Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón


Comparecencias - Otras comparecencias

Comparecencia del presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón para presentar el informe de fiscalización de la cuenta general de la Comunidad Autónoma de Aragón correspondiente al ejercicio 2014.

Diario de Sesiones de las Cortes de Aragón n°: 033 de Plenos (IX Legislatura)
Intervinienen: Laguarta Laguarta, Antonio - Martinez Romances, Carmen - Martínez Romero, José Javier - Aliaga López, Arturo - Díaz Calvo, María Eugenia - Sancho Guardia, Alfredo - Lafuente Belmonte, Miguel Angel

La señora PRESIDENTA: Buenos días, señorías. Muy buenos días, señorías. Comenzamos la sesión [a las nueve horas treinta y cuatro minutos].

Antes de proceder con el primer punto del orden del día, ante el nuevo caso de violencia machista cometido esta mañana en Burgos, expresamos nuestra más firme repulsa y nuestro compromiso por acabar con esta lacra social y también nuestro pésame ante la víctima y la familia de la misma.

            Lectura y aprobación, si procede, del acta de la sesión plenaria celebrada los días 6, 7 y 10 de octubre de 2016 (debate sobre el estado de la comunidad autónoma).

Pasamos ahora al primer punto del orden del día, que es la lectura y aprobación, si procede, del acta de la sesión plenaria celebrada los días 6, 7 y 10 de octubre de 2016, el debate del estado de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Si no hay ninguna apreciación, la aprobamos por asentimiento. Queda aprobada por asentimiento.

Siguiente punto del orden del día: comparecencia del presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón para presentar el informe de fiscalización de la cuenta general de la Comunidad Autónoma de Aragón correspondiente al año 2014.

Tiene la palabra para la intervención el señor presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón para la presentación del informe de fiscalización de la citada cuenta general durante un tiempo de treinta minutos.

            Comparecencia del presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón para presentar el informe de fiscalización de la cuenta general de la Comunidad Autónoma de Aragón correspondiente al ejercicio 2014.

El señor presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón (LAGUARTA LAGUARTA): Señora presidenta. Señorías.

Comparezco en nombre de la Cámara de Cuentas ante el Pleno de las Cortes de Aragón para lo que he sido requerido, para presentar el informe de fiscalización de la cuenta general de la Comunidad Autónoma de Aragón correspondiente al ejercicio económico 2014.

La elaboración de este informe es preceptiva, de acuerdo con el artículo 6 de la Ley de la Cámara de Cuentas, según el cual la cuenta general de la comunidad autónoma se revisará anualmente. La Cámara de Cuentas, como se contempla en el Estatuto de Autonomía y en su ley reguladora, depende directamente de las Cortes, ejerce sus funciones por delegación de esta Cámara parlamentaria y actúa, como se especifica en la exposición de motivos de la ley, como órgano técnico al que corresponde la fiscalización externa de la gestión económico-financiera, contable y operativa del Gobierno de Aragón, con plena independencia del ente sujeto a fiscalización.

Los resultados de la auditoría de la cuenta general de la que estamos hablando han quedado recogidos en este informe de fiscalización, que fue aprobado por el Consejo de la Cámara de Cuentas el día 24 de junio de 2016. Fue entregado a las Cortes de Aragón y al Gobierno de Aragón como entidad fiscalizada y en este acto me honro en presentar a sus señorías, que constituyen el Pleno de las Cortes de Aragón.

Al elaborar este informe, la Cámara de Cuentas ha sido muy consciente de la misión que tiene encomendada, que es ser un órgano coadyuvante de las Cortes que emite una opinión técnica que sirva a las propias Cortes para emitir su juicio político sobre la cuenta general que recoge la gestión económico-financiera del Gobierno en el año 2014. Y es precisamente a las Cortes y no a la Cámara de Cuentas a quien finalmente corresponderá la aprobación o el rechazo de la cuenta general de la comunidad autónoma presentada por el Ejecutivo, y sobre ello se pronunciarán de acuerdo con los procedimientos previstos en su propio Reglamento.

La estructura de este informe, del que estamos presentando, ha evolucionado y presenta algunas diferencias con los presentados en años anteriores como consecuencia de que hemos adoptado como propias las normas ISSAI-ES, que son unas normas de auditoría pública adoptadas como propias también por el Tribunal de Cuentas de España y por los demás órganos de control externo autonómicos españoles, las cuales a su vez son una adaptación de unas normas internacionales de la entidad Intosai, que agrupa a ciento noventa y dos países. Es decir, hemos adoptado en la presentación unas normas internacionales de uso general.

De acuerdo con estas normas, el informe propiamente dicho es lo que constituye, lo que lleva el título de «Parte uno», «Parte primera», «Informe de fiscalización de la cuenta general de la Comunidad Autónoma de Aragón, ejercicio 2014», y que contiene la opinión técnica de la Cámara de Cuentas sobre la cuenta general, que, adelanto, es una opinión favorable, con salvedades notables. Además, hemos añadido una parte segunda, que lo llamamos «Memorando de fiscalización», que contiene datos, informaciones ampliatorias y evidencias tenidas en cuenta para dar la opinión técnica, y muestra de forma más extensa los resultados de las pruebas de auditoría realizados. Esta información se ofrece, repito, insisto, como complemento del informe para que las cuentas de Aragón, la entidad fiscalizada y el resto de destinatarios o usuarios de la fiscalización tengan información suficiente y desarrollada para un mejor entendimiento del trabajo de auditoría realizado.

En esta presentación me ceñiré al informe de fiscalización propiamente dicho contenido, como he dicho, en la parte primera, ya que las partes dos y tres son simplemente explicativas o ampliatorias del informe. Lo que la Cámara de Cuentas tiene encomendado por el artículo 3 de su ley reguladora es la fiscalización externa de la gestión económica, financiera y operativa del sector público de Aragón. Está fiscalización, como sus señorías conocen, tiene tres niveles. Primero, el contable, el fundamental y básico, por algo la Cámara se llama «Cámara de Cuentas». Lo primero es que las cuentas estén claras; de otra manera, no son cuentas, son cuentos. El segundo nivel es la verificación del control de legalidad, es decir, si las actuaciones económico-financieras del Gobierno se ajustaron a derecho. Y, finalmente, hay un tercer nivel, que es la llamada «fiscalización operativa», es decir, verificar si la gestión económico-financiera se ajustó a los principios de eficacia, eficiencia y economía. Así está configurado en la ley que nos regula y esas son las funciones que nos atribuye.

Pero no me resisto a decir que desde entonces, desde que se aprobó la ley vigente de 2009, que recogió los planteamientos de la anterior ley de 2001, ha evolucionado la sociedad y sus planteamientos legales y en determinados ámbitos se han recogido nuevos principios, la fiscalización, cuyo cumplimiento en otros casos también está atribuida a los órganos de control externo. Me estoy refiriendo, por ejemplo, a los principios de transparencia, de sostenibilidad medioambiental y de igualdad de género, criterios de nueva gobernanza pública que el Tribunal de Cuentas del Estado tiene atribuidos por su ley orgánica en su artículo 9 y viene ejerciendo en campos tales como la contratación, las subvenciones y el funcionamiento de las instituciones públicas.

Nada se dice en nuestra ley de que la Cámara de Cuentas fiscalice el cumplimiento de estos nuevos principios, pero lo dejo apuntado por si en el futuro se estima conveniente seguir ese camino ya iniciado por el Tribunal de Cuentas Europeo y por el Tribunal de Cuentas de España. Así que en nuestro informe nos hemos ceñido a las funciones que actualmente nos encomienda la ley. Quería hacer tres precisiones antes de entrar en la exposición de la opinión.

Primero, la presentación de las cuentas. Las cuentas fueron presentadas el 10 de julio de 2015, fuera del plazo legal establecido por la Ley de la Cámara de Cuentas, que lo fijaba hasta el 30 de junio del año siguiente.

Otra observación es el ámbito subjetivo en el que hemos centrado la fiscalización. Dada la heterogeneidad de entidades que constituyen el sector público autonómico y por otras razones que expondré también, la fiscalización se ha centrado en los trece entes principales, que son los que están agrupados en el sistema contable llamado SERPA, que son los departamentos de la comunidad autónoma, cinco organismos autónomos, once entidades de derecho público, veinticuatro empresas públicas, trece fundaciones, siete consorcios y una institución ferial, la de Calamocha, pero no se incluyen, aun siendo perceptivos, en esa cuenta que presentó la comunidad autónoma algunas entidades que están explicadas en el informe. Pero esto no quiere decir que hayamos dejado de fiscalizar otras entidades. Como sus señorías conocen, muchas de estas entidades, en concreto las sociedades mercantiles, han sido objeto de auditoría financiera por firmas privadas de auditoría. Nos ha parecido que era reiterativo volver a someter a esa fiscalización. Y, además, hay otras sociedades que, por encargo de las Cortes, al manifestar sus prioridades, hemos fiscalizado ya, tales como el CASAR, las sociedades Expo Zaragoza Empresarial y Ciudad del Motor de Aragón, y está en curso, bastante avanzada, la de Plataforma Logística de Zaragoza (Plaza), aunque la tenemos en suspenso hasta que terminen los procedimientos judiciales en curso, por lo que puedan influir.

En cuanto al ámbito material de la fiscalización, quiero también resaltar que en años anteriores nos hemos centrado en áreas tales como subvenciones y contratación. Como creemos que de esas materias ya hemos hablado bastante y nos hemos pronunciado, este año elegimos otras áreas que son las áreas de personal, de gestión presupuestaria, el endeudamiento y morosidad.

La pieza fundamental del informe son las declaraciones de opinión sobre las cuentas generales, que se refieren a cada uno de los tres niveles de auditoría que he citado anteriormente. Leo textualmente el informe de opinión sobre las cuentas, que está recogido en la página cinco, punto 4.1 del informe: «En nuestra opinión, las cuentas anuales de las trece entidades fiscalizadas expresan en todos los aspectos significativos la imagen fiel del patrimonio y de la situación financiera de las mismas a 31 de diciembre de 2014, así como sus resultados económicos y presupuestario correspondientes al ejercicio anual, terminado en dicha fecha. En particular, están conformes con los principios y criterios contables y presupuestarios contenidos en las normas reguladoras, excepto por los efectos de los hechos descritos en los párrafos uno a veintiuno del apartado 4.2, “Fundamento de la opinión con salvedades”». Brevemente me voy a referir a estas salvedades.

En conjunto, nuestra opinión es favorable, vista en conjunto la cuenta general. Otra cosa es la realidad económica que subyace, que es realmente preocupante, como es sabido de todos, y ha habido declaraciones incluso del presidente de la comunidad autónoma al respecto. Pero las cuentas reflejan la imagen fiel en su conjunto.

Algunas salvedades. Están puestas en el apartado 4.2 del informe, a partir de la página cinco. En cuanto a la ejecución del presupuesto de gastos, la liquidación presupuestaria del catorce no refleja correctamente los gastos realizados en el ejercicio, en particular porque contabiliza como gastos del año catorce gastos que eran del año anterior, por importe de ciento cuarenta y ocho millones de euros, y, por el contrario, no refleja obligaciones que son del año catorce por importe de trescientos setenta y un millones. Esa es una diferencia en cuanto a la cuenta general: que, frente a un total de cinco mil ciento setenta y un millones, no nos ha parecido que era como para desmejorar una opinión de conjunto.

En particular, estos desfases se producen en el organismo autónomo Salud. Lo que nos ha empezado a preocupar es que, además del Salud, que era el que tradicionalmente tiene estos desfases, se ha observado un paulatino deterioro en procesos presupuestarios en otras instituciones, empezando por la Administración de la comunidad autónoma y sus departamentos, el Instituto Aragonés del Agua, el Instituto de Servicios Sociales.

