupo Parlamentario Podemos Aragón. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y dos votos emitidos, dieciocho síes, treinta y cinco noes, nueve abstenciones. Decaerían los votos particulares.

Votación particular del Grupo Parlamentario Socialista frente a la enmienda 69, del Grupo Parlamentario Mixto-Izquierda Unida. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, veintisiete síes, treinta y seis noes. Decaería el voto particular.

Procedemos a la votación de las enmiendas.

En primer lugar la enmienda in voce presentada en esta sesión plenaria por el Grupo Parlamentario Socialista. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos... [Rumores.] Señorías de Ciudadanos, dado que han votado ustedes diferente, procedemos a la repetición de la votación. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y dos votos emitidos, sesenta y dos síes. Queda aprobada, por tanto, por unanimidad.

Enmiendas con voto a favor del Grupo Parlamentario Popular y voto en contra de los demás grupos parlamentarios. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, veinte síes, cuarenta y tres noes. Decaerían las enmiendas presentadas.

Enmiendas con voto a favor de los Grupos Parlamentarios Podemos Aragón y Mixto, y voto en contra de los demás grupos parlamentarios. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, quince síes, cuarenta y siete noes, una abstención. Quedarían rechazadas las enmiendas presentadas.

Enmienda con voto a favor del Grupo Parlamentario Aragonés, en contra de los Grupos Parlamentarios Socialista, Podemos Aragón y Mixto, y abstención de los Grupos Parlamentarios Popular y Ciudadanos. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, cinco síes, treinta y siete noes, veintiuna abstenciones. Quedarían rechazadas las enmiendas presentadas.

Siguiente votación: enmiendas con voto a favor de los Grupos Parlamentarios Popular, Aragonés y Ciudadanos, y voto en contra de los Grupos Parlamentarios Socialista, Podemos Aragón y Mixto. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, treinta síes, treinta y tres noes. Decaerían las enmiendas presentadas.

Enmienda con voto a favor del Grupo Parlamentario Mixto y voto en contra de los demás grupos parlamentarios. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, un sí, sesenta y dos noes. Quedan rechazadas las enmiendas presentadas.

Enmiendas con voto a favor del Grupo Parlamentario Ciudadanos y en contra de los demás grupos parlamentarios. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, cinco síes, cincuenta y ocho noes. Decaerían las enmiendas presentadas.

Enmienda con voto a favor del Grupo Parlamentario Ciudadanos, voto en contra de los Grupos Parlamentarios Socialista, Podemos Aragón y Mixto, y abstención de los Grupos Parlamentarios Popular y Aragonés. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, cinco síes, treinta y tres noes, veinticinco abstenciones. Quedarían rechazadas las enmiendas presentadas.

Enmienda con voto a favor de los Grupos Parlamentarios Podemos Aragón y Mixto, en contra de los Grupos Parlamentarios Popular, Socialista, Aragonés, y abstención del Grupo Parlamentario Ciudadanos. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, quince síes, cuarenta y tres noes, quince abstenciones. Quedarían rechazadas las enmiendas presentadas.

A continuación, procedemos a la votación de los artículos a los que se mantienen votos particulares o enmiendas.

En primer lugar, votación conjunta de los artículos 1 y 3,, aprobados por la comisión con el voto a favor de los Grupos Parlamentarios Socialista, Podemos Aragón, Aragonés, Ciudadanos y Mixto, y el voto en contra el Grupo Parlamentario Popular. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, cuarenta y tres síes, veinte noes. Quedarían aprobados los artículos.

Votación conjunta de los artículos 2 y 7, que fueron aprobados por la comisión con el voto a favor de los Grupos Parlamentarios Socialista, Podemos Aragón, Aragonés y Ciudadanos, voto en contra del Grupo Parlamentario Popular, y la abstención del Grupo Parlamentario Mixto. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, cuarenta y dos síes, veinte noes, una abstención. Quedarían aprobados.

Votación del artículo 4, que ha sido aprobado por la comisión con el voto a favor de los Grupos Parlamentarios Popular, Socialista, Podemos Aragón, Ciudadanos y Mixto, y voto en contra del Grupo Parlamentario Aragonés. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y dos votos emitidos, cincuenta y siete síes, cinco abstenciones. Quedaría aprobado el artículo.

Votación del artículo 5, que fue aprobado por la comisión con el voto a favor de los Grupos Parlamentarios Socialista, Podemos Aragón, Ciudadanos y Mixto, y voto en contra de los Grupos Parlamentarios Popular y Aragonés. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, treinta y ocho síes, veinticinco noes. Quedaría aprobado el artículo número 5.

Votación conjunta de los artículos 6 y 11, disposición adicional primera, disposición final segunda y la exposición de motivos, aprobados en la comisión por unanimidad. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, sesenta y tres síes. Quedaría aprobado también por unanimidad.

Votación del artículo 10, aprobado por la comisión con el voto a favor de los Grupos Parlamentarios Popular, Socialista, Podemos Aragón, Aragonés y Ciudadanos, y la abstención del Grupo Parlamentario Mixto. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, sesenta y dos síes, una abstención Quedarían aprobados.

Y votación de la disposición adicional primera bis, aprobada por la comisión con el voto a favor de los Grupos Parlamentarios Popular, Podemos Aragón, Ciudadanos y Mixto, en contra del Grupo Parlamentario Socialista, y abstención del Aragonés. Iniciamos la votación. Finalizada la votación, sesenta y tres votos emitidos, cuarenta y un síes, diecisiete noes, cinco abstenciones. Quedaría aprobada.

Ya, para explicación de voto, en su caso, ¿Grupo Parlamentario Mixto? ¿No?

¿Grupo Parlamentario Ciudadanos?

¿Grupo Parlamentario Aragonés?

¿Grupo Parlamentario Podemos Aragón?

¿Grupo Parlamentario Socialista?

El señor diputado PUEYO GARCÍA [desde el escaño]: Sí, presidenta.

Nada más que para agradecer a todas sus señorías la aprobación de esta ley, que yo creo que va a ser en revulsivo para el medio rural.

Muchas gracias. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor Pueyo.

¿Grupo Parlamentario Popular?

CORTES DE ARAGÓN
Palacio de la Aljafería
50004 Zaragoza
T 976 289 528 / F 976 289 664