Hacemos alguna observación también sobre la contabilización de la ejecución del gasto del presupuesto de las Cortes de Aragón. Es una cuestión más técnica, pero, si sus señorías están interesadas, la puedo comentar más tarde.

Hay desviaciones en la contabilización de los compromisos de gastos y de ingresos con cargo a presupuestos de ejercicios posteriores y hay una magnitud presupuestaria que refleja la situación real, que es el remanente de tesorería, al que hacemos alusión en la página ocho. El remanente de tesorería es un concepto contable que de por sí, por explicarlo en términos vulgares, lo que quiere decir son las disponibilidades efectivas que tiene una institución, en este caso el Gobierno de Aragón, para hacer frente a sus obligaciones a corto plazo; ahí se cuenta la tesorería en efectivo, las deudas que se pueden cobrar pronto, y se descuentan las deudas que tiene que pagar en poco plazo. En principio, el remanente de tesorería, por su propia palabra, quiere decir «remanente», que queda algo, que ha habido más ingresos que gastos. Pero ocurre que en la comunidad autónoma, desde hace años, el remanente es negativo, el remanente declarado en las cuentas es negativo, por ochocientos sesenta y cuatro millones, que, con las comprobaciones que hemos hecho en la Cámara de Cuentas, lo aumentamos en otros ciento veintiocho millones, con lo cual se queda en novecientos noventa y tres millones, casi mil millones a finales de 2014. A esto habría que hacer unos ajustes, primero, por la deuda que podían tener las propias instituciones de la comunidad autónoma con la Administración de la comunidad autónoma, y, segundo, porque no está recogido en este remanente el saldo de la famosa cuenta 409, que son obligaciones, gastos realizados, pero que no están contabilizados.

En conjunto, hay una evolución, que ya puse de relieve en mi comparecencia en el mes de abril, de años anteriores, que esta, si me permiten la expresión —y no quiero cargar demasiado la expresión—, es una bola de nieve que va creciendo. Por mirar los años que hemos fiscalizado en la Cámara de Cuentas, desde 2010 hasta el año 2015, en el año 2010, el remanente de tesorería negativo eran quinientos veintiocho millones, en 2011 ascendió a ochocientos sesenta y seis, en 2012, mil ochenta y siete, en 2014, que es en el que estamos, mil ciento setenta y siete millones negativos de remanente de tesorería; pero, como estamos comprobando la cuenta del quince, ya tenemos datos y podemos decir que en 2015 va a llegar a mil ochocientos sesenta y siete millones.

Cómo y cuándo parar esta deriva. Realmente, es una situación muy preocupante para la Comunidad Autónoma de Aragón que ha sido puesta de relieve por sus representantes. Es uno de los grandes retos que tiene el Gobierno de Aragón, aparte de la contabilización, que es lo que estamos refiriendo en este momento, cómo hacer frente a esa situación y parar esa deriva, que en época de depresión económica es normal que se vaya produciendo, pero hay que pensar que esto no puede continuar indefinidamente.

Hemos hecho observaciones referidas también al inmovilizado. Estos son defectos de contabilidad que vamos recogiendo año tras año, pero que son bastantes millones de dinero mal contabilizado. Lo venimos repitiendo prácticamente en todos los informes desde 2010, no se nos hace caso, yo no sé si es que no saben hacerlo o que no se quiere hacer, pero me parece que es cuestión de coger el toro por los cuernos y decir las cosas como son. En concreto, en el punto seis, página nueve, décimos que el activo inmovilizado tiene un desfase de ciento cincuenta y cuatro millones por una carga de datos que se hizo en 2006, y que desde 2006 hasta ahora parece que no han sido capaces de arreglar. Son ciento cincuenta y cinco millones, habría que regularizarlos.

Hay elementos de activo en curso, seiscientos trece, que también habría que reclasificarlos porque ya no están en curso, sino que son reales, y traspasar a sus cuentas. Esto afectaría en la comunidad autónoma a unos doscientos veintiséis millones. Los inmuebles que fueron transferidos a la comunidad autónoma en 2010 por el Estado por aquel acuerdo transaccional relativo al procedimiento contencioso de reclamación de deudas tributarias continúan registrados por su valor catastral. Ese no es el criterio ni es el valor real, el valor venal de los bienes está previsto en el Plan General de Contabilidad de la comunidad autónoma y debería actualizarse.

Hay defectos también en la contabilización de la amortización acumulada de los bienes, en adquisiciones de inmovilizado mediante arrendamiento financiero —no lo detallo porque está escrito y lo pueden leer sus señorías—, en cuanto a las existencias en concreto de productos farmacéuticos del Salud, que creo que han sido corregidos. En la cuenta de deudores, no todos los deudores que figuran como tales son cobrables, existe una figura que es la provisión para insolvencias y nos estamos engañando si creemos que eso lo vamos a poder cobrar. Muchos de esos deudores son insolventes, hemos calculado que del orden de ciento veintinueve millones de euros, estamos hablando ya de cientos de millones.

Otro apartado son las provisiones para riesgos y gastos. Con los riesgos que hay por responsabilidades que puede tener el Gobierno de Aragón por indemnizaciones del Plan Red, por litigios en curso, etcétera, hemos calculado que estamos hablando de unos noventa y cinco millones, eso habría que provisionarlo.

En acreedores está la famosa cuenta 409, de la que en todos los informes hablamos, que son acreedores por operaciones pendientes de aplicar a presupuesto. Se incrementó en el año 2014 en doscientos ochenta y cinco millones, hasta llegar a final de año a cuatrocientos noventa y uno. Estamos hablando de cantidad realmente respetable y lo que nos preocupa es que esta cuenta, que tradicionalmente venía siendo utilizada de esta forma exagerada por el Salud, se ha extendido a otros organismos y lo usan la Administración de la comunidad autónoma, los departamentos, el IASS, el Inaem, el Instituto del Agua, el Inaga, etcétera, los que ponemos a la página 13, por sus importes. Me parece una práctica nefasta, no se puede hacer eso de gastar lo que no se tiene presupuestado y encima no contabilizarlo.

Voy a ir pasando porque lo pueden leer sus señorías y lo saben. En la página 14, en los puntos 22 y 23, se hace una recapitulación de lo que estos importes pueden suponer en las cuentas y, por decirlo en cifras globales, si se hicieran todos esos ajustes, el activo agregado, el activo de la comunidad autónoma en el balance habría que reducirlo en setecientos treinta y cinco millones. El resultado económico-financiero del año, de setecientos millones debería pasar a mil seiscientos millones negativos de resultado económico. Los fondos propios empeorarían en ochocientos cincuenta y nueve millones y el remanente de tesorería llegaría a los mil millones que he citado anteriormente y en 2015 todavía iría peor.

Lo preocupante para mí no son las cuentas y los defectos de contabilización, como he dicho, sino la situación económica real de la comunidad autónoma, que realmente es un problemón que de alguna forma habrá que afrontar, si no en un año, habrá que pensar en cómo solucionarlo en próximos años.

Quería hacer una observación también, más bien es contable, y es que para reflejar la realidad existe un sistema de cuentas entendible en los tiempos actuales. Pues bien, ocurre que la comunidad autónoma tiene un plan de contabilidad que se aprobó en 1994. Desde entonces se han producido muchas innovaciones en la actividad económica, en las técnicas contables y demás, bastante ha cambiado la gestión pública también en su conjunto, estamos hablando de más de veinte años. No ha sido actualizado desde entonces, por más que por el Estado se publicó en 2010 un Plan General de Contabilidad Pública marco. Este Plan de Contabilidad Pública marco de 2010 fue adaptado a las entidades locales y lo están aplicando las entidades locales, lo están aplicando desde el 2015, como saben sus señorías, alcaldes. Se está aplicando desde 2015, pero la comunidad autónoma no lo ha adaptado. Creo que es cuestión, si queremos hacer las cosas bien, de tomarse también este planteamiento y tomárselo en serio, hacer una revisión y que lo haga quien sepa hacerlo.

Además, en aspectos contables, en el página16, hay unos puntos que llamamos «Párrafos de énfasis y otros asuntos significativos», son puntos que no afectarían al resultado contable, pero que merece la pena destacar, y entre ellos hay dos.

Uno es las memorias que se presentan con la cuenta general. La memoria en concreto del año 2014 es una memoria extensísima, ocupa mil trescientas veinticuatro páginas. En realidad, esa memoria empiezas a leer y hay puntos en los que la importancia de lo que se dice tiene muy poca importancia y, sin embargo, no existe información sobre otros aspectos significativos, que los destacamos en nuestro informe. Habría que replantearse cómo hacer esa memoria, no merece la pena probablemente meter mil trescientos folios para decir lo que no interesa y no decir lo que sí que interesa.

Y otro asunto que también exige un esfuerzo técnico al Gobierno de Aragón, ya lo resalte en épocas anteriores, que es la consolidación de las cuentas. La comunidad autónoma tiene en la cuenta general sesenta y tres entidades. «Consolidar» ¿qué quiere decir? Pues que en este momento no sabemos realmente cuánto gasta y cuánto ingresa la comunidad autónoma. Si se lo preguntan al Gobierno de Aragón, no lo sabe; si nos lo preguntan a la Cámara de Cuentas, no tenemos datos para sacarlo. ¿Por qué? Porque cada entidad tiene su presupuesto separado, figuran los ingresos y figuran los gastos. Para la Administración de la comunidad autónoma tiene una partida de gastos, que son las transferencias que hace a sus propias entidades, a los organismos autónomos en particular, a las entidades de derecho público, es gasto para el presupuesto de la comunidad autónoma, pero para la entidad dependiente es un ingreso. Claro, lo que no se puede hacer para saber el gasto y el ingreso totales es sumar todos los ingresos y los gastos. Hay que eliminar esos ingresos y esos gastos cruzados para saber de verdad cuál es el volumen presupuestario de la comunidad autónoma, esto es, lo que se llama «consolidar». En el Estado se hace y es un volumen muchísimo mayor en importe y en número de entidades. La comunidad autónoma consolida, de las sesenta y tres, trece, reconozco que son las más importantes, pero podría hacerse un esfuerzo adicional y consolidar todo el sector público autonómico. Igual que he hablado antes de la modernización del plan de contabilidad, creo que esta técnica aportaría claridad y transparencia en las cuentas públicas.

Voy pasando páginas porque las tienen sus señorías y el tiempo avanza. Y ya paso a leer la declaración de cumplimiento de legalidad, que está en el punto 5, «Opinión sobre el cumplimiento de legalidad», con salvedades. En nuestra opinión, las actividades realizadas, las operaciones presupuestarias y financieras y la información reflejada en la cuenta general de 2014 resultan conformes en todos los aspectos significativos con la normativa aplicable, excepto por los posibles efectos de la limitación al alcance descrita en el párrafo siguiente, 5.2, «Fundamento de la opinión sobre cumplimientos», es una opinión paralela a la que he hemos dado sobre el cumplimento contable. En conjunto, en la comunidad autónoma se respetan las leyes y se cumplen, pero hay ciertas irregularidades destacables. Quiero que quede claro que en la comunidad autónoma se actúa legalmente, o sea, estamos en la Comunidad Autónoma de Aragón, de un buen nivel. Dentro del mundo europeo, España es un país reconocido y se cumplen las leyes, pero hay determinadas cosas que podrían hacerse mejor. En concreto, no se han cumplido leyes estatales y leyes autonómicas. En particular me refiero, de leyes estatales, se marcaron tres objetivos por la Ley Orgánica de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera y ninguno de los tres se cumplió (ni el objetivo de estabilidad presupuestaria, ni el objetivo de deuda financiera, ni el objetivo de sostenibilidad de la deuda comercial), los porcentajes están escritos en el informe, pero por falta de tiempo prefiero pasar otro tema.

En la gestión presupuestaria, punto 7, en la página 24, hay bastante que corregir porque no se han cumplido las leyes. En concreto, el texto refundido de la Ley de hacienda de la comunidad autónoma dice que el presupuesto de la comunidad autónoma debe incluir los créditos necesarios para el debido cumplimiento de todas sus obligaciones, o sea, a principios de año hay que prever todas las obligaciones; si hay circunstancias sobrevenidas, se hacen modificaciones presupuestarias y se atienden, pero al principio hay que atender todas.

¿Qué ocurrió? Pues que se presupuestó de una forma —lo voy a decir en tres puntos— insuficiente, o sea, no fue bien elaborado el presupuesto porque no recogía todos los gastos previsibles, en concreto, por decir dos, los relativos a nóminas de personal, no se recogieron todos los gastos de nóminas —y se sabía qué personal había—, y no se recogieron todos los gastos previsibles de farmacia, que con la trayectoria de años anteriores también se podía saber cuánto iba a haber.

Segundo. Como ese presupuesto estaba mal hecho, no era suficiente, hubo que hacer modificaciones presupuestarias. A lo largo del año se hicieron modificaciones presupuestarias, algunas, creo que la mayor parte, para cubrir estos gastos de funcionamiento corrientes que no habían sido previstos al principio, pero con el error de que fueron financiados con endeudamiento, cosa que tampoco es legal.

Y, en tercer lugar, para los que ni siquiera se pudo hacer esas modificaciones presupuestarias se procedió al recurso y al cajón de la cuenta 409, es decir, no se contabiliza, no se aplica el presupuesto, pero ahí queda para años anteriores. Y ahí vamos contribuyendo a aumentar la bola de déficit de remanente de tesorería y demás.

Esos tres aspectos... sé que es difícil, pero es que es lo legal y, si estamos en un sistema democrático, vamos a cumplir la ley o vamos a modificar la ley. O sea, en conclusión: presupuéstese bien, gástese conforme al presupuesto y contabilícese lo realmente gastado.

Y paso ya... habría más temas interesantes para decir, pero paso ya por el tiempo al último punto que quería decir, que es la fiscalización operativa, el tercer nivel que hemos dicho. La fiscalización operativa quiere decir si se ha realizado el gasto con arreglo a los principios de eficacia, economía y eficiencia. Pues bien, repito lo que estamos diciendo en todos los informes, que no hemos podido hacer este trabajo porque el Gobierno de Aragón, tradicionalmente, no cumple con lo dispuesto en el artículo 84 del texto refundido de la Ley de hacienda, que es que indiquen los objetivos previstos, los alcanzados y el coste de los mismos. Entonces, hay una limitación al alcance en la página 22, que no hemos podido hacerlo, pero, claro, esta cantinela la estamos diciendo en todos los informes pues, como Cámara de Cuentas, en este momento, que estamos cumpliendo o hemos cumplido ya nuestro mandato de seis años, creo que estoy obligado a decir que no me conformo con repetir estos informes, esta cantinela todas las veces.

Creo que deben hacerse las cosas bien hechas y marcar objetivos, como está mandado en la ley, que se hace. Déjenme que les cuente, que les traiga a colación un caso —y perdón, señora presidenta, quizás necesite un minuto más—. Hace diez días tuvimos una reunión los órganos de control externa europeos, nos juntamos unos cien y fue llamativo cómo trabajamos cada uno, y en concreto me llamó mucho la atención la exposición que hizo mi colega de uno de los territorios británicos, los británicos nos llevan bastante ventaja en materia de auditoría, como es sabido. Bien. Pues él nos expuso las conclusiones de la fiscalización operativa que habían hecho de un programa que llaman Housing, que es ayuda a la vivienda. Expuso —era Gales en concreto— que habían dedicado cincuenta millones de libras esterlinas para apoyo a la vivienda, todo muy bien contabilizado, todo muy bien, con arreglo a la ley, los dos primeros pasos que hemos visto, pero al hacer la fiscalización operativa llegaron a la conclusión de que, de los cincuenta millones de libras, la mitad habían sido dedicados a ayudas a vivienda que no hacía falta dar. O sea, se habían dado a personas que no lo necesitaban o era dinero mal gastado. O sea, en definitiva, podía sacar pecho el gobierno de que habían hasta cincuenta millones de libras en ayuda a la vivienda, pero resulta que efectivas, efectivas habían sido veinticinco, o sea, la otra mitad no hacía falta gastarla. Creo que ese planteamiento es lo que pretende la fiscalización operativa: saber si el dinero está bien gastado y se ha gastado para lo que hace falta gastarlo. Esos son los clásicos principios de eficacia, eficiencia y economía.

La función fiscalizadora en este sentido es una función incardinada en la arquitectura institucional de un Estado democrático, es una exigencia democrática y trasciende el mero ejercicio de la supervisión, debe convertirse en garantía de un adecuado uso de los recursos públicos, eso sí, con todas las garantías y requisitos de independencia, objetividad, inmediatez, publicidad y rigor técnico.

Estamos convencidos de que la eficacia en la gestión pública es un reto fundamental para unas administraciones con recursos siempre limitados. En un futuro próximo deben incrementarse estos análisis, pasando a ser un reto clave para los órganos de control externo. Por tanto, hacemos un llamamiento tanto a los responsables de las administraciones como a los legisladores para avanzar más y mejorar el modelo presupuestario con objetivos e indicadores claros que nos permitan pronunciarnos sobre la eficacia de la gestión pública.

Antes de terminar quiero dar también una buena noticia para que no parezca que solo pongo el dedo en los puntos débiles, para satisfacción también de todos, creo. El día 15 de octubre terminó el plazo de rendición de cuentas de las entidades locales. Entonces, de la rendición en toda España de todas las entidades locales ha habido una caída con respecto al año 2014, en el año 2014 se habían presentado un 64% de cuentas y en el año 2015 han bajado a un 44, un 20% de puntos, en el conjunto de España y en todas las comunidades autónomas menos en una.

Analizando por qué ha habido esta caída, puede ser que sea porque... he citado antes que se cambió el Plan de Contabilidad de Entidades Locales y eso ha supuesto una complejidad para las entidades locales y les ha llevado más tiempo movilizar medios y ha habido una caída. Pero eso no se ha producido en esa comunidad autónoma en la que no ha habido caída, que es Aragón. En Aragón, el año pasado se presentaron en plazo un 66% y este año hemos subido a un 75, nueve puntos por encima. Me permito la satisfacción de decir que esto, analizándolo, puede ser debido tres causas. Primero, hay que reconocer el mérito de las propias entidades locales, que son las que han hecho el esfuerzo y las que han presentado las cuentas, ese es el primer reconocimiento. En segundo lugar, creo que en la Cámara de Cuentas tenemos bastante que ver en esto porque insistimos mucho, porque hacemos un seguimiento, asesoramos y hay personas, en concreto, está la directora técnica aquí y dos ayudantes de auditoría, que atienden las consultas de los ayuntamientos para decir cómo. Y, en tercer lugar —y es lo que me permito decir en sede parlamentaria—, estoy seguro de que es por el efecto de la medida que se adoptó en la Ley de subvenciones de que, para percibir subvenciones, las entidades, locales en particular, tenían que estar al corriente de la presentación de cuentas.

Quiero resaltar que las medidas que se tomen por la Cámara a nivel legislativo para favorecer la rendición de cuentas y el trabajo de la Cámara de Cuentas producen sus efectos y son útiles. Seguro que quedan más medidas, que, si a alguien le interesa, se las puedo sugerir, pero creo que se puede hacer más en favor de la acción, de la rendición de cuentas y de la Cámara de Cuentas.

Y sobra decir, para terminar, que la Cámara de Cuentas está completamente a disposición para dar cualquier respuesta, aclaración o ampliación, de forma escrita o verbal, que sus señorías tengan a bien plantear.

Gracias, señora presidenta, por la generosidad.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor presidente.

A continuación tienen la palabra los grupos parlamentarios por un tiempo de diez minutos.

Comenzamos con el Grupo Parlamentario Mixto.

Sí que les tengo que pedir a sus señorías que se ajusten al tiempo lo máximo posible, habida cuenta de lo largo del orden del día de hoy.

La señora diputada MARTÍNEZ ROMANCES: Gracias, presidenta.

Intentaremos ajustarnos, aunque, ante un informe tan extenso, de cuatrocientas páginas, haremos lo que... nos ajustaremos al tiempo.

La bienvenida, señor Laguarta, de nuevo a este Pleno de las Cortes, y también para el resto de los miembros de la Cámara de Cuentas que desde la tribuna nos acompañan.

En primer lugar, desde Chunta Aragonesista queremos darle las gracias no solamente por la exposición que nos ha hecho hoy, sino por el propio informe, como ya he dicho, un informe extensísimo y, sobre todo, valiosísimo, que, por la información que nos facilita, las conclusiones que ustedes hacen, a este grupo también le sirve para hacer conclusiones políticas valiosísimas.

Hoy, señorías, nos toca debatir un informe correspondiente al año 2014, el de la cuenta general de la comunidad autónoma, y, por tanto, estamos hablando de un informe, y debatiéndolo, de las cuentas que hicieron el Partido Popular y el Partido Aragonés. Y tenemos que decir —ya se ha dicho en esta tribuna— que estas cuentas fueron un suma y sigue de lo que aconteció en los años 2012 y 2013.

En el año 2014, el gobierno del Partido Popular y del Partido Aragonés incumplió con el objetivo de déficit, con el objetivo de deudas, se desvió en setenta y siete millones de euros, y no se cumplió con el pago medio de proveedores. En 2014, la media fue de ochenta y cuatro días y, por cierto, señorías, la última cifra que tengo del ministerio, de agosto de 2016, Aragón ahora mismo está en diecinueve días, creo que es así, señor consejero. Señorías del Partido Popular, ustedes elaboraron la Ley de estabilidad presupuestaria y sostenibilidad financiera y ustedes fueron los primeros en incumplirla, algo tendremos que mirar.

Queremos poner énfasis en algunas cuestiones, ya las ha dicho también el señor Laguarta, pero creemos que es importante. Por un lado, la distorsión de las juntas en el Servicio Aragonés de Salud. No es nuevo, no es nuevo esto, ya faltaba una financiación adecuada en el año 2011, en el año 2012, en el año 2013, en años anteriores también y sigue ocurriendo en 2014. En el capítulo 1, «Gastos de personal», hay un déficit inicial de cuarenta y siete millones de euros, en el capítulo 2, «Gasto corriente», el crédito inicial era de trescientos un millones, se redujeron a través de modificaciones presupuestarias en diez millones y las necesidades presupuestarias ascendieron a seiscientos treinta millones, con lo cual las obligaciones pendientes fueron dobladas al crédito que se dispuso inicialmente. Y también hubo falta de crédito para el capítulo cuatro, en su mayoría gasto farmacéutico.

También queremos destacar el presupuesto o la falta de presupuesto del Instituto Aragonés de Servicios Sociales. La ley de la dependencia, la dotación para las prestaciones de la ley de la dependencia se infravaloró en casi veinte millones de euros. Así es muy difícil cumplir con el Estado de bienestar.

Y también falta de crédito para atender al gasto de personal en el Departamento de Educación, Cultura y Deporte. Dos departamentos, dos grandes pilares del Estado de bienestar, como es la sanidad y como es la educación, estuvieron faltos de presupuesto.

En el informe se menciona, señor Laguarta, expresamente que tanto el Departamento de Educación como el Salud y el Departamento de Hacienda y Administración Pública eran conocedores de la situación a la hora de elaborar el presupuesto, de que hacían falta más créditos, y no se hizo. En el año 2013 también ocurrió esto y a través de modificaciones presupuestarias se pudieron cubrir los gastos para el gasto de personal y se hizo detrayendo partidas del Plan Impulso, algo que ustedes criticaron, nosotros también lo hicimos porque no se ajustaba a derecho. Esta vez tampoco se ajusta a derecho, no se pudieron detraer del Plan Impulso, no existía ya, afortunadamente porque de poco sirvió, pero se buscó la forma del endeudamiento, algo que también es incorrecto.

Yo creo, señorías, que los datos los tenemos ahí y cada uno debe sacar sus conclusiones, las conclusiones políticas que nos hagan poner en valor estos datos y nos hagan hacer un cambio de rumbo, que es lo que con este informe de la Cámara de Cuentas se nos está diciendo.

Yo ya he dicho al principio de mi intervención que las cuentas del año 2014 eran una continuación de las de 2012 y 2013. Se ha vuelto a poner de manifiesto que los servicios públicos esenciales, como es la educación, como es la sanidad y como son los Servicios Sociales, no se han presupuestado de forma correcta, han sido totalmente insuficientes los créditos que se pusieron desde el principio.

Y yo creo, señorías, que estamos ante un grave problema estructural en Aragón. Tenemos una falta de financiación yo creo que más que alarmante y, si no hacemos cambios de calado y cambios de profundidad, que no corresponden solamente a Aragón, sino que también desde el Gobierno central se deben acometer, difícilmente los informes de la Cámara de Cuentas tendrán otro resultado. El remanente de tesorería cifrado ahora en negativo en más de ochocientos millones seguirá subiendo, pero al final el incumplimiento de la ley hará que se tengan que tomar otras medidas y que no dictaremos aquí.

Nuestro grupo parlamentario cree que se exige y que se demanda otra política fiscal: necesitamos más ingresos, se necesitan más políticas expansivas, se necesita una reforma en profundidad de la ley de financiación autonómica, se necesita una reforma en profundidad de la Ley de estabilidad presupuestaria y se necesita, señorías, mirar menos a Europa, ser menos sumisos con sus preceptos de contención de gastos y tener en cuenta que las comunidades autónomas no son gastadoras, sino que son inversoras en políticas sociales, inversoras en el Estado de bienestar.

Muchas gracias, señora presidenta. Y, para concluir, quiero decir que, como hemos hecho en otras ocasiones, tomaremos en cuenta las recomendaciones que ha hecho también en el informe la Cámara de Cuentas, las tendremos, como digo, muy en cuenta para redactar nuestras propuestas de resolución.

Muchas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señora diputada.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Ciudadanos.

El señor diputado MARTÍNEZ ROMERO: Muchas gracias, señora presidenta.

Pues lo primero agradecerles, señor Laguarta y a cuantos compañeros de la Cámara de Cuentas le acompañan, su presencia aquí para presentarnos esta rendición, este reflejo de una imagen fiel de las cuentas generales de la comunidad autónoma para 2014, que ya le digo de entrada que parecen ser la imagen fiel de un auténtico desbarajuste, porque esto parece ser un auténtico desbarajuste.

Aquí la cuestión no es solo que falte de la consolidación de la que usted ha hablado o de que no se haya adaptado al plan contable el nuevo Plan General de Contabilidad Pública de 2010, que parecen ser más bien aspectos formales. Le digo que es un desbarajuste, les digo que es un desbarajuste porque realmente aquí no cuadraba nada de nada, nada en el presupuesto de 2014. Y el señor consejero ya empieza a reírse, pero también le tengo que decir que ya veremos, señor consejero, si este año esto no supone costumbres y vicios de los que usted también está participando cuando le toca gestionar.

Se ha dicho muchas veces que un presupuesto ha de ser algo serio, riguroso, completo y ejecutable, y la verdad que en este presupuesto, y viendo estas cuentas generales, de esto hemos visto más bien poco, fallaba absolutamente por todos los lados. Esto ha supuesto además incumplimientos en casi todo aquello que se podía incumplir y, como bien ha dicho señor Laguarta, el problema es que, cuando se hace esto con las cuentas, al final se convierten en auténticos cuentos.

Desde luego, lo primero que debería hacer el presupuesto es establecer todos los créditos necesarios para cumplir con aquellos gastos que eran ciertos, y, si no me equivoco, señor presidente, esto no estaba reflejado en el presupuesto. La infradotación ya venía principalmente en las áreas de educación y de sanidad, cosa que ya digo que vamos a volver a ver este año, incluida la concertada, que ya este año también tuvimos que solucionar a través de una ley. La verdad es que no había suficiente dinero ni para pagar a los maestros, ni a los médicos, ni a los enfermeros, y por supuesto, ya digo, a la concertada, y estos presupuestos también se aprobaron. La cuestión es que nos parece que este proceso lo vamos a ver también en 2015 y nos tememos que lo volveremos a ver repetido en 2016.

Aquí la cuestión es que, vuelvo a repetir, da la impresión en muchas ocasiones de que, cuando se habla de los presupuestos, de que cuando se habla de las cuentas de la Comunidad Autónoma de Aragón, aquí de lo que se está hablando es de las cuentas del Gran Capitán. Y tenemos que llevar muchísimo cuidado porque estamos hablando del dinero de todos los aragoneses y de cómo se va a gestionar el dinero de todos los aragoneses. Y nos encontramos en esta cuenta general de 2014 con cuestiones más bien importantes, y son esos incumplimientos que se realizan ya directamente, como ha dicho la señora Martínez, en los objetivos de estabilidad presupuestaria y de sostenibilidad financiera.

El déficit fijado era del 1% y nos fuimos directamente al 1,81%, casi, casi lo doblamos, un 80% adicional nada más y nada menos. En cuanto a la sostenibilidad financiera, setenta y siete millones de euros más. Pero repito además que es un auténtico desbarajuste porque no solo fallaba aquí, es que también fallaba en los ingresos, no había una cuenta realista de los ingresos, donde se fallaba en nada más y nada menos que cien millones de euros. Y ya para colmo de los colmos se dejan sin reconocer doscientos ochenta y seis millones de euros. De una forma que, como bien ha dicho el señor Laguarta, debería de cortarse de inmediato, y es el hecho de que se realicen gastos sin que exista dotación presupuestaria, porque esto al fin y al cabo es hacerse trampas al solitario y lo vemos de forma continua, lo vemos de forma reiterada año tras año.

Aquí, desde luego pasamos a dos de las cuestiones que, independientemente de que ya hemos visto este desbarajuste, ya en el análisis que se hizo de las cuentas generales de 2013 y 2014 nos parecen a nosotros relevantes, nos parecen muy, muy importantes. Y es el hecho de cómo trabaja la Administración de la Comunidad Autónoma Aragón con todos los entes adicionales, me refiero sobre todo a esa vinculación que existe entre la comunidad autónoma y esos entes instrumentales por el hecho de que, como bien ha dicho el señor Laguarta, volvemos a encontrarnos en 2014 con que las transferencias que hay en capítulos tan importantes como el capítulo 4 para que esos entes puedan desarrollar las políticas que les asigna el propio Gobierno de Aragón no se realizan en tiempo y no se realizan en forma, lo cual supone un acto grave porque no estamos hablando de que se quedan completamente desarboladas.

Parece que el presupuesto muestra unas políticas, pero, si no se hacen esas transferencias, difícilmente esos entes van a poder desarrollarlas en consecuencia. Luego volvemos a hablar de lo mismo: trampas al solitario, cuentas del Gran Capitán. Desde, es inaudito y esto al final ¿qué supone? Supone para estos entes problemas de funcionamiento y que, desde luego, las provisiones en sus balances no sean las correctas. Que nos diga el señor Laguarta si considera que sería oportuno el establecer una liquidación de las posibles contrapartidas entre la Administración, entre las cuentas de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón y los distintos entes. Porque nos encontramos ya también en otras ponencias de la Cámara de Cuentas, cuando analizamos el IASS, el Salud, todos estos entes, con que directamente hay fondos que están contabilizados como derechos reconocidos netos, pero que sabemos perfectamente... yo creo que ya se puede saber —y es una pregunta que el señor Laguarta sabe que le hago siempre— que son casi, casi incobrables. Esto debería de zanjarse en los balances tanto de la Comunidad Autónoma de Aragón como de esos entes.

Y, por supuesto, ya el mejor de todos, y es que nos encontramos con operaciones de préstamo correspondientes al mecanismo extraordinario de pago a proveedores que nadie sabe cómo van a devolver esos entes a la Comunidad Autónoma de Aragón. La Comunidad Autónoma de Aragón tiene sus compromisos, pero nadie sabe realmente cómo van establecer o cómo van a devolver aquellos que recibieron realmente los fondos, cómo van a restablecer esos fondos a la Comunidad Autónoma de Aragón ni en tiempo ni en forma. La verdad es que se aplicó el mecanismo, pero no se ha fijado exactamente cómo se va a devolver.

Y, desde luego, la siguiente parte, cuando los entes no reciben el dinero, no reciben las trasferencias que tienen presupuestadas, entonces nos encontramos con el verdadero problema, con el problema que realmente sí que es el que preocupa, sí que es el que incide directamente en la sociedad y en el tejido económico y productivo de nuestra comunidad, y es el hecho de que esos entes, no solo la Administración de la comunidad autónoma, no pueden pagar a sus proveedores. No pueden pagar a sus proveedores y nos encontramos con el desastre en el periodo medio de pago a proveedores, hablamos nada más y nada menos que del Salud, de la CAR TV, de Motorland o del IASS. Solo el Salud puede suponer un problema gravísimo si no se realiza el pago en tiempo y forma.

Y, para finalizar, he de decirles que ya aquí se habla de una cuenta que a nosotros nos ha preocupado siempre, seguimos preguntando al Gobierno y algún día sabremos en qué cifra nos estamos moviendo este año, señor Gimeno, pero hablamos de la archiconocida, de la archimanoseada cuenta 409, que aquí lo mismo vale para un roto que vale para un descosido, ese es el problema. En este año alcanza nada más y nada menos —lo ha dicho el señor Laguarta— que cuatrocientos noventa y un millones de euros, cuatrocientos noventa y un millones de euros en una cuenta 409 cuando el déficit permitido para el año era de trescientos veintisiete millones de euros. Es decir, dejo en el cajón, meto debajo de la alfombra más dinero incluso, del que se me permite como déficit. Si esto no es un desbarajuste, que venga Dios y lo vea.

La verdad es que esto junto con el la costumbre de dejar pagos de gastos ya ciertos para otros años, sinceramente, nos parece que es una cuestión, que es algo que supone una patada hacia adelante de un pelotón que un día nos va a estallar en la cara. Y tal vez sería el momento de empezar a acometer esta situación. Lo que sí le pregunto, señor Laguarta —usted ha dicho exactamente lo mismo— es si la Cámara de Cuentas estima alguna posible directriz para tratar de solucionarlo. Porque también les digo, puede que no se quiera, pero a lo mejor también llega el momento en que puede que no se pueda y esto haya que tratarlo a otros niveles, que probablemente sea la solución que vamos a tener que dar al final, y algo que ya deberíamos de acometer viendo cuál es la situación a nivel nacional, viendo cuál es la situación en esta Cámara, algo que ya deberíamos de empezar a acometer. Porque, si no, las comunidades autónomas directamente van a colapsar, lo vimos en 2013, lo vimos ahora en 2014 y ya veremos qué es lo que sucede con 2015.

Quiero decirles simplemente que, en cuanto a este informe, hemos evaluado todos los aspectos que vienen referidos a la contratación y a leyes, incluso nos podemos encontrar también aquí con faltas presupuestarias como en las farmacias, parece ser que la costumbre ya venía de antaño, y leyes no presupuestadas.

Pero hay una parte a la que no me puedo resistir, también lo sabe el señor Laguarta, y es el hecho de que la Cámara de Cuentas no solo atiende a la legalidad, la Cámara de Cuentas tiene también una función muy importante, que es la de fiscalizar la eficacia de los servicios y de los recursos públicos. Creo que el señor Laguarta ha puesto un ejemplo más que interesante acerca de que, cuando se ejercen políticas, cuando se gasta dinero público, cuando se gasta todo el dinero de los aragoneses, eso se haga de forma eficaz y eficiente. Por un motivo muy sencillo: porque, si se hace de forma eficaz y eficiente, podremos hacer más con exactamente lo mismo, simple y llanamente. Veremos si eso se ha empezado a hacer este año. Y nos encontramos con que absolutamente nunca vemos la memoria del grado de cumplimiento de los objetivos programados ni del coste y rendimiento de los servicios públicos. Lo que quisiéramos saber es el motivo por el cual esto no se hace y que de una vez por todas se pueda acometer.

Muchísimas gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra Grupo Parlamentario Aragonés.

El señor diputado ALIAGA LÓPEZ: Gracias, señora presidenta.

Señorías.

Asistimos hoy a la presentación del informe de fiscalización de la cuenta general de la Comunidad Autónoma de Aragón de 2014 y creo que todos los diputados y diputadas que estamos en esta sala tendríamos que estar muy satisfechos porque podamos estar hablando hoy políticamente de este informe de fiscalización, por varias razones.

En primer lugar, porque me atrevo a decir que nuestra Cámara de Cuentas, creada con consenso de los grupos políticos, ha alcanzado un grado de madurez, me atrevo a decir, casi de excelencia. Es decir, después de los informes que hemos visto sobre Motorland, la cuenta de 2012 y 2013, creo que el instrumento de control externo que tiene esta Cámara es un instrumento, me atrevo a decir, casi de excelencia, es decir, que hoy con sus informes podemos acometer con esas recomendaciones el camino correcto hacia la gestión excelente de las cuentas públicas. Y yo creo que los diputados de esta Cámara deberíamos de estar satisfechos por esta cuestión. Es verdad que la Cámara de Cuentas lleva una andadura de poco tiempo, pero creo y resalto esa condición.

Nosotros, desde Partido Aragonés, reafirmamos nuestra confianza en esta institución de control, la Diputación General de Aragón tiene mecanismos (las intervenciones delegadas, los órganos económicos de los departamentos, los órganos jurídicos, es decir, el staff administrativo del Gobierno es potente, pero desde luego refuerza y tranquiliza a los gestores públicos tener este control externo de la Cámara de Cuentas. Y además está en nuestro Estatuto, es un órgano que fortalece nuestro gobierno, somos capaces de hacer las cosas, y que un órgano independiente, eficaz, que un órgano que está actuando con bastante rigor técnico nos clarifique en aras a esa transparencia que debemos a los ciudadanos —los ciudadanos pueden entrar en la página web y ver estas cuentas—, los gestores públicos y, sobre todo, los representantes políticos de los ciudadanos en esta Cámara.

Reafirmamos la necesidad del órgano y, lógicamente, también hay que poner algunas cuestiones sobre la mesa ante la complejidad y la heterogeneidad de cuentas, organismos, gestiones, servicios públicos, acciones de policía, de fomento que lleva a cabo la Administración completa de la Comunidad Autónoma de Aragón.

Es verdad, decía el señor presidente que cómo no va a ser suficiente la muestra que afecta al 96% del personal y que, igual que en la cuenta de 2012 y 2013 se hizo un especial esfuerzo, donde se puso de manifiesto para los gestores que los procedimientos en materia de subvenciones y en materia de contratación, como dicen en los colegios, necesitan mejorar, necesitan mejorar los procedimientos, creo que los apuntes que hace en este caso también la Cámara de Cuentas en materia de personal —digo que afecta al 96% del personal—, el informe, son y han de ser tenidos en cuenta en esa futura ley de Función Pública, donde se tienen que recoger esas situaciones, que les falta un paso. Los procesos de negociación, los convenios colectivos, las decisiones del Consejo del Gobierno son legales, pero quizá hay que darle el ámbito de recogerlos en una ley para que estas cuestiones queden claras.

Lógicamente, esta muestra afecta al 95% de los gastos y también afecta al 86% del activo. Es evidente que hay una cuestión que queda clara, y lo ha resaltado usted y está en el informe: al menos en esta comunidad autónoma, el Gobierno, los gobiernos tienen la voluntad o tienen esa voluntad asumida de hacer las cosas con legalidad, conforme a normas aplicables, y hacer los procedimientos contables de la manera más eficaz.

Es verdad —yo he estado en estas áreas y el consejero lo sabe— que, cuando estás en el día a día, estás tramitando un plurianual, estás llevando una modificación presupuestaria, estás atendiendo una partida que no está dotada y te olvidas a lo mejor de que poner el contador a cero... Cuando se puso el SERPA en la Comunidad Autónoma de Aragón, requirió un esfuerzo impresionante de poner la contabilidad en las sociedades, eso no se hace en un día, y, ahora adaptar al plan contable de 2010 tiene que ser un objetivo que nos tenemos que marcar en toda la Cámara y que asumamos los grupos políticos.

Pero, como digo, al final la opinión, decía usted, favorable con algunas salvedades. Yo quiero hablar aquí de un tema que no ha tocado el presidente de la Cámara de Cuentas y también de las responsabilidades de los órganos de dirección porque, lógicamente, para los que sí hemos sido gestores, hay en esas sesenta y tres (el Gobierno de Aragón, entidades de derecho público, empresas públicas...) una responsabilidad de los órganos gestores, y los órganos gestores, que tienen equipos jurídicos y administrativos, lógicamente, tendrán que hacer las cuentas para enviar la consolidación o la cuenta unificada a la Intervención con la imagen fiel del patrimonio, con la situación financiera, con la ejecución del presupuesto, y presupuestar conforme a las necesidades que tienen los órganos gestores.

Luego, no podemos derivar la responsabilidad de las cuentas solo al Gobierno, digo que esos órganos gestores tienen una responsabilidad y los que hemos estado en órganos gestores tenemos que mirar muy bien. Y hay otra cuestión de los órganos gestores, también tiene que velar por el control interno en los propios órganos gestores, no es mandar los papeles, dice «bueno, mandamos los papeles a la consejería de Hacienda, los mandamos a la Cámara de Cuentas y ya nos dirán», no, sino que hay una responsabilidad también en los órganos gestores, que tienen que hacer las cosas conforme a las normas aplicables y tienen que hacer las cosas también con legalidad.

Es evidente que el informe de auditoría financiera recoge con la palabra puesta adecuadamente «incorrecciones», incorrecciones, no hay cuestiones de fraude, hay incorrecciones. No se han hecho las cosas correctamente, pero no se habla de cosas raras, de fraudes, es decir, incorrecciones. Se ha dicho aquí ya. Compromiso con cargo... toda la vida, hay compromisos que no se cierran y se pasan al otro ejercicio, se asumen compromisos anteriores, toda vida. Es verdad que la excelencia en la gestión de las cuentas públicas es un camino tortuoso. Compromiso de cargo a ejercicios posteriores, remanentes de tesorería... Es verdad, señor Laguarta, el remanente de tesorería es negativo, toda la vida ha sido negativo, porque hay un problema estructural que se ha puesto aquí, que es que la Comunidad Autónoma de Aragón tendrá que poner el contador a cero y ver cómo encontramos en el sistema de financiación autonómica o en la propia definición política de los estamos en esta Cámara definir... Porque la situación para el futuro la ha puesto usted un poco preocupante y todos la estamos viendo en la gestión diaria de los gobiernos que las prestaciones del Estado de bienestar necesitan una revisión en el sentido de que tenemos que dotar a los presupuestos de medios técnicos para llevar a cabo, como digo, esos compromisos en las prestaciones y en la actuación de la Administración.

El inmovilizado. Hombre, esos son fallos. Desde luego, que haya contabilizado los inmuebles de la Expo por el valor del IBI, hombre, eso es un fallo y hay que corregirlo, como usted señala. O la provisión por insolvencia de los deudores. O esas provisiones de litigios pendientes o cuestiones indemnizatorias... Bien. Y la cuenta 409, pues algún día la organizaremos, o la organizarán los de Hacienda, creo que es una cuestión que hay que resolver.

En las cuestiones del cumplimiento de la legalidad, las cuentas del doce, del trece y del catorce han sido en unos momentos muy delicados, lo sabemos todos. El PIB de la comunidad autónoma está creciendo ahora, se está creando empleo, pero en el once, en el doce, en el trece y en el catorce no entraban ingresos y entonces el gobierno, para no cerrar o para no dejar de prestar servicios, tuvo que hacer lo que tuvo que hacer. Yo formé parte de ese gobierno y cada día era una cuestión. Recordemos, señorías, que no solo Aragón, sino España en su conjunto estuvo a punto de ser intervenida, con la prima de riesgo en seiscientos cincuenta puntos. Luego al final yo creo que no habido nunca mala fe en estas estas cuestiones.

Y me quedo al final, para ir terminando, con las recomendaciones. Dijimos en la anterior cuenta del doce y del trece que había que hacer un plan piloto en un organismo, y hay que hacerlo, señor Laguarta, hay que hacer un plan piloto, que podemos acordarlo, en un organismo, el que sea (el Inaem, el ITA...), un plan piloto para ver la eficacia, la eficiencia, el cumplimiento de los objetivos. Hagamos ese plan piloto, ya nos comprometimos en las cuentas del doce y del trece, hagamos ese plan piloto y a partir de ahí pongamos el mecanismo en marcha.

Yo felicito por el rigor del trabajo de este informe [corte automático del sonido]... tendrán todo nuestro apoyo en la Cámara de Cuentas para que sigan y, sobre todo, con visión no de casa, internacional también, adoptemos las normas internacionales en la cuenta de comunidad autónoma. Y, desde luego, apoyaremos al Gobierno en la modificación de la Ley de Función Pública, en esa modificación, que tenemos que traer algunas modificaciones...

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor diputado.

El señor diputado ALIAGA LÓPEZ: Gracias.

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Podemos Aragón.

La señora diputada DÍAZ CALVO: Gracias, presidenta.

¿Era necesario provocar tanto dolor? No he podido evitar hacerme esta pregunta al leer este fin de semana el informe de la Cámara de Cuentas, un informe que recoge una auditoría económica, podríamos decir, y no funcional, como hubiera sido la intención, y me consta, de la propia Cámara de Cuentas, que denuncia al principio de esta propia auditoría que, como el Gobierno no incorporó memoria de coste y rendimientos de los servicios públicos, incumpliéndose el artículo 84 de nuestra ley de hacienda propia en nuestra comunidad, no han podido hacer una auditaría en términos eficacia, eficiencia y economía de la gestión.

Simplemente haciendo esta auditaría económica aun así, ya nos podemos encontrar haciéndonos esta pregunta si era necesario provocar tanto dolor, tantos recortes y si era necesario violentar tantos derechos. Y sé que les va a resultar extraño probablemente, no me extraña, no me sorprende que empiece así. Porque ustedes esperarían que, en un informe tan técnico y con tantas cifras, yo me dedicara a dar más cifras. Hace unos meses, al comienzo de mi andadura como portavoz, el diputado de la bancada popular señor Suárez me afeó públicamente que en un debate sobre presupuestos yo no di datos, y en ese momento pensé «bueno, quizá me ha quedado el argumento un poco pobre porque no he dado datos económicos». Un año después, y siendo ya un año portavoz de este grupo, he entendido la trampa de lo que usted me dijo, porque a veces uno espera que, dando muchos datos, al final los datos acaben por no decir nada, o que el modelo económico de austeridad se sostiene muy bien con cifras y muy mal cuando se mira a la cara a los que están detrás. Así que hoy, señor Suárez, me dirijo a usted un año después para decirle que permita que le diga que hoy no voy a preguntar ni tan siquiera a la Cámara de Cuentas por esos cuántos, voy a preguntarle por qué.

Hace un año tuvimos la posibilidad en esta Cámara de analizar una gestión más que dudable de 2013, una gestión de la hoy ministrable señora Rudi. Y justo hoy, el día que puede ser que le regalen como premio a este 2014 un poco chapucero en cuanto a las cuentas y a la pérdida de gobierno, igual le regalan ser ministra en el Gobierno de España y justo hoy nos toca analizar la cuenta de 2014 de esta presidenta.

Y es asombroso porque justo hoy y nos toca recalcar ese uso alegal que hacen de las normas y de las leyes, de sus leyes, porque, si fueran las nuestras, yo aún entendería que intentaran trampearlas, pero es que son sus leyes. Tal y como refleja el informe, ustedes, los que defienden que las leyes se cumplen, aunque sea sacando a patadas a la gente de sus casas, en este caso, cuando son leyes para hablar de transparencia o de gestión eficaz, a ustedes eso de «la ley es ley» se les convierte un poco en el «no es no», que acaba por no valer mucho.

Ustedes no cumplieron en 2014, como tampoco hicieron en 2013, la Ley de estabilidad presupuestaria, pero la impusieron aquí y en el Estado central a sangre y fuego y, además, la impusieron como si fuera palabra revelada, ante la que uno no la cumple, pide perdón y las urnas se lo perdonan.

Ustedes no cumplieron el objetivo de estabilidad presupuestaria previsto, alcanzando un déficit para nuestra comunidad de quinientos veintiún millones de euros, equivalente al 1,8 del PIB, ocho puntos por encima de lo que hubiera sido cumplir la ley. Y no voy a ser yo la que en esta Cámara me ponga a defender el objetivo de déficit ni la estabilidad presupuestaria, pero quizá lo que nos demuestran estos datos es que, ya que se pusieron a implementar recortes, me tendrían que reconocer que les sirvió de poco porque no fueron capaces ni de cumplir la primera línea de aquella ley que imponen.

Además, no solo no cumplieron la ley, sino que vendieron en diferido la capacidad que tendrán otros gobiernos de imponer políticas para mantener el Estado de bienestar, y esto lo hicieron así porque ustedes impusieron esta fórmula de gobernar y gestionar emitiendo deuda. Crear deuda y sostener la estabilidad de una comunidad a base de comprometer el futuro del mañana. Pagar por encima de todo. Pagar tres mil trescientos setenta y dos millones de euros de deuda más en los tres años de su gobierno, alcanzando en 2014 un endeudamiento financiero de seis mil seiscientos veintitrés millones de euros. Con ustedes, con su gestión hace justicia esa frase de que la máquina capitalista lo que hace es convertir la deuda en algo infinito. En su caso, ustedes han sido los capitanes de esta máquina que nos ha llevado, como mínimo, a no cumplir la ley.

Además, ustedes no solo no cumplieron las leyes que promulgan, sino que no están legitimados después de este informe para cuestionar mucho al señor Gimeno, porque uno lo que descubre cuando lee este informe es que han hecho más o menos, lo mismo [rumores], han hecho más o menos lo mismo. [Rumores.] Y, claro, a mí esto me sirve [rumores] —se lo explicaré, señor Gimeno—, a mí esto me sirve para pensar que la gran coalición en Aragón no tiene nombre de mujer, pero igual tiene nombre de consejero de Hacienda. [Rumores.]

A ustedes les faltaban millones, les faltaban cuarenta y dos millones en capítulo 1 y les faltaron doce para la concertada, y a Gimeno, veintitrés, y justo en el mismo sitio. Además, ustedes, como recoge el informe, tuvieron algunos olvidos que les delatan y son olvidos parecidos a los que tiene el señor Gimeno, que acaban por delatarles un poco.

A ustedes se les olvidó, por ejemplo, presupuestar las anualidades de los quince millones del convenio de colaboración de la línea del tranvía norte-sur. Pero justo ocupan la oposición y le exigen a Gimeno que los tiene que pagar. Y el señor Gimeno no solo no les dice nada, sino que se abstiene para que gobiernen. Yo, con estas amistades, alucino.

A ustedes se les olvidaron —sí, alucino— las anualidades de 2015 y de 2016 relativas al convenio de financiación de la Universidad Zaragoza, pero no se les olvidó saltarse el acuerdo de no duplicidad para regalar la universidad a la privada, porque tienen esa memoria así, un poco selectiva.

A ustedes se les olvidaron los fondos para cubrir los compromisos para 2015 de los contratos de concesión de obra pública de las estaciones depuradoras, ¡vaya por Dios!, se les olvidó justo eso, ese agujero negro de su gestión. Y yo lo que me pregunto, como he empezado diciendo, he empezado a preguntarme por qué, por qué estos olvidos, por qué estos incumplimientos de ley, por qué este descaro, por qué este desprecio, por qué esta falta de memoria. Yo no sé si por despiste, por Cesáreo Alierta, como le pasa un poco al señor Lambán. Y, al final, lo que he acabado haciendo ha sido seguir las recomendaciones del filósofo Michel Foucault, que decía que, cuando uno no entiende el porqué, lo más justo es preguntarse por el quién porque, normalmente, en el quién está la respuesta.

Y yo, he preguntado que para quién han trabajado ustedes en este 2014, para quién han gobernado. Cinco puntos porcentuales más de pobreza en Aragón durante sus cuatro años de gobierno, alcanzando en 2014, año del informe, el 20% de la tasa de paro. Según Cáritas, la desigualdad creció durante su gobierno un 22% desde el comienzo de la crisis. Y justo en 2014, año de este informe, ochenta y tres mil hogares estaban en riesgo de exclusión social, tres de cada diez aragoneses llevaban desde 2013, cobrando menos de seiscientos euros y estuvieron todo el 2014, año de este informe, cobrando menos de seiscientos euros. Solo en la primera mitad del 2014, año de este informe, se realizaron quinientos veintidós lanzamientos por arrendamientos impagados y trescientas noventa y ocho por ejecuciones hipotecarias, mientras con sus políticas, mientras con su forma de gestionar se impedía que cien mil viviendas que estaban desocupadas en Aragón se ocuparan. Aragón encabezaba por estas fechas de este informe la lista de las comunidades autónomas con mayor brecha salarial entre hombres y mujeres, a la vez que seis mil personas dependientes se quedaban sin prestación.

Estos son los rostros y los quiénes que están detrás, de este informe, aquello que no se dice, cuando uno se sube a esta tribuna y solo da cifras y solo da datos, esa cara B, el para quién ustedes no trabajaron en ese 2014. ¿Era necesario provocar este dolor a la ciudadanía aragonesa? Pues no. Lo que hace que esto me alegre es que ustedes no tienen la potestad hoy en Aragón de seguir provocando esto, que, por lo menos en Aragón, su tiempo ya pasó y no tienen esa potestad.

Ha dicho la Cámara de Cuentas que el informe no es bueno en sí mismo. Y, probablemente, dentro de cuatro años, alguna cámara de cuentas o algún tribunal de ente superior al aragonés, de ámbito superior al aragonés, audite los cuatro años de gestión que va a realizar el señor Mariano Rajoy. Probablemente, el informe que haga esta cámara de cuentas o ese tribunal de cuentas igual nos diga algo parecido, igual nos diga que hay más desigualdad, que hay más exclusión, que hay más deuda, que hay más recortes...

Y por eso, para no agotar el tiempo, me veo obligada a volverme a la bancada socialista para terminar y para preguntarles que, si, efectivamente, este informe acaba siendo así, dentro de cuatro años, si un tribunal de cuentas dice lo que dice hoy el Tribunal de Cuentas, a mí me gustaría preguntarles a ustedes si era necesario provocar este dolor a la ciudadanía española. Y no responderé yo, simplemente dejaré que lo piensen.

Muchas gracias. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señora diputada.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Socialista.

El señor diputado SANCHO GUARDIA: Gracias, señora presidenta.

En primer lugar, señor Laguarta, bienvenidos, usted y el equipo que le acompaña, por su presencia hoy aquí y también por el extenso y pormenorizado informe, dentro de las prioridades que fueron marcadas por estas Cortes.

Yo iba a hablar inicialmente del informe, pero, señora Díaz, ya me perdonará, ustedes podrían haber evitado perfectamente tanto sufrimiento también [aplausos] hace ya unos meses. Dejemos de marear y de confundir la perdiz. Porque, ciertamente, en este informe, que habla de muchos datos —creo que, además, se lo estamos diciendo desde distintos ámbitos—... hay que pasar ya de la prosa poética a la realidad, al trabajo, y ya saben ustedes que en este Parlamento habrá presupuestos si ustedes quieren, si no, no. [Aplausos.]

Señor Laguarta, el informe de fiscalización que usted nos presenta, que recoge la actividad de sesenta y tres entes recogidos en la cuenta general de la Comunidad Autónoma de Aragón, destaca, como ustedes subrayan inicialmente por qué por primera vez se desarrolla de acuerdo con las guías prácticas de fiscalización de los órganos de control interno adaptado a los organismos internacionales o a las normas internacionales de auditoría. Aunque, ciertamente, en este informe, y como viene siendo habitual y nos reiteran en todos los informes de fiscalización, debo destacar inicialmente dos limitaciones, y digo solo dos porque, afortunadamente, este año el Gobierno no les envió unas cajas con documentos sin clasificar ni ordenar, como ocurrió en los años anteriores.

La primera y la habitual es que el presupuesto de gastos no contiene ningún indicador específico que permita determinar el grado de cumplimiento de los objetivos programados. Y ustedes hablan bien de que no incorporan ni memorias de coste, ni rendimiento de los servicios públicos, ni memoria demostrativa del grado de cumplimiento de los objetivos programados, ni tampoco comunicación de los previstos, los alcanzados, el coste de los mismos, para que así puedan analizar objetivamente el coste de rendimiento de los servicios públicos. Usted ha dicho y nos ha recordado que, como es obvio y lo impide la Cámara de Cuentas... pronunciarse sobre si la actividad económico-financiera de las entidades del sector público se ajusta a los principios de eficacia, de eficiencia y de economía en la gestión.

La segunda limitación al alcance continúa del año anterior porque en el ejercicio 2013 no fue posible por su parte emitir una opinión sobre la corrección del dato sobre la estabilidad presupuestaria porque no se facilitaron a la Cámara de Cuentas los ajustes realizados por la Intervención General de la Administración general del Estado. Tampoco se proporcionó el informe anual de cumplimiento del objetivo de estabilidad presupuestaria del ejercicio inmediato anterior. Y en el año 2014 seguimos en lo mismo y, además, por supuesto, no, repito, no se publicó, como es preceptivo, en la sede electrónica de la Administración de la Comunidad Autónoma de Aragón. Ese es el modelo de transparencia que de forma permanente se nos recuerda desde esta bancada, que yo no sé si le podemos denominar quizá «modelo de transparencia año trece», quizá «modelo catorce», quizá «modelo de transparencia PP-PAR».

Según las conclusiones de su informe, lo que vemos es que continúa el tremendo desastre de la gestión económica y presupuestaria de los cuatro últimos años. Y estoy hablando de presupuestación, ejecución o inejecución y control del presupuesto. ¡Y qué tendrá que ver el rigor presupuestario con la película que nos cuentan de forma permanente para justificar todo y que realmente solo trata de confundirnos! La historia de la crisis mayor de la vida, la historia de la crisis contada a los niños. Permanentemente tenemos que escuchar el mismo mantra. Pero vamos a lo concreto.

Respecto a la estabilidad presupuestaria y el objetivo de deuda, el informe dice que la comunidad autónoma incumplió en 2014 el objetivo de estabilidad presupuestaria previsto: quinientos noventa y un millones de euros, el 1,81% del PIB, una desviación de doscientos sesenta y cuatro millones e incumplió el objetivo de sostenibilidad de la deuda financiera, incumplió el objetivo de sostenibilidad de la deuda comercial.

Como usted decía, la Cámara de Cuentas ha identificado obligaciones sin aplicar al presupuesto en la Administración de la comunidad autónoma y, como consecuencia de las mismas, el saldo de la cuenta 409 se incrementó en doscientos ochenta y cinco millones, alcanza cuatrocientos noventa y uno y, si incluimos el CASAR, pasa de quinientos millones. Y esa insuficiencia presupuestaria, esa insuficiente consignación hizo que hubiera que realizar innumerables modificaciones presupuestarias —que, dado lo que tenemos que escucharnos día tras día en la Comisión de Hacienda, «modificaciones presupuestarias»—... digo que hizo que esas modificaciones que anticipaban o que se tenían que haber anticipado porque eran gastos perfectamente previsibles... hacen referencia, señor Gimeno, a nóminas, gastos de personal, de educación, de concertada, de dependencia, de farmacia... Es que parece como si estuviéramos aquí en el año catorce, alguien nos está recordando como si estuviéramos en el año catorce, y nos tenemos que oír lo que nos tenemos que oír.

La liquidación del ejercicio no reflejó correctamente los gastos del ejercicio, las obligaciones consolidadas ascendieron a cinco mil ciento setenta y cinco millones. Esto no es lo que lo peor, lo peor es que de estos, 147,8 millones de euros son de ejercicios anteriores a 2014 y que, además, en ese importe no se computan más de trescientos setenta millones del gasto realizado en el propio 2014 y pendientes de aplicar en la cuenta 409.

La variación neta del endeudamiento en el año 2014 es de quinientos veintiocho millones de euros, una pequeña desviación de cien millones de euros. La ratio deuda PIB pasó de representar un 10% en 2011 a ya un 18,4% en el año 2014. La comunidad autónoma no cumple con los plazos de pago legalmente previstos. Aquí, en esta Cámara, no hablamos nunca de pago a proveedores. Pues miren, ochenta y cuatro días en que catorce, eso en el conjunto de entes, pero, lo que es peor, ciento treinta y seis días en gasto corriente, ciento dos días para inversiones, que solo, solo sobrepasa ciento dos días en el primer caso y setenta y dos días en el segundo en el plazo legal, que en aquel momento estaba establecido en treinta días. Y, además, se dice y se advierte sobre el problema de la morosidad, y usted lo ha recordado, porque el 83% de los pagos pendientes de la Administración corresponden a sus entes dependientes, novecientos setenta y cuatro millones, con toda la bola —y el señor Martínez lo decía muy bien—, con toda la consiguiente bola que se va incrementando porque hay pendiente de pago a particulares y otras entidades no dependientes de la comunidad autónoma.

Datos negativos hay muchos: en cuanto a liquidación presupuestaria, en cuanto al nivel de realización de las obligaciones, en cuanto al resultado presupuestario, en cuanto al remanente, que inicialmente era de ochocientos sesenta y cuatro millones y después de las correcciones asciende casi a mil millones, en cuanto a la evolución negativa de los fondos propios de los últimos años, en cuanto al endeudamiento de la comunidad autónoma, que triplica el inicio de la legislatura.

Mire, señor Laguarta, un magnífico —usted decía, un poco pesimista, «un mal informe»— y extenso informe que demuestra lo que desde el inicio de la legislatura nosotros hemos ido repitiendo: falsa apariencia de rigor, falso control presupuestario, marketing de buena gestión y mucho marketing de transparencia. Pero este informe lo deja claro, muy claro, ustedes lo resumen perfectamente [corte automático del sonido]: ... los objetivos de estabilidad presupuestaria, de sostenibilidad de la deuda financiera, de sostenibilidad de la deuda comercial, todos los ajustes empeoran las principales magnitudes de las cuentas presentadas por el Gobierno, infradotación de las partidas, modificaciones de los presupuestos iniciales, porque no se podía atender perfectamente a gastos corrientes perfectamente previsibles.

Señor Laguarta, gracias por su magnífico —otra vez— informe. Usted decía...

La señora PRESIDENTA: Gracias...

El señor diputado SANCHO GUARDIA: ... que favorable, pero con aprobado o informado con salvedades, yo le tengo que decir: crónica de una pésima y nefasta gestión económica del gobierno anterior.

Muchas gracias, señora presidenta. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra el Grupo Parlamentario Popular.

El señor diputado LAFUENTE BELMONTE: Buenos días, señora presidenta.

Muchas gracias, señor presidente y todo el equipo que le acompaña. Muy buenos días.

Preguntaba una diputada una determinada pregunta, yo voy a hacerle tres, señora Díaz. ¿Es necesaria tanta demagogia? ¿Es necesaria tanta soberbia? ¿Es necesaria tanta prepotencia, señoría? Porque usted no ha visto el informe, usted no ha hablado del informe. Lástima que hoy el debate no sea de vivienda protegida [rumores], ya me hubiera gustado hoy a mí estar en un debate hoy de vivienda protegida, señora Díaz [aplausos], o este verano en algún otro tipo de debate. Ya me gustaría que algunos, cuando hablan con la prepotencia y la soberbia con que hablan desde aquí, tuvieran más cuidadito cuando les afectan determinadas cuestiones.

Señorías, alguno de ustedes, como el señor Sancho, se han leído la mitad del informe, la mitad, y fundamentalmente la mitad que a él le interesa. Pero el informe habla de mucho más porque, además, esta legislatura está siendo muy fructífera en cuanto a la Cámara de Cuentas, en cuanto a los informes que está remitiendo a estas Cortes, cada quince días están llegando de administraciones locales, de empresas...

Y usted, señor Sancho, se ha leído, de sesenta u tres cuentas individuales, cinco organismos autónomos, once entidades de derecho público, veinticuatro empresas, trece fundaciones, siete consorcios y una institución, lo que usted se ha leído es el manual del Partido Socialista, si es que queda alguno en la calle Ferraz, si es que queda alguno, pero es lo que usted ha leído, usted no ha leído el informe como tal.

Mire, le voy a dar las cuentas del informe y yo, señora Díaz, le voy a hablar de lo que pone en el informe, no de lo que tenemos que expresar políticamente cada uno desde la tribuna o lo que nos dicen desde Madrid que expresemos cada uno desde la tribuna. Yo voy a hablar de las cuentas del informe.

El informe tiene dos expresiones: lo primero, expresa la opinión de la cuenta general de la comunidad autónoma, la opinión de la Cámara de Cuentas, y, segundo, informa de la legalidad de las operaciones efectuadas. Punto y final. Este es el trabajo de la Cámara de Cuentas. Señorías, yo he oído aquí hoy cosas muy complicadas, que ahora entraré.

Miren, lo que hace la Cámara de Cuentas es poner ante la sociedad con transparencia las cuentas y el resultado de sumas y restas. Señorías, que no política, que esa expresión queda aquí, en estas Cortes. La Cámara pone datos; la coyuntura, la oportunidad, la prioridad en el gasto las marcan los gobiernos, señorías. Seguro que el señor Gimeno me está entendiendo, todo eso lo marcan los gobiernos, y tan legal es una prioridad para el señor Gimeno como legal era una prioridad para el gobierno del Partido Popular, vamos a ver si nos entendemos.

Segunda cuestión, señorías, y lo ha dicho sólo la portavoz de Chunta Aragonesista y es en lo único que coincido con ella: Aragón se la juega en el debate de financiación autonómica, nos la estamos jugando, señorías, porque nos van en ello los servicios públicos y las cuentas, no del catorce, seguro que las del dieciséis expresan lo mismo, expresan una carencia constante y sempiterna de ingresos.

Señorías, especialmente a quienes me han precedido en el uso de la palabra, con criterios técnicos se han emitido doscientos sesenta y un folios del informe y con criterios técnicos se emiten doscientos folios de alegaciones al informe. No seré yo el que ponga en duda ni uno solo de los criterios que pone el informe de la Cámara de Cuentas, pero tampoco seré yo el que ponga en duda cuando la Intervención General dice expresamente —que además lo ha mencionado el presidente de la Cámara de Cuentas hablando de la provisión por insolvencias— textualmente: «No existe una regla concreta que establezca su importe al final del ejercicio, habiendo varias alternativas y métodos para su cálculo. Se trata de aplicar un criterio, que no deja de ser subjetivo, en función de las estimaciones y previsiones de la entidad». Yo no pongo en duda a la Cámara, ni una sola coma del informe, pero yo no pongo en duda a la Intervención General, ¿eh?, señorías. Ustedes han puesto en duda todo lo que no es el informe de la Cámara.

Señorías, hay que tener cierta prudencia al utilizar datos técnicos como arma arrojadiza. Porque respecto a la deuda generada en el año 2014, señor Sancho, hay dos cuestiones muy concretas, le voy a explicar. La caída de ingresos desde el once hasta el catorce no tiene paralelismo con ninguna otra etapa democrática. Pero esos son datos, señor Sancho: del 2011 al 2014, la caída de ingresos no tiene paralelismo. Y segundo, señoría, algunos que ya estaban en esta Cámara en el año catorce y otros que con propaganda de camisetas multicolores lo hacían desde fuera no pedían ni un servicio menos, señorías, ni un gasto menos en los años de crisis, ni uno. Pero de lo que estábamos hablando era de una caída de ingresos, señorías, de casi mil millones en el presupuesto. Y eso lo decían ustedes con camisetas multicolores y ustedes, señor Sancho, lo decían desde esta Cámara, pero nadie analizaba el nivel de ingresos.

Señorías, no pedir hace cuatro años ningún recorte y criticar hoy desde el año 2016 creciendo Aragón al 3,1% es un ejercicio de demagogia absoluta, señor Sancho, absoluta. Ver el informe, cuando las cuentas de los años catorce, trece, once han dejado esta comunidad con los cimientos para que hoy crezcamos al 3,1% es un ejercicio descomunal de demagogia, señor Sancho. Mire, señoría, los crecimientos de hoy se cimentan en las pasadas legislaturas, si no, ¿de qué? Hay que ser medianamente objetivo, señoría.

Miren, sobre el objetivo de estabilidad presupuestaria, que para el señor Sancho, del Partido Socialista Obrero Español, es el desastre de los desastres: 0,81 de desviación, del 1% al 1,81. Miren, señorías, en ese año, en 2014, solo cumplieron cuatro comunidades autónomas, trece se fueron, Aragón en la media, en la media de comunidades gobernadas por el Partido Socialista. Pero ¿qué nos está contando? El dato no es bueno, señoría, pero es lo que hicieron prácticamente la totalidad de las comunidades autónomas.

Cambio de tema, señorías. Aragón, en 2012, 2013 y 2014 canceló deudas por casi quinientos millones de euros. Sí, señorías, empresas que usted ha nombrado que, porque en el año 2014 se dotó con la provisión para las deudas pendientes de ejercicios anteriores, pudieron mantener sus negocios, más de quinientos millones, tampoco lo han visto en el informe. Pero les voy a hablar más. Miren, ese fue el mecanismo para sanear economías empresariales que luego afectaron y mucho.

En el presupuesto de ingresos del año catorce había cinco mil trescientos setenta y cuatro millones, nada que ver con los trescientos cincuenta que hoy tienen ustedes más en sus arcas. Mire, de esos cinco mil trescientos setenta y cuatro millones, en la evolución de las fuentes de financiación —porque el informe de la Cámara habla de la evolución de las fuentes de financiación, de cómo han ido entrando los ingresos en esta comunidad autónoma— hay cuatro datos con un denominador común y uno distinto. Señorías y a los del público, les voy a decir los cuatro datos iguales. Miren, la evolución ingresos obtenidos desde el año 2009: los ingresos obtenidos por la Unión Europea en 2014, cuatrocientos noventa y dos millones, la menor de toda la serie histórica; por los ingresos de la Ley de financiación del año 2009, tres mil doscientos veinticuatro millones, la menor de toda la serie histórica; de los ingresos por subvenciones y convenios, treinta y ocho millones, casi cuatro veces menos que en el año 2010, que gobernaban ustedes, y la menor de toda la serie histórica; en los tributos generados, señoría —qué distinto, señor Gimeno, que lo único que han hecho ustedes nada más llegar ha sido subir los impuestos a los aragoneses—, sesenta y cuatro millones de euros, la menor de toda la serie histórica. Con esos mimbres, señoría, que no generaba el Gobierno de Aragón, tenían que dar los mismos servicios en el año 2014. ¿Lo entienden ustedes, señorías, que nos pedían desde la calle ni un recorte menos? Ni un recorte menos, pero había que pagar, señoría, los servicios. Pero lo que estaba claro era que las fuentes de financiación, históricamente, las menores de toda la serie histórica. Solo hubo un dato mejor, señorías, los ingresos obtenidos por deuda, que el señor Iglesias, en el año 2010, llevó a los mil doscientos setenta y siete millones de euros.

¿Pero cómo usted, señor Sancho, nos puede hablar de deuda generada? ¿Pero cómo nos habla de deuda generada habiendo gobernado trece años esta comunidad autónoma? Que, por cierto, los gobiernos lo que tienen que hacer en años de bonanza —«de Bonansa» le iba a decir— es basar los presupuestos de los años futuros, que seguro que habrá caídas, y lo que no se hizo en ejercicios anteriores lo tuvieron que hacer en ejercicios posteriores.

Señorías, esta es la realidad y estos son los datos que la Cámara de Cuentas pinta. ¿Que hubo problemas en el año 2014? Muchísimos, señorías. Gobernar, señor Sancho, señora Díaz, era un ejercicio diario de auténtica penuria, señoría, para intentar gobernar a todos, señoría. Porque nosotros en ese informe no tenemos nada que ocultar, nada, absolutamente nada que ocultar, porque intentamos gobernar para todos. Señorías, ustedes cuando gobiernan consiguen una cosa: tanto aman a los pobres que consiguen duplicarlos, señorías, con sus políticas. Nosotros lo que hicimos fue gobernar para todos e intentar que los problemas fueran menores. Gobernar fue una ardua tarea en el año 2014.

Y concluyo, señorías. En el cuadro 103 del informe hay un denominador común a todas las comunidades autónomas: señorías, la deuda en todas las comunidades autónomas se ha duplicado en [corte automático del sonido] ... en todas, está triplicada, y no es Aragón.

Señorías, no analizaré los años 2005, 2006, 2007, 2008, 2009, 2010, cuando se gastó sin ninguna previsión de futuro, cada uno sacará su conclusión, lo que sé es que fue un ejercicio de absoluta responsabilidad el año 2014, que hoy lo que propicia es que en Aragón se genere empleo y se crezca al 3,1%.

Muchísimas gracias. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Gracias, señor diputado.

Tiene la palabra por tiempo de diez minutos el señor presidente de la Cámara de Cuentas.

El señor presidente de la Cámara de Cuentas de Aragón (LAGUARTA LAGUARTA): Gracias, señora presidenta.

Después de haber oído las intervenciones de los portavoces de los seis grupos parlamentarios, puedo expresar la satisfacción de la Cámara de Cuentas porque nuestro informe sirva para lo que está establecido, para que nuestros datos técnicos y nuestro informe técnico den pie y sirvan para el debate político, que es lo que principalmente he oído en estas intervenciones.

Naturalmente, no me corresponde a mí contestar a las consideraciones políticas y creo que es fructífero y se pueden sacar interesantes consecuencias. Me voy a limitar —y de esa forma compenso, devuelvo a la sesión los tres minutos que he consumido de más en mi intervención anterior— a contestar a las alusiones o preguntas concretas que me han hecho algunos portavoces.

El señor Martínez hablaba de la posible compensación entre deudas y créditos de la Administración de la comunidad autónoma y las entidades dependientes. Efectivamente, a ese aspecto hacemos alusión en varios puntos del informe. Las deudas por trasferencias debidas que tiene la Administración de la comunidad autónoma con sus entidades dependientes, sean organismos autónomos, entidades de derecho público, sociedades, etcétera, les originan a estas una cadena de demora y de no tener recursos propios y de morosidades y demás.

En particular juega el mecanismo de pago a proveedores. Este es un instrumento que creo que necesita regulación dentro de la comunidad autónoma. En el mecanismo de pago a proveedores intervienen, vamos a decir, como mínimo tres o hasta cuatro actores: por un lado está el ente que debe el dinero y el acreedor, por otro lado está la Administración de la comunidad autónoma, que es la que paga en nombre de su ente dependiente al acreedor, y por otro lado está la Administración del Estado, que es la que ha puesto los fondos del mecanismo de proveedores y otros equivalentes. Entonces, ¿qué ha ocurrido? Que la comunidad autónoma paga directamente a los acreedores, pero la comunión autónoma debe ese dinero a la Administración del Estado, y sí que está regulado de qué forma se va devolver eso, en qué plazos y con qué intereses. Pero, claro, ahí se produce una asunción de deuda por la comunidad autónoma, que es de uno de sus entes, y no está regulado ni hay ningún acuerdo expreso que diga de qué forma se regula y de qué forma los entes dependientes deben dinero a la Administración de la comunidad autónoma, no se dice, si ese dinero hay que pagarlo en un año, en diez años, sin interés, a tipo de interés o si la Administración de la comunidad autónoma lo absorbe simplemente por sí si es posible hacer esa condonación de deuda. Creo que haría falta regular eso de forma expresa y, de esa forma, los entes lo podrían contabilizar en su contabilidad, si es una deuda a corto plazo, si es a largo, si deben o no deben. Eso en cuanto a la compensación posible, que, como decimos en algún punto del informe, en la página 30 en concreto: «La Cámara de Cuentas no tiene constancia de que existan actos, acuerdos o disposiciones en los que se establezcan las condiciones temporales y financieras de devolución de estos préstamos y el procedimiento contable para registrar los reembolsos, que podrían efectuarse por formalización mediante compensación con las transferencias para la financiación». Decimos «que podrían», como una posibilidad, pero creo que eso la comunidad autónoma, el Gobierno de Aragón debería regularlo.

Otro aspecto que ha tocado, y lo ha tocado también el señor Aliaga, es el de la repetidamente citada —y evito calificativos— cuenta 409, y han planteado dos aspectos. Por un lado, la responsabilidad de quien toma la decisión de asumir un gasto del que no hay presupuesto. Y ahí recordamos en nuestro informe, en la página 21, en el punto 5.1, que los hechos descritos en el párrafo 10 siguiente, que es el de la cuenta 409 —o sea, gastar dinero sin tener presupuesto—, pueden constituir una infracción muy grave en materia de gestión económico-presupuestaria, comprometer gastos, reconocer obligaciones y ordenar pagos sin crédito suficiente para realizarlos, de acuerdo con lo previsto en el artículo 28 de la Ley 19/2013, de transparencia. Esta infracción puede conllevar tras el correspondiente procedimiento sancionador, y si se aprecia que la conducta es culpable, la exigencia de responsabilidades y la obligación de indemnizar a la hacienda pública y esta responsabilidad —lo puntualizaba el señor Aliaga— no es tanto del Gobierno, sino del gestor concreto que asume comprometer gastos, reconocer obligaciones u ordenar pagos sin presupuesto.

Esta cuenta 409 realmente es preocupante porque, además, cada vez lleva una deriva peor, y por eso en las recomendaciones, en la página 42, punto12, recomendamos que «El Departamento de Hacienda debería dictar instrucciones con el fin de asegurar la correcta utilización de la cuenta 409, «Acreedores por aplicaciones pendientes de aplicar a presupuesto, detallando los supuestos en que procede su utilización, el tiempo máximo de permanencia de los gastos en esta cuenta y las circunstancias en que la operación puede quedar pendiente de imputación presupuestaria a 31 de diciembre», y recomendamos también que se adopten medidas para la regularización de los saldos que existen ya en esta cuenta.

Agradezco las explícitas palabras del señor Aliaga reconociendo el grado de madurez de la Cámara de Cuentas, que ha calificado incluso de excelencia. Es una satisfacción que se reconozca en esta Cámara... no sé si hago bien en decirlo, pero nosotros estamos muy satisfechos de lo que hacemos y tenemos reconocimientos en la reunión que he dicho anteriormente que existía hace diez días de los equivalentes a Cámara de Cuentas europeos, que estábamos cien instituciones europeas de todos los países, se reconoció nuestra calidad de trabajo y nos han encargado realizar la fiscalización y la auditoría de este organismo internacional, que ya lo hemos hecho del año anterior, del catorce y del trece. O sea, que esos reconocimientos los tenemos y agradezco que se reconozca en esta Cámara.

También aludía el señor Aliaga a una resolución de estas Cortes —que se aprobó, creo, en abril pasado, me parece a propuesta del Grupo Parlamentario Aragonés— de ese plan piloto contando con la Cámara de Cuentas, que se viera de qué forma se puede hacer una fiscalización operativa, qué objetivos hay que marcar para saber que indicadores, saber cuáles se han conseguido o no. La Cámara de Cuentas por supuesto que está a disposición, aunque creo que la iniciativa no le corresponde a la Cámara de Cuentas, pero ojalá avanzáramos en ese punto.

De una expresión del señor Sancho, no sé si he tenido un lapsus línguae en mi intervención anterior, pero no quería decir que nuestro informe sea un mal informe, estamos bastante satisfechos del informe, como todo el que presenta un trabajo cree que lo ha hecho lo mejor posible, lo que queríamos decir es que, contablemente y de legalidad en bloque y en sus aspectos más significativos, hemos dado una opinión favorable, con salvedades bastante remarcables que hemos citado, pero que lo que está mal es la situación económico-financiera que trasciende, y creo que de eso todos somos conscientes y en las intervenciones de los distintos portavoces así ya dicho.

Y como supongo que lo normal es que esta sea la última vez que tengo ocasión como presidente de la Cámara de Cuentas de dirigirme a las Cortes, quiero agradecer en nombre propio y de mis dos compañeros del Consejo la confianza de la Cámara de Cuentas por habernos designado para este puesto. Hemos desarrollado el trabajo en estos seis años con independencia, con objetividad y con rigor profesional y creemos que hemos conseguido un buen nivel de calidad en nuestros informes. Y ojalá que el equipo siguiente consiga avanzar en esos puntos que quedan pendientes, en particular en realizar esas fiscalizaciones operativas, que necesitan de los objetivos que tiene que marcar el Gobierno para saber cuáles se han conseguido, cuáles no se han conseguido, cuáles son eficaces y eficientes y cuáles no.

Muchas gracias, señores diputados, y muchas gracias a las Cortes de Aragón. [Aplausos.]

La señora PRESIDENTA: Muchas gracias, señor presiente.

CORTES DE ARAGÓN
Palacio de la Aljafería
50004 Zaragoza
T 976 289 528 / F 976 289 664